×
  • Buscar
Publicidad

El calor o el frío excesivo pueden provocar un parto prematuro

El calor o el frío excesivo pueden provocar un parto prematuro

Un parto prematuro, es decir, antes de la semana 37, aumenta el riesgo de asma, problemas pulmonares y problemas de desarrollo a largo plazo. Por eso, cualquier estudio que indique cómo evitar un parto prematuro es bienvenido.

Publicidad

Según un estudio publicado en la revista Environmental Health Perspectives y realizado por el Instituto Nacional Salud Infantil y Desarrollo Humano (NICHD) Eunices Kennedy Shriver, vivir en un área muy fría o muy calurosa durante las 7 primeras semanas de embarazo aumenta el riesgo de sufrir un parto prematuro.

“Nuestros hallazgos- explica el Dr. Pauline Mendola- indican que es necesario tener cuidado para minimizar la exposición de mujeres embarazadas a las temperaturas extremas”.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores estudiaron 223.375 registros médicos de nacimientos de 12 clínicas en todo Estados Unidos, teniendo en cuenta los registros de temperatura de la zona de cada uno de ellos.

Calcularon la temperatura promedio de todas las áreas y luego definieron como temperaturas extremas de frío por debajo del percentil 10 de la media. El calor extremo se definió como encima del percentil 90.

Así, llegaron a la conclusión de que las mujeres que experimentaron temperaturas extremadamente frías durante las primeras siete semanas de embarazo tenían un riesgo 20 veces superior a tener un parto antes de la semana 34 de embarazo. 9 veces mayor de que naciera entre la semana 34 y la 36 y un 3% de posibilidades de dar a luz en la semana 37.

No te puedes perder ...

¿Qué es el test de Apgar?

¿Qué es el test de Apgar?

Al instante de nacer, tu recién nacido será sometido a su primer examen. Es el llamado test Apgar, que recibe este nombre en honor a la Dra. Virginia Apgar, quien lo creó y lo estableció como rutina obstétrica en los años 50. En la actualidad se realiza a todos los bebés al minuto de nacer.

Y tambien:

Mientras que vivir en lugares extremadamente cálidos se vinculó a un riesgo 6 veces mayor de nacer antes de la semana 34 y un 21% más posibilidades de nacer entre la semana 36 y la 38.

Los investigadores piensan que esto puede deberse a que las temperaturas extremas pueden dificultar el desarrollo adecuado de la placenta o alterar el flujo sanguíneo al feto, o ambos, lo que podría conducir a un parto prematuro.

Por lo tanto, teniendo esto en cuenta, se debería intentar no exponer durante las primeras semanas de embarazo a la mujer gestante a temperaturas extremas para evitar el parto prematuro ya que, aunque los avances médicos han permitido minimizar los efectos secundarios adversos de un parto pretérmino en el desarrollo del niño, lo cierto es que sigue habiendo muchas posibilidades de que el niño sufra a la larga consecuencias negativas por haber nacido antes de tiempo, por lo que conviene evitar, en la medida de lo posible, los partos antes de la semana 37.

Foto: Creado por V.ivash - Freepik.com


Fuente:

"The air pollution and extreme temperature ist linked with to stillbirth risk" https://www.nichd.nih.gov/newsroom/releases/091917-podcast-stillbirth

Fecha de actualización: 05-08-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.