Cómo ayudar al bebé a encajarse

Cómo ayudar al bebé a encajarse
comparte

Una de las cosas que puede preocupar a las futuras mamás, sobre todo, a las primíparas, es decir, a las mujeres que van a dar a luz por primera vez, es si su bebé se encajará correctamente antes del parto o no, pero tranquilas, porque en este caso suele encajarse entre la semana 34 y la 36 de embarazo.

Es normal que a las mamás les preocupe si su bebé se encajará o no correctamente y cabeza abajo ya que es, además, una de las mejores maneras para llevar a cabo el alumbramiento. Es cierto que la postura que adoptan depende solamente de ellos pues será según vayan ellos estando más cómodos. Sin embargo, la futura mamá podrá hacer una serie de actividades que fomenten a su bebé para que pueda encajarse correctamente.


Natación


Resulta extraño, pero lo cierto es que una de las técnicas más sencillas y a la vez menos invasivas para conseguir que el niño se coloque cabeza abajo y pueda nacer sin complicaciones es practicando natación. Una actividad deportiva como esta ayudará de manera notable al útero para que se pueda relajar y, como consecuencia, que el pequeño pueda relajarse, tener más espacio para girar y adoptar la postura adecuada.


Además, es importante que la mamá embarazada tenga en cuenta que la natación podría ser, también, un ejercicio muy beneficioso que nos ayudará a liberar estrés, a encontrarnos en forma para hacer frente al alumbramiento y también a reducir los dolores de espalda que podamos sufrir como consecuencia del vientre tan abultado que la futura mamá tiene.

Pujos en el parto

Pujos en el parto

Los pujos son los empujones que se realizan en el periodo expulsivo del parto para ayudar al bebé a salir. Generalmente, en mujeres a las que se les ha administrado la anestesia epidural, los pujos son dirigidos ya que no suelen notar las ganas de empujar que sí se notan en un parto sin anestesia. Por eso en los cursos de preparación al parto te enseñarán cómo hacer los pujos correctamente


Caminar


Seguramente no es algo nuevo para las mamás porque una de las cosas que más se oyen cuando estás embarazada tiene que ver con pasear. Así es. Caminar a diario es, probablemente, una de las mejores actividades físicas que puedes realizar porque el balanceo pélvico que se realiza al andar facilita que el niño pueda encajarse adecuadamente y que, por supuesto, cuando lo haga sea de manera correcta.


También deben tener en cuenta las futuras mamás que una actividad física tan buena como caminar no solamente facilita que el niño se encaje correctamente, sino que también hace que la mujer tenga unas piernas mucho más tonificadas haciendo que resulte mucho más difícil que durante el trabajo de parto puedan producirse calambres.


Pilates


Otra de las medidas para conseguir que tu hijo se ponga cabeza abajo es utilizar una pelota de pilates, aunque debes tener en cuenta que, además de la pelota, podrás realizar esta actividad como tal pues hay ejercicios de pilates específicos para mujeres embarazadas, aunque solamente sentándote encima de la pelota y moviéndote sobre ella ya estarás favoreciendo adecuadamente el balanceo pélvico y permitiendo al bebé, en caso de que no esté bien colocado todavía, un espacio suficiente para que pueda darse la vuelta y adquirir la postura deseada.


Y sí, a pesar de que es cierto que todas las anteriores medidas expuestas hasta ahora (“caseras”) son más eficaces y también menos invasivas, no son las únicas pues existen algunas otras con las que podemos obtener los mismos resultados sin demasiada dificultad.


- Una vez estés sentada en el sofá intenta evitar que tu trasero no quede hundido sino más bien elevado haciendo que el bebé tenga también así más espacio para girarse. En el caso de que todavía conduzcas lo mejor será que te coloques un almohadón o un cojín.


- Además, otra forma que existe para intentar que el bebé se coloque boca abajo será poniéndote en el suelo de rodillas porque también el bebé conseguirá tener un mayor espacio para dar la vuelta sobre sí mismo. Algunos especialistas recomiendan llevar a cabo esta acción durante al menos diez minutos aproximadamente.


No obstante, debes tener en cuenta siempre que, si a pesar de todo tu esfuerzo no has conseguido todavía que tu bebé se encaje correctamente y ha llegado la hora del parto y tu bebé continua de nalgas no debes alarmarte, ya que siempre puedes realizar otra serie de actividades para lograrlo antes de dar a luz:


- Cuando vengan las contracciones deberás inclinarte hacia delante.


- Intenta permanecer el máximo tiempo posible de pie.


- Si durante el parto te notas demasiado cansada o te duele todo el cuerpo lo mejor es que te pongas de lado. De esta manera, te sentirás mucho más aliviada y además le estarás ofreciendo mucho más espacio a tu hijo para moverse y girar.


- Finalmente, una muy buena medida cuando comienzan a producirse las primeras contracciones es que balancees tu pelvis. Así ayudarás a tu pequeño a conseguir la posición idónea para salir sin necesidad de llegar a la cesárea.

 


Fuentes:

“3 ejercicios para ayudar al bebé a voltearse y encajarse” https://www.tuasaude.com/es/ejercicios-para-ayudar-al-bebe-a-ponerse-en-posicion-para-nacer/

Redacción: Ana Ruiz

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×