×
  • Buscar
Publicidad

¿Qué es un mioma en el embarazo?

¿Qué es un mioma en el embarazo?

Los miomas en el embarazo son tumores benignos que aparecen en el útero. No siempre hace falta tratarlos, pero sí vigilarlos para evitar cualquier complicación que puedan generar.

Publicidad

Índice

En el embarazo hay muchas cosas de las que debemos estar pendientes para que no creen alguna complicación y nos afecten a nosotras, ni al bebé; una de estas cosas son los miomas uterinos y por ello es bueno que entendamos qué son y cómo pueden complicar las cosas.



¿Qué son los miomas?

 

En ginecología, los miomas son tumores benignos que crecen dentro del útero de las mujeres, por lo tanto no son cancerígenos. Además, pueden presentarse en distintas áreas de la zona.

Estos tumores no suelen ser comunes en la edad de fertilidad, sin embargo, sí existen casos en los que se desarrollan a esa edad. No obstante, cuando las mujeres llegan a una edad más avanzada, después de los 50, es cuando existe mayor cantidad de mujeres con miomas.

No se sabe la causa exacta por la que se desarrollan los miomas, pero se cree que las hormonas son un punto importante por el cual se generan, además de que también se considera que son hereditarios.

Los miomas pueden desarrollarse de distinta manera, puesto que pueden ser tan pequeños que se necesita de material científico para poder observarlos, hasta poder llegar a tener un tamaño con peso considerable. Además, estos pueden ser sólo uno o existir de manera múltiple.

Las distintas áreas donde un mioma puede desarrollarse son las siguientes:

- En los miometriales, también conocida como la pared muscular. Los miomas que se generan en esta área son los más comunes e incrementan el tamaño del útero.

- En los submucosos, que es debajo del revestimiento uterino. Los miomas que se encuentran en esta área son los menos probables de desarrollar, pero los que más síntomas generan.

- En los subserosos, ubicado justo del recubrimiento externo del útero. Los miomas generados en esta área van a conseguir un tamaño considerable, pero no van a producir síntomas.

- En los pedunculados, que es un tallo largo ubicado en la parte externa del útero.
 

Síntomas de los miomas


Comúnmente los miomas suelen ser asintomáticos, por lo que no te darás cuenta de ellos, pero si eres de las mujeres que experimentan síntomas de los miomas vas a poder sentir lo siguiente:

1.- Hemorragias. El síntoma más común consiste en que tus menstruaciones van a ser abundantes y a durar más tiempo, además va a haber presencia de coágulos.

2.- Dolor. Se puede experimentar un dolor intenso; esto ocurre más cuando te encuentras de pie.

3.- Compresión. Los miomas van a causar que el tamaño de tu útero aumente y por ende comprima los órganos que se encuentran cercanos.

4.- Esterilidad. Este tiene que ver con la compresión, puesto que el tamaño del mioma puede comprimir las trompas de Falopio y alterar su funcionamiento, incluso pueden impedir la implantación del embrión.
 

¿Cómo afectan los miomas al embarazo?


Además de saber cómo son los síntomas de los miomas, es bueno saber cómo pueden afectar estos en el embarazo.

1.- Parto prematuro. Durante el embarazo el mioma puede aumentar o disminuir la cantidad de sangre que recibe ya que el bebé también necesita un flujo continuo de sangre. Especialmente en el segundo trimestre, al aumentar las necesidades del bebé, es frecuente que el mioma se necrose y cause un parto prematuro.

2.- Amenaza de aborto. Cuando el mioma es grande y crece hacia adentro va a dificultar la implantación del embrión.

3.- Posición fetal. Los miomas pueden malformar la cavidad donde se posiciona el feto, haciendo que el bebé se posicione hacia arriba en lugar de con la cabeza hacia abajo.

4.- Desprendimiento de placenta. Si el mioma no recibe la sangre suficiente, el tejido sufre muerte celular y provoca un desprendimiento de placenta.

5.- Dificultar el parto. Por la posición que toma el bebé, debido a la malformación del útero por el mioma, puede ser que se dificulte el parto del pequeño. Además de provocar alteraciones en las contracciones o impedir una buena dilatación. Los miomas grandes pueden hacer que el bebé no pueda colocarse boca abajo, imposibilitando el parto vaginal. Otras veces se sitúan donde la incisión de la cesárea, haciendo que la cirugía presente más riesgos.
 

¿Cuál es el tratamiento para los miomas?

No te puedes perder ...

Y tambien:


Durante la gestación, un tercio de los miomas crece, especialmente en el primer y segundo trimestre, debido a los importantes cambios hormonales de la gestación, como los niveles de estrógenos, aunque en la mayoría de los casos vuelven a su tamaño original tras el parto.

El tratamiento habitual de los miomas en el embarazo es hacer un seguimiento de los mismos a través de las ecografías. Si el mioma no crece mucho ni pone en peligro la vida del feto, se deja hasta después del parto, momento en el que se valoraría la necesidad de extirparlo.

Durante estos meses no se aconseja la cirugía para extraerlos ya que están muy vascularizados y, por el influjo hormonal, se pierde la diferenciación entre lo que es el mioma y la pared uterina, lo que puede dificultar su resección, aumentar el riesgo de hemorragias y poner en peligro al feto.


Fuentes:

Cuídate Plus: https://cuidateplus.marca.com/reproduccion/embarazo/2017/04/14/miomas-uterinos--ocurre-embarazo-142510.html

EGOM: https://egom.es/blog/miomas-y-embarazo/

Fecha de actualización: 01-07-2020

Redacción: Genaro Aguilar

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.