• Buscar
Publicidad

Maternidad y trabajo

Maternidad y trabajo

Combinar el trabajo y la maternidad es una de las tareas más difíciles y cansadas que hay. Por mucho que los cuidados del pequeño sean compartidos con el padre, es la mujer la que sufre todos los síntomas del embarazo durante 9 meses y sus posteriores consecuencias tras dar a luz. Para lograr compaginar la faceta de madre y la de mujer trabajadora hay que estar muy concienciada sobre el trabajo físico y mental que esto va a suponer.

Publicidad

Índice

 

¿Cuáles son los derechos laborales de las madres?

Para conciliar la maternidad con la vida laboral hay que tener en cuenta dos aspectos muy importantes: los derechos laborales que tiene la mujer, y su salud y capacidad emocional. Ambos aspectos hay que tenerlos presentes durante todo el proceso, es decir, durante el embarazo, el parto y los primeros años de vida del bebé.

Una de las mayores preocupaciones de las mujeres embarazadas suele ser las relacionados con el ámbito laboral. La mayor inquietud es la posibilidad de poder perder su puesto de trabajo sufrir discriminación por su condición de madre, pero existen unos derechos laborales que muchas de estas mujeres desconocen y es imprescindible que sepan.

Articulo relacionado: Maternidad y ayuda familiar

1. La mujer tiene derecho a ausentarse del trabajo debido a la asistencia de clases de preparación al parto o a la realización de pruebas médicas en relación con el embarazo. Simplemente hay que avisar de la ausencia y llevar un justificante para no sufrir ningún tipo de reducción en la remuneración.

2. El embarazo no hay que comunicarlo de manera obligatoria a la empresa en un momento concreto. Aun así, se aconseja comunicarlo por escrito cuanto antes debido a las posibles complicaciones de salud que puedan surgir para el bebé y la propia mujer gestante al seguir en su puesto de trabajo.

3. El despido se considera nulo cuando no existe una causa justificada. En el caso de que el empresario no conozca la situación de embarazo y despida a la mujer sin causa justificable, este no se considera válido si se produce dentro del periodo de embarazo.

4. El empresario debe adaptar el tiempo y las condiciones de trabajo en función de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. Se deben evitar situaciones que sean peligrosas o de alto riesgo que afecten a la seguridad del bebé y a la futura madre. Las condiciones que hay que adaptar son:

- Si la mujer realiza actividades dentro de la empresa que supongan un peligro, el empresario debe asignarle otro puesto de trabajo compatible dentro de su ámbito laboral.

Articulo relacionado: Maternidad y crianza

- En el caso de que dentro de su ámbito de actuación no haya puestos disponibles, el jefe deberá adjudicarle otro puesto dentro de la empresa sin ningún tipo de retribución salarial.

- En el caso de que no haya manera de otorgarle ningún puesto dentro de la compañía, se procederá a la suspensión del contrato por riesgo en el embarazo.

5.  Las mujeres tienen derecho a solicitar la baja por incapacidad temporal, por contingencias profesional o comunes. Esta baja termina justo en el momento del parto y se pasaría a disfrutar de la baja y de la prestación por maternidad que paga la seguridad social.

6. La baja y la prestación por maternidad es de 16 semanas, las cuales pueden dividirse en 10 durante el embarazo y las 6 restantes tras el parto.

7. Otro de los derechos que tienen es la reducción de la jornada laboral al tener bajo su cargo directo a un menor de 12 años que no puede trabajar. Esto implica sufrir una reducción proporcional de su salario.

Articulo relacionado: Maternidad y discapacidad

8. También se tiene derecho a reducción de jornada en una hora al día para poder cumplir con la lactancia. Esta hora diaria hasta los 9 meses se puede acumular según el convenio. Puedes consultar el Estatuto de los Trabajadores y la ley al respecto.
 

¿Cómo adaptarse emocionalmente a la maternidad?

Por otro lado, la maternidad conlleva muchos otros cambios y presiones emocionales. Algunas mujeres sufren cierta incapacidad emocional al tener que privarse de muchos de sus antiguos hábitos y sentirse limitadas. Muchas sienten que han perdido su identidad y esto lleva a que desde el momento que puedan se enfrascan en su trabajo para sentirse nuevamente productivas e independientes en su profesión y su empleo.

Es normal, sobre todo en madres primerizas, que al principio cueste adaptarse a la nueva realidad, pero hay que aprender a gestionar estas nuevas emociones. Existen algunas claves para conseguir conciliar de manera positiva las emociones y la maternidad:

1. Buscar tiempo para disfrutar de una misma, intentar sacar al menos 20 minutos donde pueda relajarse, pensar y descansar. Estar bien consigo misma es indispensable para atender mejor a los hijos y mejorar su estado anímico. Hacer deporte o tener un baño relajante son buenas opciones.

2. Conseguir que la pareja esté tan involucrada como la propia madre. Compartir la crianza del bebé con el padre, los sentimientos, las preocupaciones, los miedos, etc., es indispensable para conseguir un ambiente familiar y seguro en el hogar.

3. Aceptar la ayuda de los amigos y familiares, creando así un sistema de apoyo es fundamental. Una sola persona no va a poder con todo, dos algo más, pero, aun así, repartir la carga que supone la maternidad no es algo negativo. La ayuda siempre es buena.

4. Las madres trabajadoras tienen un plus de cansancio, por eso descansar es indispensable para un buen rendimiento físico y mental. Se necesita mucha energía para criar a un hijo y para trabajar, haber descansado bien facilitará tener un mejor rendimiento y manejar los problemas que surgen día a día.

 


Fuentes: Consultora PrevenControl e Infojobs. 

 

Fecha de actualización: 09-04-2021

Redacción: Andrea Rivero

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×