×
  • Buscar
Publicidad

¿Puedo usar autobronceador embarazada?

¿Puedo usar autobronceador embarazada?

El embarazo es una época en la que las mujeres se ven obligadas a renunciar a ciertas rutinas y hábitos momentáneamente en pos de la seguridad de su bebé. Vamos a ver qué autobronceadores son seguros para madre y bebé y de cuáles mantenerse lejos.

Publicidad

Indice

 

El sol en el embarazo

Tomar el sol -durante periodos largos- no es la mejor idea estando embarazada. Tanto la subida de la temperatura corporal como los rayos ultravioletas son perjudiciales para el feto, especialmente durante el tercer trimestre. Además, durante el embarazo la exposición al sol sin protección puede ocasionar la aparición de cloasma o manchas hormonales en la piel.

Las camillas de rayos UVA tampoco son algo aconsejable cuando se quiere una piel bronceada. Más allá de los efectos nocivos que tienen para la piel de la madre, estar tumbada boca arriba durante periodos largos y recibiendo altas cantidades de rayos UVA y calor no es aconsejable para la salud del feto.

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

Autobronceadores, seguros, pero con matices

Ante esto, los autobronceadores parecen la alternativa más segura si queremos tener una piel morena. Estos productos aportan superficialmente un tono más o menos anaranjado que dan un aspecto bronceado “de quita y pon” a nuestra piel. No debemos confundir estos con los productos bronceadores, que potencian la acción del sol haciendo que esta se broncee más rápidamente.

Desde la Asociación Española de Dermatología y Venereología (AEDV) explican que los autobronceadores se pueden usar durante el embarazo, ya que no se han demostrado efectos teratogénicos (en el feto) por su uso. No obstante, conviene consultar a nuestro farmacéutico o nuestro médico para asegurarnos.

Además, conviene ceñirse a autobronceadores en crema o en toallitas. Los autobronceadores en aerosol no aseguran que alguna partícula no sea ingerida en nuestros pulmones, lo que sí podría suponer un potencial peligro para el bebé.

 

Ingredientes seguros e ingredientes a evitar

Uno de los principales compuestos de los productos autobronceadores es la dihidroxiacetona (DHA), un derivado de la caña de azúcar que, en contacto con la piel, reacciona dando ese tono bronceado. Este compuesto está probado como un producto seguro para su uso cosmético y no produce ningún tipo de absorción ya que se mantiene en la superficie de la piel.

Otros ingredientes comunes, como antioxidantes (carotenoides, tocoferoles, vitamina C…), aminoácidos o la tirosina, son también seguros al solo permanecer en la capa más superficial de la epidermis, la capa córnea. El color que dan estas cremas autobronceadoras suele durar unos siete días, la frecuencia con la que se va renovando esta capa córnea de la piel.

Por otro lado, los ginecólogos recomiendan evitar aquellos productos que contengan yodo u hormonas, susceptibles de producir malformaciones en el feto. Así como derivados de la vitamina A como el ácido retinoico. No obstante, conviene recordar que hacen falta cantidades elevadas para que estos compuestos produzcan efectos, por lo que, si nuestro uso del autobronceador es algo puntual, la probabilidad de teratogénesis es muy baja.

 

¿Cuándo se puede utilizar?

Lo que recomiendan algunos ginecólogos es esperar a hacer uso de los autobronceadores a partir de las semanas 12 o 15, cuando ya ha pasado la época de formación de los órganos del bebé.

Así que, si te apetece estar morena durante tu embarazo, recuerda. Evita tomar el sol y protégete de él, usa autobronceadores en crema mejor que en aerosol, observa los ingredientes y hazlo a partir del cuarto mes.


Fuente:

https://americanpregnancy.org/es/is-it-safe/tanning-during-pregnancy/

Fecha de actualización: 09-07-2020

Redacción: Irene Gómez

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.