×
  • Buscar
Publicidad

Cuidados tras los tratamientos estéticos

Cuidados tras los tratamientos estéticos

Después de ciertos tratamientos estéticos (depilación láser, infiltración de vitaminas, bótox, mesoterapia…) es necesario seguir unos cuidados específicos para evitar inflamaciones, rojeces, heridas o infecciones

Publicidad

Índice

 

¿Qué son los tratamientos estéticos?


Los tratamientos estéticos buscan mejorar nuestro aspecto externo por medio de diferentes técnicas que nos permiten eliminar aquello que no nos gusta, como arrugas, manchas, estrías, celulitis…

Existen muchos tipos de tratamientos estéticos para la piel, aunque estos son los más demandados:

- Relleno facial con ácido hialurónico: el ácido hialurónico es un material biocompatible, por lo que no produce efectos secundarios. Se utiliza para rellenar arrugas y para aumentar el volumen de los labios. También sirve para proyectar los pómulos que han perdido tono y elasticidad, hidratar en profundidad la piel, rellenar las ojeras hundidas y marcadas y proporcionar vitalidad y luminosidad al rostro.

- Infiltración de toxina botulínica: sin duda uno de los más famosos, el bótox sirve para eliminar las arrugas.

- Hilos tensores: se utilizan para tensar la dermis y devolverle su firmeza a los tejidos. Así, se genera un efecto reafirmante que elimina las arrugas y la flacidez del rostro y la zona del cuello. 

- Plasma rico en plaquetas: tampoco genera efectos secundarios puesto que se trata de un tratamiento autólogo, es decir, serea liza con la propia sangre del paciente. Consiste en la extracción de sangre del paciente para pasarla por un proceso de centrifugado que permite que el plasma se enriquezca en plaquetas y, posteriormente, se aplica sobre las zonas de la dermis que se desee regenerar. Sirve para eliminar cicatrices o marcas como las de acné, además de eliminar arrugas y líneas de expresión que no sean profundas.

- Peeling químico: es un tratamiento que consiste en la descamación (o exfoliación) de las capas más superficiales de la piel, inducida por un agente químico, para producir una renovación dérmica. Sirve para tratar manchas, acné, etc.

- Mesoterapia: es una técnica de inyección intradérmica utilizada, sobre todo, para el tratamiento de la grasa localizada y la celulitis. Se utilizan fármacos biológicos, por lo que no tiene efectos secundarios.

- Carboxiterapia: consiste en introducir CO2 por vía subcutánea o transcutánea con fines terapéuticos y estéticos. Es un tratamiento rápido y sencillo de aplicar. Apenas tiene efectos secundarios, a excepción de un ligero enrojecimiento de la piel que desaparece a los pocos minutos. Sirve para tratar celulitis, flacidez, cicatrices, estrías, ojeras y para el rejuvenecimiento de la piel.

- Presoterapia: se basa en el masaje producido por las diferencias de presión generadas por una aparatología específica, que bombea aire de forma secuencial a través diferentes mangueras hasta unas celdas adaptadas a las distintas zonas del cuerpo. Se usa para tratar la retención de líquidos, disminuir la celulitis, mejorar los problemas circulatorios, etc.
 

Cuidados tras los tratamientos estéticos

No te puedes perder ...

Complicaciones en los bebés engendrados mediante reproducción asistida

Complicaciones en los bebés engendrados mediante reproducción asistida

Hasta hace poco, se pensaba que el aumento de los partos prematuros y de los bebés con bajo peso al nacer estaba directamente relacionado con las técnicas de reproducción asistida –o al menos con el hecho de que la mayoría de estos tratamientos dan lugar a embarazos múltiples y se llevan a cabo en mujeres mayores de 40 años. Sin embargo, recientes investigaciones de un grupo de científicos noruegos apuntan a otra causa: la infertilidad de los padres y no las técnicas en sí

Y tambien:

Durante el embarazo no se pueden realizar determinados tratamientos estéticos ya que, aunque no afecten directamente al bebé, pueden producir reacciones diferentes en la piel de la mujer a causa de los cambios hormonales. Incluso, como en el caso de la depilación láser o la fotodepilación, pueden ser mucho menos efectivos.

Sin embargo, una vez hayas dado a luz y te hayas recuperado, seguro que quieres lucir un aspecto perfecto, para lo cual es posible que recurras a ciertos tratamientos estéticos que mejoren el aspecto de tu piel y te ayuden a tenerla más suave, sin cicatrices ni estrías, como la depilación láser, la mesoterapìa o la infiltración de vitaminas.

Todos estos tratamientos se aplican mediante punciones o inyecciones en la piel intacta o mediante un láser que destruye el bulbo piloso. Al interaccionar con la piel, pueden causar diversos efectos secundarios: dolor, enrojecimiento, inflamación de la zona… Incluso, en algunas ocasiones, puede llegar a aparecer una infección si se produce una herida y entran a través de ella microorganismos.

Por eso, se recomienda seguir las indicaciones del especialista estético tras este tipo de tratamientos y aplicarse los remedios recomendados para evitar daños en la piel.

Asimismo, es una buena idea usar un antiséptico como en las heridas ya que ayuda a evitar las infecciones. Además, algunos antisépticos evitan la aparición de granitos tras la depilación. 

También se recomienda aplica cremas específicas para minimizar la aparición de hematomas en el caso de que el tratamiento incluya el uso de agujas, cremas y lociones para calmar la piel y ayudar a su regeneración, hidratantes…

Debes protegerte asimismo del sol, ya que muchos tratamientos pueden verse afectados si recibes mucha radiación solar, por lo que debes usar una buena crema fotoprotectora y no estar mucho tiempo al sol.

Por último, una alimentación sana y equilibrada, que incluya beber unos 2 litros de agua al día, realizar ejercicio físico de forma regular y controlar el estrés también te ayudarán a recuperarte y ayudar a que el tratamiento sea más eficaz.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.