Tratamiento de la criptorquidia bilateral

Tratamiento de la criptorquidia bilateral
comparte

La criptorquidia es la malformación congénita más frecuente de los genitales externos masculinos. Afecta aproximadamente a un 3% de los bebés, y se trata de la ausencia de al menos uno de los testículos en el escroto. En la mayoría de los casos (un 85%) es unilateral, es decir, solo falta uno, pero también puede producirse de forma bilateral, es decir, que falten los dos. Afecta sobre todo a los bebés prematuros.

Cuando un bebé varón se está desarrollando en el útero de su madre, los testículos se forman en el abdomen del pequeño y, poco antes del nacimiento, descienden hacia el escroto.


En algunos bebés puede ocurrir que uno o ambos testículos no bajen de manera normal. Los testículos no descendidos pueden estar en la zona de la ingle, o quedarse en el abdomen; estos pueden estar sanos y funcionar normalmente. Sin embargo, a veces los testículos no descendidos no se desarrollan correctamente y no funcionan como deben. También es posible que un bebé nazca sin uno o ambos testículos.


En 7 de cada 10 bebés con este caso, los testículos bajarán a su posición correcta durante los primeros seis meses. Y en los niños prematuros puede darse durante su primer año de vida. Si los testículos del niño no han bajado en ese tiempo, es importante que se hable con el médico sobre las opciones de tratamiento.


A la hora de saber por qué se da esta malformación, aunque no se conoce su causa exacta, existen muchos estudios para explicar por qué ocurre que lo relacionan con diferentes factores desde la prematuridad o las gestaciones múltiples hasta factores ambientales, que pueden ser el tabaquismo o el alcoholismo durante la gestación. También es más frecuente cuando hay antecedentes familiares de criptorquidia y de situaciones intersexuales. 

No te puedes perder ...


Aunque la criptorquidia puede aparecer de forma aislada, puede estar asociada con problemas generales de tipo genético y endocrinológico. Y puede formar parte del llamado síndrome de disgenesia testicular, que incluye además hipospadias, infertilidad y cáncer testicular.


De esta manera, podemos diferenciar 3 tipos de criptorquidia.


-Testículos no descendidos congénitos: se trata de aquellos que están fuera de la bolsa escrotal desde el nacimiento, en algún lugar del trayecto abdominal. Estos pueden ser palpables o no.


-Testículo realmente ausente: cuando no es posible encontrarlo incluso tras el empleo de las pruebas complementarias y de la cirugía.

-Testículo ectópico: esto ocurre cuando el testículo se encuentra fuera del trayecto normal del descenso.

Si tu bebé tiene esta malformación, es importante que acudas al pediatra para que le pueda hacer un diagnóstico claro ya que este puede cambiar dependiendo si los testículos estaban en bolsa al nacer y desaparecen posteriormente o si nunca estuvieron descendidos. Para tratarlo, la mejor opción es la cirugía, siempre que se trate de un caso en el que el testículo está desplazado de sitio. Sobre si se debe realizar la cirugía en el primer año de vida hay cierta indecisión ya que el testículo podría bajar por él mismo, pero es durante este periodo cuando la cirugía es más eficaz puesto que evita futuras consecuencias que puedan afectar a su fertilidad o el desarrollo de cáncer testicular.

Para realizarla existen diferentes métodos:

-Laparoscopia: con esta operación, se inserta un pequeño tubo que contiene una cámara mediante una pequeña incisión en el abdomen del niño. La laparoscopia la realizan ya que les permite ubicar un testículo dentro del abdomen debido a que en ocasiones este no es palpable, y normalmente en esta misma operación se realiza la cirugía para reubicar el testículo, pero en otras ocasiones es necesario hacer este proceso en una segunda cirugía.

- Orquiopexia abierta: este es el nombre que se le da a la operación cuando se realiza en la ingle o en la parte baja del abdomen y los vasos sanguíneos tienen la longitud suficiente para llegar al escroto e incluye una laparoscopia.

- Orquiopexia FS de una o dos etapas, abierta o laparoscópica: esta operación se realiza cuando el testículo se encuentra en la parte alta del abdomen y los vasos sanguíneos son lo suficientemente largos para llegar al escroto.

Tras esta cirugía, la fertilidad de los hombres con un testículo descendido es normal, y prácticamente igual a los que no han sufrido esta malformación, sin embargo, el porcentaje de aquellos que tuvieron los dos testículos descendidos es de un 65%, que sigue siendo un porcentaje suficiente para que pueda fecundar con normalidad. Estas cirugías también ayudan a prevenir el cáncer testicular, aunque no son una garantía.

Estas cirugías suelen ser seguras y no tiene muchas complicaciones posteriores, pero ya que se trata de una intervención quirúrgica, puede tener algunos efectos secundarios como el sangrado, alguna infección, la lesión de vasos sanguíneos o de algún órgano. Existe también la posibilidad de que el testículo regrese al abdomen o la ingle, si esto sucede, sería necesaria otra intervención.

Otra opción para el tratamiento de la criptorquidia es la vía hormonal, que consiste en la administración por vía intramuscular, es decir, a través de inyecciones, de la hormona gonadotropina coriónica que sirve para estimular la secreción de testosterona. Pero este tratamiento es muy discutido, ya que su eficacia es de un 20-25% en los casos en los que se ha tratado. Estos resultados están muy relacionados con la localización del testículo, de forma que cuanto más alto esté situado más improbable es que baje con este tratamiento.

Algunos efectos secundarios de este tipo de tratamiento hormonal son los que se producen por el aumento de la testosterona (efectos androgénicos), que pueden ser: engrosamiento del pene, erecciones, cambios de conducta o dolor en el área genital, pero estos suelen ser leves la mayoría de las veces y acaban por desaparecer al finalizar el tratamiento.

Por otro lado, hay ocasiones en las que no se puede realizar estas cirugías o tratamientos debido a que el niño no tiene testículos; esto puede darse porque le falten de forma natural, o que se hayan perdido durante la cirugía. En los casos en los que haya falta de uno de los testículos se puede recurrir a las prótesis testiculares de solución salina para el escroto, que se pueden implantar durante el final de la niñez o la adolescencia. Estas prótesis le otorgan una apariencia normal al escroto. En el caso de que falten los dos testículos, el médico podría derivar a un especialista endocrinólogo para futuros tratamientos hormonales que serían necesarios para que pudiese tener un normal desarrollo de su pubertad y madurez física.

Después de haber realizado la cirugía correspondiente, es importante que en casa se compruebe su estado regularmente, esto se puede hacer a la hora de cambiarle el pañal, o durante los baños, para asegurarse de que todo ha salido bien, y cuando el niño sea mayor, enseñarle a él mismo cómo puede examinarse para evitar futuras complicaciones, así como cáncer testicular.


Te puede interesar:
Las tomas de biberón para un bebe de 1 mes deben ser definidas por los propios bebés tal y como se hace con la lactancia materna, que es a demanda. De esta manera, el bebé se regula en función de las necesidades de cada momento.


Fuentes.

Diagnóstico y tratamiento de testículo no descendido. Artículo publicado por Mayo Clinic 22-8-2017. https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/undescended-testicle/diagnosis-treatment/drc-20352000

Criptorquidia. Documento publicado por la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria. 2011. https://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/03_criptorquidia.pdf

Criptorquidia. Artículo publicado por Anales de Pediatría Continuada. 1-11-2009.
http://www.apcontinuada.com/es/criptorquidia/articulo/80000524/

Resumen de la investigación de Opciones de tratamiento para niños con testículos no descendidos, por el Centro Nacional para la información biotecnológica. 13-1-2014. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK189668/

 

Fecha de actualización: 05-11-2018

Redacción: Cristina Rodríguez

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>