×
  • Buscar
Publicidad

Síntomas en bebés del asma

Síntomas en bebés del asma

El asma en bebés puede ser difícil de diagnosticar ya que hay otras afecciones habituales a estas edades que causan los mismos síntomas, como sibilancias, tos, falta de aliento o problemas para dormir. Sin embargo, con una serie de pruebas el médico puede confirmar el diagnóstico.

Publicidad

El asma es una enfermedad que ocasiona inflamación y estrechamiento de las vías respiratorias. Cuando se produce un ataque de asma, a consecuencia de este estrechamiento, se producen una serie de síntomas característicos como tos, sibilancia (sonido silbante como de pito, que se escucha al respirar el niño), falta de aliento, dolor u opresión en el pecho, fatiga… Además, si el ataque no se trata a tiempo y se agrava, pueden aparecer otros síntomas como cianosis en labios y uñas, problemas para respirar o para caminar.


El problema es que los síntomas principales de un ataque de asma (tos, sibilancias y falta de aliento), son comunes a otras enfermedades típicas en bebés como bronquitis o bronquiolitis. Por eso, no siempre es fácil diagnosticar la enfermedad en menores de 5 años. Además, no es fácil medir la función pulmonar en niños pequeños. Por eso, para hacer un diagnóstico, el pediatra dependerá en gran medida de los síntomas que experimente tu hijo, antecedentes personales y familiares, etc.

No te puedes perder ...

Y tambien:


Para ello, es importante que anotes cada vez que tu hijo sufre episodios de espasmo bronquial, con dificultad respiratoria o crisis de tos seca. Si el niño presenta más de dos episodios así al año, hay que empezar a plantearse la posibilidad de que no sea bronquitis aguda, sino asma.


Deberás acudir al pediatra, quien te hará una serie de preguntas sobre cada episodio, los síntomas que los acompañaron, si tú u otros miembros de la familia padecen asma, polinitis o eczema o si hay alguien en la familia que sufre de bronquitis recurrente o problemas de sinusitis.


El pediatra también analizará el crecimiento y desarrollo del niño desde su nacimiento ya que la mayoría de niños con asma crece y engorda bien, por lo que si tiene problemas de crecimiento es probable que se trate de otra enfermedad. Ciertas pruebas, como la del sudor, pueden descartar enfermedades más graves como la fibrosis quística.


El pediatra también puede escuchar los pitidos del niño para ver si pueden deberse a asma o a otras afecciones como laringomalacia, una enfermedad común en bebés que tienen la laringe inmadura y que produce un sonido característico, el estridor, que puede confundirse con las sibilancias.


Para salir de dudas, el pediatra también puede hacer al niño una radiografía del pecho para confirmar que no existe ningún problema en los pulmones del niño. Si es asma, los pulmones deben estar bien y en la radiografía no se apreciaría nada porque la inflamación o estrechamiento de los tubos bronquiales no se pueden ver muy bien en las radiografías.


También es posible que el médico pida pruebas de alergias ya que el asma suele estar relacionado con la alergia al polvo, al pelo de los animales o al heno. Además, es posible que los episodios de sibilancias estuvieran relacionados con esta alergia y no con el asma.


Por último, si se confirma el diagnóstico del asma, recuerda que, aunque es una enfermedad crónica que no tiene cura, suele mejorar con la edad y los episodios son mucho menos frecuentes en adultos. Además, el niño podrá llevar una vida totalmente normal, incluso hacer deporte, solo tendrá que prevenir los ataques de asma evitando los desencadenantes (contaminación del aire, alérgenos, resfriados…) y tener la precaución de llevar siempre a mano la medicación indicada para volver a abrir las vías respiratorias cuando estas se cierren a causa de un ataque. 


Fecha de actualización: 23-03-2018

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.