×
  • Buscar
Publicidad

Síntomas en bebés de infección urinaria

Síntomas en bebés de infección urinaria

La infección urinaria es una enfermedad frecuente en los pequeños, por ello es importante que sepas cómo identificarla y tratarla cuanto antes para evitar que se generen ciertas complicaciones en su salud.

Publicidad

No te puedes perder ...

Síntomas en bebés con bronquitis

Síntomas en bebés con bronquitis

Los bebés recién nacidos son totalmente dependientes de sus padres o progenitores, pues son ellos quienes deben satisfacer sus necesidades básicas o realizar actividades elementales. Sus cuidados son fundamentales, pues estos pequeños individuos que acaban de llegar al mundo son más proclives a coger determinadas enfermedades o infecciones.

Y tambien:

Los bebés son seres tan vulnerables que necesitan completamente de la atención de sus papás para poder estar saludables, desarrollarse debidamente y evitar cualquier enfermedad que puedan contraer.


Un adulto fácilmente puede saber si algo está mal con su salud e ir de inmediato al doctor, incluso puede tener idea de qué es lo que le está pasando, en cambio un bebé va a llorar prácticamente para comunicar todo, por ello a veces puede ser difícil distinguir qué es lo que necesita.

 

Lo mejor que puedes hacer es que visites al médico cuando creas que algo raro pueda estar pasando y desconozcas qué puede ser, pues el doctor te va a ayudar de la mejor manera para cuidar la salud del bebé.

 

 

¿Qué es una infección urinaria?

 

Una infección está causada por la invasión de agentes patógenos que se multiplican dentro de un organismo y afectan de manera local o a todo un sistema. Estos agentes patógenos pueden ser bacterias, hongos o virus.

 

Una infección urinaria puede ocurrir en cualquier zona del sistema urinario, ya sean los riñones, la vejiga o la uretra.

 

Tu bebé puede haber contraído esta infección por los siguientes distintos casos.

 

1.- Pañal sucio. En el pañal pueden habitar microbios provenientes de la orina y las heces del bebé, que al estar en contacto con esta área proliferan y crean la infección. En mujeres es más frecuente ya que la vagina está más cerca del ano, por eso hay que limpiarse siempre de delante hacia detrás para evitar que las bacterias del ano entren por la vagina.

 

2.- Anomalía congénita. Otra causa es que los uréteres tengan una dilatación mayor a la normal o un trayecto irregular.

 

3.- Anomalía nerviosa. Hay vías nerviosas que regulan la orina y si tu bebé tiene una de estas afectada, como la espina bífida, puede infecciones urinarias frecuentes.

 

¿Cómo saber si mi bebé tiene infección urinaria?


Una infección de este tipo es difícil de detectar en un bebé, puesto que los síntomas que se presentan en un adulto son distintos a los que experimenta un bebé, por ello es bueno que sepas cuáles son.

 

- Tu bebé se estanca en un peso.

 

- Fiebre alta.

 

- Diarrea.

 

- Vómito.

 

- Color extraño de orina.

 

- Sueño excesivo.

 

- Falta de apetito.

 

 

¿Cómo se trata la infección de orina?


Después de que el doctor realice un estudio a la orina del bebé para determinar su infección, puede que le recete antibióticos y se apliquen de manera intravenosa dentro del hospital cuando sea menor de 3 meses de edad, mientras que lo mande de manera oral a los bebés mayores de 3 meses.


Te puede interesar:

TodoPapás ha desarrollado una calculadora de altas capacidades con el fin de facilitar al máximo la identificación de este tipo de niños y así puedan realizarse los ajustes precisos en su entorno para que puedan alcanzar su potencial.

Fecha de actualización: 02-03-2018

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad