• Buscar

¿Por qué los bebés babean?

¿Por qué los bebés babean?

Durante las primeras semanas los recién nacidos apenas producen saliva (por eso no babean tanto). Con el paso de los meses la producción aumenta y además empieza la etapa de querer chupar y morder todo, con el consiguiente aumento de saliva que se desborda. La saliva comienza a producirse a partir del segundo o tercer mes.

Publicidad

Índice

 

¿Por qué los bebés babean más?

Y para entender por qué un bebé babea mucho lo principal es conocer su edad. En el segundo trimestre de vida tras el embarazo y el parto, la cosa cambia un poco, pues tu pequeño comenzará a babear algo más, y se debe a varias razones:

Articulo relacionado: ¿Por qué los bebés babean?

El babeo es una buena señal, pues indica que tu bebé se está preparando para poder ingerir nuevos alimentos, un paso clave del desarrollo de las habilidades para alimentarse tras la lactancia, aunque puede resultar muy incómodo para él.

Para empezar, debemos saber que sus glándulas salivares se activan para que pueda deglutir los nuevos alimentos que poco a poco van a ir formando parte de su dieta habitual. Y a esto se une, además, que todavía no está habituado a tragar tanta cantidad de saliva por lo que se ve obligado a expulsarla en forma de baba por las comisuras de los labios para no atragantarse con ella. Por tanto, babea como parte de un plan de desarrollo definido instintivamente.

Y es que un adulto traga cada cuatro o seis minutos durante el día y cada siete u ocho por la noche. Sin embargo, un bebé no lo hace más que cuatro veces cada hora por lo que toda la baba que no traga, sale fuera de la boca.

Además, hacia los 6 meses tu bebé comienza a probar nuevos alimentos con la introducción de la alimentación complementaria. Aunque todavía no puede masticar bien, sí puede chupar, saborear, ensalivar, mezclar los alimentos… la saliva le ayuda en este proceso, por eso genera más.

Por último, hemos de ser conscientes también de que esta etapa coincide con la de la salida de los primeros dientes y tu hijo, al sentir molestias, se tocará la encía con la lengua de continuo, además de meterse los deditos en la boca (lo hace para intentar aliviarse), algo que también propicia la producción de saliva.
 

Consejos si tu bebé babea mucho

Las babas no generan molestias a los bebés, pero pueden irritar la zona peribucal provocando una dermatitis que se agrava en invierno por culpa del frío. Para evitarla lo ideal es comprar una buena crema hidratante, especialmente formulada para esta zona y que cree una película protectora alrededor de la boca actuando como aislante para así impedir la irritación, pues la baba resbala sobre ella.

Además, es recomendable que cuando se le seque la boca, el mentón o el cuello se use un babero absorbente para impedir que toda su ropa se empape. Por la noche también se debe colocar una toalla bajo la sábana para que la ropa no esté siempre mojada.

A medida que se van haciendo mayores, los niños deberían dejar de babear y aprender a notar y controlar la saliva que tienen en sus bocas. Si no es así, lo más recomendable sería pedir una segunda opinión a algún pediatra.
 

¿Cuándo dejan los bebés de babear tanto?

Una vez que empiezan a tragar su saliva y termina la etapa de dentición (alrededor de los 18 meses aproximadamente) los niños dejan de babear en exceso.

No obstante, hay que prestar mucha atención siempre. Cuando un niño empieza a comer mal y hay un aumento del babeo sin meterse las manos en la boca suele ser un signo de que le duele mucho al tragar. El dolor es tan intenso que le impide incluso tragar su propia saliva.

El babeo en bebés y niños pequeños puede empeorar con los resfriados y alergias, pero si notamos que su producción de saliva es excesiva se deberá consultar al experto en pediatría u odontólogo por si existiera alguna infección u afección que provocara el babeo excesivo.

En definitiva, el babeo en los bebés es normal porque aún no tragan tan a menudo como cuando crecen; y se trata simplemente de un reflejo de deglución que está bastante inmaduro. Por eso, los padres no deben preocuparse si se alarga en el tiempo.

Lo único que se debe hacer es mantener al bebé seco en la medida de lo posible. Como decíamos, la edad en la que un niño empieza a tragar su saliva es muy variable. Además, el babeo se considera normal hasta los dieciocho meses y no es extraño que algunos bebés babeen más que otros. Pero si presentan otros síntomas, como la irritabilidad nocturna o las regurgitaciones, consultar con el pediatra es siempre la mejor opción para que asegurar que no tiene ningún problema de salud.


Fuente:

AEP

Fecha de actualización: 23-06-2021

Redacción:

Publicidad
Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamentepero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web nosustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a unaconsulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, yen ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×