• Buscar
Publicidad

Lactante estreñido

Lactante estreñido

En verano son más frecuentes los episodios de estreñimiento en lactantes a causa del calor, los viajes, los cambios de horario y rutinas… ¿Qué se puede dar a un bebé estreñido que aún se alimenta únicamente de leche materna? ¿Hay alguna manera de evitar el estreñimiento?

Publicidad

Indice

 

¿El bebé lactante está estreñido?

Se considera que un bebé está estreñido cuando pasa más de tres días seguidos sin evacuar y ls heces son duras y secas. Los lactantes (tanto de leche materna como artificial) defecan una media de 4 veces al día hasta los 10 meses de edad más o menos. Sin embargo, cada niño tiene un tránsito intestinal distinto, con lo que solo se considerará estreñimiento si pasan varios días sin que defeque y las heces son duras y causan dolor y molestia al salir.

La primera deposición del neonato es el meconio, unas heces de aspecto negruzco y pegajoso formadas del líquido amniótico y otras sustancias que ha ingerido durante el embarazo. Una vez expulsado el meconio en las primeras 24 horas, el aspecto de las heces va cambiando y, si está alimentado solo con leche materna, las heces serán de color amarillo oro, muy líquidas y prácticamente las expulsará después de cada toma. Con lactancia artificial, suelen ser más consistentes, de color marrón, amarillo o verdoso y el número de veces que hacen deposición suele ser menor.

A medida que pasan las semanas las deposiciones se van reduciendo y, una vez comienza a ingerir alimentos, se vuelven más sólidas y de color marrón.

Normalmente, la causa es una nutrición pobre en fibra, pero en lactantes alimentados con la misma dieta (leche materna o artificial) la causa es una predisposición genética. Seguro que hay más casos de estreñimiento en la familia; es el llamado estreñimiento funcional.

Los síntomas principales del estreñimiento, aparte de la dificultad para defecar (se pone rojo, hace fuerza y encoje las piernas pero no logra nada), son retortijones y molestias en la zona anal. Asimismo, si le palpas el abdomen, lo notarás duro y tirante.
 

¿Qué es el falso estreñimiento en los bebés?

Como decíamos, a medida que el bebé crece las deposiciones disminuyen, incluso en torno al mes dejan de hacer caca por la noche, lo que puede hacerte pensar que está estreñido, pero no es así.

Incluso puede llegar a estar varios días sin hacer caca, pero, si no se encuentra molesto, sigue comiendo con normalidad y cuando hace deposición, su consistencia es normal, no está estreñido.

Este falso estreñimiento puede darse cuando madura y su intestino es capaz de absorber casi todo el alimento que toma, por lo que se genera muy poco residuo para expulsar.

O también cuando hay una descoordinación entre el movimiento del intestino y el del ano para abrirse, algo que ocurre entre la segunda y la octava semana de vida y que se conoce como disquecia del lactante. Los bebés nacen con lo que se conoce como el reflejo gastrocólico que consiste en que cada vez que come, su intestino se mueve para vaciarse y hacer sitio. Este reflejo es involuntario al nacer, pero hacia el primer mes de vida el bebé ya es capaz de apretar o relajar el esfínter voluntariamente, y no siempre lo hace cuando debe, por lo que puede que las heces no salgan, aunque el intestino ya las ha hecho descender. Esto puede hacer que esté un poco molesto y se ponga rojo al intentar hacer caca, pero no es que esté estreñido ya que, cuando por fin hace caca, es blanda y sale sin dolor. Simplemente, tiene que aprender a coordinarse. Su sistema todavía inmaduro hace que se produzca este asincronismo entre lo que el bebé quiere hacer y lo que su cuerpo realmente hace, normalmente en unas pocas semanas.

 

¿Cómo combatir el estreñimiento en bebés?

- Sigue dándole el pecho a demanda, aunque, si es posible, intenta aumentar el tiempo de las tomas o disminuir el tiempo entre una y otra.

- No le des zumos de naranja u algún otro tipo de líquido antes de los 6 meses. Si tu hijo se alimenta solo de leche materna, no debes cambiar su dieta hasta que el pediatra te lo aconseje.

- Tampoco es conveniente estimular su culito, porque de esta forma su cuerpo se acostumbra a defecar con ayuda, y le costará más hacerlo solo.

- Si pasan más de dos días y sigue sin defecar, acude al pediatra para que te recomiende, si lo considera necesario, algún producto que le ayude a evacuar (enema, supositorios,…). Pero nunca le des nada por tu cuenta.

- En algunos niños un probiótico puede ayudar, pero consulta también antes al médico de pediatría.

- Si toma leche de fórmula, puede ser conveniente cambiar la marca de leche o darle una especial antiestreñimiento.

 

¿Qué se debe saber?

1. Fíjate en la consistencia de las heces porque aunque sean blandas y las deposite una sola vez por semana, esto no se considerará estreñimiento.

2. Este problema gastrointestinal puede provocar pequeñas y dolorosas fisuras en el ano. Por esto, el bolo fecal se agranda porque el niño aguanta más sin ir al baño, se endurece y la defecación se hace mucho más molesta.

3. La causa del estreñimiento se debe, en un 95% de los casos, a un lento funcionamiento del intestino por alimentarse de forma poco adecuada o por otros hábitos incorrectos a la hora de ir al baño.

4. Puede aparecer por salir de viaje, por estar en lugares ajenos o desconocidos o, en general, por situaciones estresantes.

5. Puedes advertir el estreñimiento en tu hijo palpándole el abdomen. Notarás dureza y tirantez debido a los duros depósitos fecales.
 

¿Cuándo debes consultar al pediatra?

Si tu bebé tiene verdadero estreñimiento y sus caquitas son duras y salen con dolor debes consultar con tu pediatra, sobre todo si tiene menos de cuatro semanas. Tu pediatra te recomendará qué debes hacer dependiendo de su edad y su tipo de alimentación. No le des nunca laxantes ni otros medicamentos sin consultar antes al profesional de medicina.


Fuente:

Maqbool A, Liacouras CA. Major symptoms and signs of digestive tract disorders. In: Kliegman RM, St. Geme JW, Blum NJ, Shah SS, Tasker RC, Wilson KM, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 21st ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 332.

Fecha de actualización: 11-05-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×