• Buscar
Publicidad

Grasa parda en el recién nacido

Grasa parda en el recién nacido

Mientras el feto está en el útero de su madre no necesita regular su temperatura corporal ya que no está sometido a variaciones de temperatura, el cuerpo de su mamá siempre está igual. Pero en el momento en el que nace necesita empezar a termorregular  su calor, para lo cual cuenta con la grasa parda.

Publicidad

La piel del recién nacido es muy fina, con el panículo adiposo (la capa subcutánea de grasa que aísla del frío y del calor) más pequeño y con los vasos sanguíneos muy próximos a la piel, lo que favorece la pérdida de calor. Asimismo, el niño pasa de estar calentito dentro de su madre al frío de la sala de partos.

Además de poner al bebé piel con piel con su madre o su padre cuanto antes para evitar que pierda calor, los recién nacidos tienen una manera especial de regular su temperatura: la grasa parda. Es un tejido graso especial que produce una gran cantidad de calor a través de diversas reacciones químicas. Se encuentra en diversas partes del bebé y, al metabolizarse, pasa a los vasos sanguíneos.

Supone un 5% de la masa corporal del bebé y suele desaparecer hacia el tercer mes de vida.


Fecha de actualización: 30-04-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×