×
  • Buscar
Publicidad

¿Cómo ayudar a mi bebé con la tos?

¿Cómo ayudar a mi bebé con la tos?

La tos suele ser una señal de preocupación normalmente, pero en los bebés es más normal de lo que crees, por ello es necesario que sepas cómo ayudar a tu bebé con este reflejo cuando es molesto para tu hijo.

Publicidad

No te puedes perder ...

Y tambien:

Es normal que pienses que el bebé está enfermo cuando escuchas que tiene tos ya que suele ser un síntoma de muchas enfermedades, pero recuerda que los bebés hacen muchas cosas que pueden ser confusas para sus papás.

 

Debes saber que el cuerpo del bebé es muy inmaduro y diferente al de un adulto, incluso al de un niño, por ello es bueno que sepas qué es normal y qué no lo es para identificar si realmente tu hijo tiene un problema.

 

 

¿Qué es la tos?

 

La tos funciona como un mecanismo de defensa del sistema respiratorio, ya que se encarga de limpiar las vías respiratorias cuando existe alguna irritación sobre las mucosas o cuando hay exceso de mucosidad.

 

Esta reacción suele ser considerada un síntoma porque al estar enfermo de gripe o tener un resfriado, entre otras cosas, se irritan las vías y el cuerpo reaccionar con este mecanismo para limpiar las vías respiratorias.

 

En el caso del bebé la tos es muy normal debido a que se encarga de limpiar sus vías respiratorias y despejarlas, ya que el pequeño es todavía muy inmaduro para poder controlar su cuerpo a ese nivel.

 

Lo que te recomendamos es que identifiques el tipo de tos que tiene tu hijo para saber cómo ayudarle de la mejor manera.

 

1.- Tos seca. Este tipo de tos ocurre cuando hay una inflamación en las vías respiratorias, pero no expulsa moco.

 

2.- Tos ronca. Este tipo de tos ocurre en la zona de las cuerdas vocales, puede generar inflamación en la laringe y dificultar el paso del aire.

 

3.- Tos blanda. Con este tipo de tos existe movimiento de la mucosa, ya que se encarga de sacar el exceso y se escucha el movimiento de las flemas.

 

4.- Ataque de tos. El bebé es muy inmaduro todavía y puede haber tragado algo que se le atoró en la garganta, por lo que tendrá un ataque de tos para poder expulsar lo que le cause esta molestia

 

 

¿Qué es bueno para la tos de mi bebé?

 

Anteriormente dijimos que la tos suele ser una señal de que algo está ocurriendo dentro de las vías respiratorias, por lo que es necesario que sepas identificar si se trata de una enfermedad para descartar cualquier riesgo.

 

Esta reacción puede ser una señal de gripe, tos ferina o crup infantil, pero también forma parte del desarrollo del bebé para poder limpiar constantemente sus vías respiratorias.

 

Debes tener mucho cuidado con los medicamentos ya que muchos que tratan la tos suelen ser contraindicados para bebés y pueden poner su vida en peligro.

 

En caso de que creas que se trata de una enfermedad es necesario que asistas de manera inmediata con el médico, quien se va a encargar de diagnosticar eficazmente para mandar el mejor tratamiento.

 

También es bueno que sepas aliviar la tos del bebé, ya que a veces resulta muy molesta para el pequeño.

 

1.- Lavado nasal. Es necesario que laves las fosas nasales del bebé con suero para que se encuentren limpias y el bebé no tenga dificultad para respirar.

 

2.- Miel. La miel suele ser muy buena para refrescar la garganta y disminuir la tos, pero esta no se recomienda en menores de 12 meses de edad.

 

3.- Cebolla. Poner una cebolla en el cuarto del bebé durante las noches puede aliviar la tos que no lo deja dormir.

 

4.- Líquidos. Recuerda mantener hidratado al bebé y que no se salte ninguna toma.

 

5.- Masaje. Aplica un masaje desde el esternón del bebé para ayudar a que pueda expulsar las flemas.


Te puede interesar:

TodoPapás ha desarrollado una calculadora de síntomas de altas capacidades que arroja como resultado qué porcentaje de ajuste muestra a los síntomas típicos que tienen los niños con altas capacidades según su edad.

Fecha de actualización: 29-05-2018

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad