×
  • Buscar
Publicidad

Mi bebé no es cariñoso

Mi bebé no es cariñoso

Que un bebé no sea cariñoso normalmente no es un motivo por el que tengas que preocuparte. Puede que esté recibiendo menos atención de la que él necesite, pero siempre puedes hacer que esto cambie. ¿Quieres saber cómo hacer para que tu hijo sea más cariñoso? ¡Sigue leyendo nuestro artículo!

Publicidad

¿Debo preocuparme porque mi hijo no es cariñoso?

Los expertos dicen que no hay de qué preocuparse cuando un niño no es cariñoso. Poco  a poco el niño aprenderá la importancia de la afectividad y a relacionarse con los demás. Lo importante es que los padres aporten el granito de arena para que su niño sea una persona cariñosa.

Hay ocasiones en las que los niños aprenden que las muestras de cariño son importantes para los padres. Aprenden que ellos se alteran si no muestra afectividad por ellos, así que aprenden a no mostrarse cariñosos para conseguir su atención.

No te preocupes si tu hijo no es cariñoso, preocúpate de darle todo tu afecto y cariño. Cada niño aprende y evoluciona de forma diferente. Habrá un momento en el que el bebé interiorizará estas conductas y el uso de ellos con las personas de su entorno.

¿Qué hacer para que mi hijo sea cariñoso?

Hay una serie de pautas que puedes seguir para intentar que tu bebé sea menos arisco:

- Hazle sentir seguro: muchos niños dudan del cariño de los padres debido a la ausencia de gestos o porque no expresan el amor que sienten por ellos. Así es cuando los niños se muestran rebeldes con el tiempo.

- Pasa el máximo tiempo posible con él: es normal que si un niño no pasa el suficiente tiempo contigo no sea cariñoso. Los niños aprenden a relacionarse de la forma en la que son tratados, esto quiere decir que si no pasas tiempo con él puede que no le estés enseñando cómo tratar con cariño a las personas

No te puedes perder ...

Mi bebé no come

Mi bebé no come

Una de las mayores preocupaciones de los padres (y de las principales consultas al pediatra) es la falta de apetito de sus hijos. Muchas veces, desesperados por la negativa del niño a comer día tras día, recurren a suplementos para el hambre; sin embargo, la reeducación de los hábitos alimenticios del pequeño es la mejor solución: una rutina adecuada, variedad en la dieta, no sucumbir a sus rabietas…

Y tambien:

Si atiendes a sus necesidades (tanto físicas como emocionales de forma correcta), tendrá un buen ambiente familiar (estable y seguro), logrando demostrar afecto hacia los demás. Puede que trabajes mucho, pero busca tiempo para pasar con él. Algunos padres planifican alguna actividad sencilla para los dos que realizar antes de dormir, por ejemplo, leer un libro. Otra opción es aprovechar del todo el fin de semana, ir a pasear, pasar tiempo en familia, etc.

- No chantajees al niño: si le pides un beso o un abrazo y este no te lo quiere dar no le amenaces. Este tipo de conductas fomenta que sea más arisco en un futuro.

- Deja que sea él el que se muestre cariñoso: los niños siempre necesitan expresar gratitud y afecto hacia los demás. Si no le das oportunidad de que lo sea puede que no desarrolle su personalidad como sería. Enséñale a expresar la gratitud desde que es pequeño.

- Juega con él: es importante que en los momentos de más estrés le prestes mayor atención. Juega con él a algo que le guste, cántale, dale un masaje suave, etc. En los momentos de mayor estrés es cuando más se descuidan las necesidades de los pequeños, hacer con él estas actividades ayudan a construir la relación afectiva de forma positiva.

- Enséñale a pensar en los demás: es muy importante que tu bebé aprenda a cuidar de los demás al igual que los demás cuidan de él. Desde que son pequeños se debe mostrar lo que se espera de ellos.

Si va a la guardería puedes preguntarle a sus cuidadores qué tal se comporta con sus compañeros. Cuando empiece a entender que existen los problemas, enséñale la manera adecuada de resolverlos.

- Si a tu hijo no le gusta el contacto físico existen otras formas de expresar cariño: debes respetarlo y buscar alternativas para expresar tu afecto. Lo importante es que el niño se sienta querido independientemente de cómo se lo expreses.

- Los padres deben ser un buen ejemplo para los bebés: los niños aprenden la mayoría de las cosas observando a los adultos. Esto quiere decir que es muy importante las actitudes que tienen todas las personas que están en contacto con tu hijo, sobre todo en situaciones de conflicto. Tampoco hay que ponerse muy exigente, nadie es perfecto y es cuestión de aprender a moldear las actitudes que se tienen delante de los niños para ofrecerle un entorno saludable. Es muy importante que aprenda a relacionarse con otros, a ser solidario y a cooperar para mantener un entorno saludable.

- Enséñale siempre con honestidad y humildad: no estalles cuando tu hijo cometa un error ni tengas comportamientos agresivos hacia él. Estos comportamientos lo único que hacen es que te teman y pueden llegar a crearles un trauma. Explícale de forma asertiva para que evite ese error en el futuro. Recuerda que al igual que tú cometes errores, ellos también los van a cometer (y de manera más frecuente).

¿Por qué no se debe etiquetar a los niños?

Etiquetar a los niños como poco cariñosos solo hacen acrecentar el problema. Los niños terminan creyendo las etiquetas que se les ponen.

Lo único que se logra al etiquetar a un niño (no solo tiene que ser como poco cariñoso, de cualquier comportamiento) es arrinconarle en su propio comportamiento, sin darle la oportunidad de cambiar de lugar. Además, los niños no saben cómo cuestionar el comentario.

Ten en cuenta que no solo afectan negativamente las etiquetas negativas, también lo hacen las positivas. Cuando se le pone una etiqueta positiva a un niño se le somete a un nivel de exigencia que cree que no puede bajar. Piensa que no pueden equivocarse. Ejemplos de estos casos son decirle que es el “mejor deportista”, “el que mejor se porta”, etc.

Estas conductas son aprendidas y cuesta dejarlas atrás, pero el primer paso es darte cuenta de que las haces. Ayúdate de tu pareja o de una persona cercana e indícale cuándo hace esto y que te lo indiquen a ti cuando lo haces tu. Al igual que los niños, tú aprendes equivocándote.


Fuentes:

Mejor con salud, https://mejorconsalud.com/5-recomendaciones-hijo-carinoso/

 

Fecha de actualización: 19-12-2019

Redacción: Sara Tizón

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.