Tu bebé a los 10 meses

Tu bebé a los 10 meses
comparte

A medida que se acerca al primer año de su vida, tu hijo se vuelve más autónomo. Ya es capaz de moverse él solo por la casa, aunque sea arrastrándose, y entiende las órdenes y prohibiciones. Su lenguaje también va evolucionando y poco a poco comienza a decir sus primeras palabras. Cada vez te divertirás más jugando con él, ya que entiende mejor las reglas de los juegos e incluso empieza a gastar pequeñas bromas.

No te puedes perder ...

Desarrollo lógico y cognitivo

Dedica tiempo a observar con atención todo lo que le interesa y le atrae. Sus acciones y reacciones no son reflejas, sino reflexionadas e inteligentes. Ya actúa voluntariamente. Progresivamente se anticipa a los acontecimientos y capta el ritmo de sus actividades: sabe cuándo le toca bañarse, merendar o pasear. También intuye cuándo se comporta bien o cuándo hace alguna travesura, sobre todo si sus padres le han inculcado límites y normas de conducta claras.

Ya distingue las partes de su cuerpo y puede señalarlas si se lo pides. Aprende los opuestos: enséñale ejemplos como dentro y fuera, aquí y allí, encima y debajo. Comprende una prohibición y entiende órdenes sencillas. Comienza a asociar nombres y personas.

Para estimular su desarrollo, léele distintos libros y revistas. Estimula su capacidad de concentración contándole un cuento sencillo. Sigue enseñándole la causa y el efecto, tirando cosas o salpicando en el agua.


Su movilidad

El bebé cada vez se hace más autónomo. Ya gatea o se arrastra a gran velocidad y es capaz de ponerse de pie y levantar una pierna con tu ayuda. Mantiene el equilibrio por completo cuando se sienta. Para estimularle, coloca un juguete justo detrás, para obligarle a girarse. Colócale en posición para que pueda gatear o arrastrarse.


Su habilidad manual

Al bebé le encanta sacar objetos de un recipiente y volverlos a meter. Si le pides algo, te lo dará. Jugad a daros cosas el uno al otro y a quitároslas, pero no le obligues a renunciar a algo. Coge su mano y señala con ella los objetos. Ya puede empezar a comer solo; de hecho, le encantará que le permitas intentarlo.


Sus habilidades sociales

Conoce su nombre, y quiénes son mamá y papá cuando utiliza esas palabras. Posee un maravilloso sentido del humor: gasta continuamente pequeñas bromas y se ríe de sus intentos de hacerte reír. Utiliza la risa para demostrar aprobación y el silencio para lo contrario: es una disciplina suave para el bebé, y enseguida lo entenderá. Enséñale los rituales sociales, como besar y decir adiós con la mano.

Le gusta sentirse acompañado y tener cerca a papá y mamá. Además, experimenta la fase del juego paralelo: juega junto a otros niños pero no con ellos. Cada vez es más autónomo, por eso a veces se aleja de sus padres, aunque después regrese a su lado. Se siente libre e inseguro a la vez.

Su lenguaje

Aún continúa en la etapa prelingüística, pero ya empieza a encadenar los sonidos que conoce y usará la entonación de tal modo que parezca un discurso verdadero.  Es capaz de seguir una conversación y hará ruidos durante las pausas. Puede que ya diga alguna palabra con sentido, a menudo la más frecuente es “papá” cuando éste aparece. No pares de repetirle “mamá” y “papá” con alguna asociación si alguno no está presente, por ejemplo, “Papá se ha ido a trabajar”.


Alimentación

Si en el 9º mes ya introdujiste la yema de huevo, lo normal es que en este mes no incluyas ningún alimento nuevo en la dieta de tu bebé.


Juegos estimulantes

Juega con los bloques: el bebé intentará construir una torre y tú puedes enseñarle causa y efecto tirándolos y diciendo: “Se han caído todos”.

Juega con las manos: compra algún libro en el que aparezcan juegos de esta clase.

Cuando leas, nombra diversos objetos de cada página, y repítelos en el mismo orden cada vez que se lo leas. Déjale que pase las páginas.

Anímale a que practique metiendo y sacando cosas, con una cuchara de madera y un cuenco o unos bloques y una cesta.

Anímale a que se ponga de pie, sujetando su juguete preferido fuera de su alcance.
 


Te puede interesar:
La medidas del biberón para un bebé debe ser definida por el propio bebé tal y como se hace con la lactancia materna, que es a demanda. De esta manera, el bebé se regula en función de las necesidades de cada momento.


Fuente:

El desarrollo de tu bebé a través del juego: Guía Fisher-Price.

Ajram, Dr. Jamil, Tarés, Dra. Rosa María (2005), El primer año de tu hijo, Barcelona, Ed. Planeta.

Stoppard, Dra. Miriam (2006), Padres primerizos, Barcelona, Pearson.

Fecha de actualización: 29-02-2008

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>