¿Hasta qué edad babean los bebés?

¿Hasta qué edad babean los bebés?
comparte

Un tema que le suele preocupar a muchos padres es que su hijo babee en exceso y siga ocurriendo pasado su primer año de vida. Lo cierto es que se puede alargar este período hasta los dos años y uno de los factores culpables es el proceso de dentición.

Para empezar, el babeo comienza a notarse a partir de los dos o tres meses de vida porque, aparte de que producen más saliva que los adultos, todavía no han aprendido a tragar. Por regla general, un adulto traga cada cuatro minutos durante el día y cada ocho por la noche de forma innata. Mientras que los bebés sólo lo hacen aproximadamente cuatro veces a la hora y, como consecuencia, lo que no traga, le sale fuera de le boca.


Seguramente te preguntes que si no es capaz de tragar su propia saliva, ¿por qué consigue tomar la leche materna? Esto ocurre porque al ingerir la leche materna, él debe hacer un esfuerzo con sus músculos bucales y sabe que la succión debe ir seguida de la deglución. Por esta razón, unos bebés babean menos si se les da un chupete, pero su uso excesivo puede aumentar la irritación bucal a causa del material con que están fabricados.


Asimismo, debes tener en cuenta que durante su segundo trimestre de vida de tu pequeño va a babear más debido a las siguientes razones:


- Sus glándulas salivares se van activando para que pueda tomar nuevos alimentos que poco a poco se irán incluyendo en su dieta diaria.


- Todavía seguirá sin estar acostumbrado a tragar mucha cantidad de saliva y la expulsará para no atragantarse con ella.


- Este período coincide con el inicio de la dentición, la salida de sus primeros dientes. Al sentir molestias y un leve dolor, por instinto se suele tocar la encía con la lengua de forma continua, junto a meterse los deditos en la boca para intentar aliviarse. Esto provoca que la producción de saliva aumente.


Por otro lado, como consecuencia del babeo el bebé puede presentar irritación de barbilla, constipado –su ropa se moja en la zona del pecho–, gases –por tragar tanto– y escoceduras en el culito ­–debido a la aparición de los dientes, la saliva se vuelve más ácida y ésta modifica el pH de la orina, convirtiéndola en más agresiva para su piel y causando rojeces en el culito.


Para dar respuesta a estos problemas, aplícale una crema hidratante especializada para la zona de la barbilla para que actúe como aislante y evite la irritación. Igualmente, sería una buena opción que le colocases un babero que absorba toda su saliva y que evite que su ropa se empape (existen muchos secababas en el mercado) y, por supuesto, sécale la boca, el mentón y el cuello con frecuencia aunque con ligeros golpecitos, sin frotar.


En cuanto a los gases, proporciónale masajes en forma circular en el sentido de las agujas del reloj por su tripita.

Cámbiale de pañal cuando lo necesite y úntale una pomada que te haya recetado el médico si su culete se ha escocido.


Por último, se considera normal que el niño comience a tragar su saliva de forma correcta a partir de los 18 meses, cuando la primera etapa de dentición finaliza. Es en este momento cuando dejará de babear tanto, aunque todavía se le puede caer la baba de vez en cuando hasta los 2 años aproximadamente.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar