×
  • Buscar
Publicidad

¿Cuándo un bebé debe sostener la cabeza?

¿Cuándo un bebé debe sostener la cabeza?

A los recién nacidos hay que sujetarles con mucho cuidado la cabecita ya que los músculos de su cuello no están totalmente desarrollados y no son capaces de sujetarla por sí mismos. Sin embargo, cada día que pasa van cobrando fuerza y, así, en torno a los 6 meses serán capaces de mantenerla totalmente erguida.

Publicidad

¿Por qué no sujetan su cabeza al nacer?


Puede resultar curioso que los bebés humanos no sean capaces de mantener su cabecita erguida, pero esto se debe a que los músculos del cuello son débiles para que la cabeza pueda flexionarse y adecuarse al canal de parto y así salir por el mismo, bastante estrecho. Además, estos músculos no tienen fuerza ni están totalmente desarrollados, esta fuerza la adquieren conforme pasan los meses.


Primero controlará los músculos que sostienen su cabeza, luego los de la espalda y por último sus piernas y brazos. De esta manera, conseguirá poco a poco darse la vuelta, sentarse, gatear y andar.


Desarrollo del control de la cabeza


Al nacer, los bebés no son capaces de levantar su cabeza ni un solo segundo. Por eso, hay que cogérsela con mucho cuidado y sostenerla siempre que se les levante de la cuna ya que ellos solos no pueden y se puede causar algún daño al pequeño.

No te puedes perder ...

Y tambien:


Hacia el final del primer mes de vida ya podrán levantar su cabeza brevemente si lo colocas boca abajo y moverla de un lado a otro.


Entre los 6 y los 8 meses, podrá levantar la cabeza, tumbado boca arriba, durante unos segundos.


Asimismo, hacia los 2 meses podrá mantener erguida su cabeza unos segundos cuando lo lleves en brazos, pero no podrá hacerlo sentado en la silla de auto ni en la mochila portabebés, solo apoyado sobre tu hombro.


Hacia los 3 meses puede levantar la cabeza en un ángulo de 45 grados y mantenerla erguida tumbado sobre su tripa.


En torno a los 4 meses puede mantener la cabeza alineada con el resto de su cuerpo cuando lo levantes. Ya puedes llevarlo en una mochila portabebés normal, no hace falta que lleve adaptador ni que sea fular.


Y hacia los 5-6 meses es capaz de mantener su cabeza erguida y quieta, incluso de flexionarla hacia delante cuando está sentado. Ya puedes empezar a sentarlo en una trona o una silla de paseo normal.


No obstante, tienes que tener en cuenta que este es el desarrollo habitual, pero que alcance estos logros un poco más tarde no implica ningún problema. Solo deberás preocuparte si, por ejemplo, a los 3 meses no levanta ni un poco su cabeza estando boca abajo y no mantiene la cabeza alineada con el resto del cuerpo.


También debes tener en cuenta si tu bebé fue prematuro, ya que en ese caso hay que guiarse por la edad corregida y no por la edad natural.
 

Además, existen muchas causas por las que tu bebé puede estar más retrasado en su desarrollo motriz, incluyendo algunas nada graves como inmadurez de los músculos del cuello o luxaciones en la zona.


¿Cómo ayudarle?


Nunca hay que forzar a los bebés ni obligarles a mantener posturas o a realizar movimientos que no sean capaces de hacer por sí solos, pero sí puedes estimularle con diversos juegos y movimientos sencillos:


1- Colócale boca abajo algunos segundos mientras está despierto desde recién nacido. Por ejemplo, en el cambiador. Eso sí, dale la vuelta enseguida si está incómodo o llora. Esta postura le ayuda a controlar la cabeza y a fortalecer la musculatura del cuello y de la espalda. Puedes aprovechar para darle un masaje y que así esté más a gusto. La postura idónea es con la tripita del bebé pegada a la superficie y los brazos por delante de la cabeza, para que los hombros y los codos estén en línea. Pero recuerda que nunca le debes colocar boca abajo durmiendo.


2- Cuando tenga un par de meses, puedes colocarle boca arriba y, cogiéndole con ambos brazos, tirar con suavidad hacia ti levantándole de la superficie para que tenga que levantar la cabeza. De esta manera, también refuerza la musculatura del cuello que le permitirá el control cefálico.


3- Tener unos hombros bien fuertes también ayudará a tu bebé a tonificar el cuello. Para ello, coloca su chupete en su manita, sujétala y llévala hacia la mano contraria. Vuelve a la posición inicial y repite.


4- Coloca a tu bebé boca abajo sobre un cojín blandito. El tener que buscar el equilibrio e intentar levantar la cabeza estimula sus músculos y huesos cervicales.


5- Coge un juguete de colores llamativos y ponlo delante de sus ojos. Muévelo para que gire la cabeza hacia uno y otro lado buscándolo.


6- Boca abajo, pasa un dedo por su columna. La sensación le hará dar un respingo que también contribuirá a fortalecer su musculatura.


Te puede interesar:

La detección de niños con altas capacidades de manera precoz permite tomar las medidas precisas en el entorno del menor para que éstos puedan alcanzar todo su potencial.


Fecha de actualización: 22-12-2017

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad