• Buscar
Publicidad

¿Cuándo un bebé debe empezar a caminar?

¿Cuándo un bebé debe empezar a caminar?

En torno a los 13 meses la mayoría de los bebés comienza a dar sus primeros pasitos solos, sin ayuda, aunque algunos empiezan a los 11 meses y otros no se sueltan hasta los 15. Siempre que veas que su desarrollo avanza aunque sea de manera más lenta, no debes preocuparte.

Publicidad

Indice

 

¿Cuáles pueden ser las causas para que un bebé tarde en caminar?

Empezar a andar es uno de los hitos de desarrollo que más variación tiene en el tiempo ya que los pediatras consideran que es normal hacerlo entre los 13 y los 18 meses, aunque hay niños que son capaces de andar solos desde los 11 meses. Por lo tanto, es posible que tu hijo mayor fuera más adelantado en este tema y empezara a esa edad, pero tu segundo hijo tenga 15 meses y aún no se haya soltado, lo que puede preocuparte. No obstante, lo normal es que no se deba a ningún problema de desarrollo, sino a alguna de estas causas:

1- Nació un poco antes de tiempo: Aunque tu segundo hijo no sea prematuro, es posible que naciera en la semana 36 o 37, y que esas semanas de antelación se noten ligeramente en su desarrollo. Y si fue prematuro, nacido antes de la semana 36, debes tener siempre en cuenta la edad corregida a la hora de valorar sus avances. Por ejemplo, si nació en la semana 33, le faltaron 7 semanas hasta la 40, por lo que debes restar 7 semanas a su edad actual: 12 meses – 7 semanas = 10 meses y 1 semana.

2- Es un poco más lento en el desarrollo motriz: No todos los niños tienen el mismo progreso en todas las áreas, algunos andan muy pronto y tardan en hablar, o viceversa. Si tu hijo fue más lento para sentarse, girarse o gatear, es normal que le cueste un poco más empezar a caminar.

Solo hay que preocuparse si este progreso es demasiado lento y, por ejemplo, no se mantiene sentado con 10 meses.

3- Es un bebé tranquilo y un poco “vago”: Hay bebés muy activos y enérgicos que no paran ni un segundo desde que nacen. Estos bebés suelen ser más avanzados en temas de motricidad. Sin embargo, aquellos bebés que son más tranquilotes, capaces de pasarse horas sentados con un juguete en el mismo sitio, suelen comenzar a andar más tarde. No es que le pase nada malo, es que no tiene prisa por hacer las cosas y las hace a su ritmo.

4- Es un bebé precavido: Hay niños que no ven el peligro en ningún sitio y se lanzan como locos a intentar andar, se tiran de la cama, saltan de un lado a otro… mientras que otros son más precavidos y, cuando no controlan una situación, prefieren no arriesgarse. Gatean solo por aquellas zonas que vean seguras, caminan bien agarrados a los muebles, si no lo ven claro se sientan, etc. Lo bueno de estos niños es que tardarán un poco más en andar, pero se caerán mucho menos y se harán menos moratones.

5- Tiene miedo a andar: Algunos niños tienen miedo a andar, generalmente porque han tenido una mala experiencia intentándolo. Se cayeron, se hicieron daño y ahora tienen miedo de que les vuelva a pasar. No te preocupes y ten paciencia, acabará andando en cuanto ese miedo se le pase. No le obligues ni le fuerces o será peor.

6- Su anatomía no ayuda: Los niños gorditos o muy altos pueden tener más problemas para dar sus primeros pasos ya que tienen menos equilibrio que uno más proporcionado. No debes hacer nada especial salvo apoyarle y estimularle, desarrollará solo el equilibrio necesario y comenzará a andar.

7- Es un experto gateando: Si el niño tiene muy buena movilidad gateando, es rápido y esta manera de moverse le permite llegar a cualquier sitio, no tendrá tanta prisa ni interés en comenzar a andar.

También es posible que se haya acostumbrado a caminar de la mano de otra persona y no vea necesario soltarla y empezar a hacerlo solo. Si ves que cada vez que quiere moverse os llama y ya no intenta ni gatear, debes ponérselo un poco más “difícil” para que no se malacostumbre y desarrolle su autonomía.

Si tiene más de 18 meses y no camina, consulta a tu pediatra por si pudiera haber algún problema nutricional (la anemia o las intolerancias pueden frenar el desarrollo), psicomotor o de desarrollo que haya que tener en cuenta.


Ejercicios para estimular el aprendizaje

Coloca a tu lado una silla y pon encima una caja con juguetes. Saca uno de la misma y enséñaselo, vuelve a guardarla y espera. El niño tendrá que ponerse de pie para alcanzarlos.

Articulo relacionado: ¿Un bebé puede tomar agua?

Ten cuidado con las caídas fuertes ya que, como hemos dicho, pueden provocarle miedo. Si se cae, no montes un drama. Cógele y, si no se ha hecho nada, sonríe y réstale importancia.

Déjale experimentar y moverse por su cuenta. Si le sobreproteges y te da miedo cualquier cosa que haga, no será capaz de hacer nada por sí mismo.

Andar descalzo (solo con calcetines que no resbalen) es bueno para su estimulación y su aprendizaje.

Aplaude cada progreso que haga y sonríele muy orgulloso.

Nunca le fuerces ni le presiones, debes dejar que avance a su ritmo.

Ponte delante de él con su muñeco favorito y anímale a que dé pasitos hacia ti para cogerlo. No te pongas muy lejos y, en cuanto veas que se tambalea, agárrale para evitar que se caiga. 


Glosario

Moratón

Definición:

La equimosis o moratón es la rotura de vasos sanguíneos dentro de la piel, sin haberse producido una herida que haga salir la sangre fuera del cuerpo. Se produce por un fuerte golpe.

Tratamiento:

Aplicar hielo o gasas frías en la zona morada; nunca directamente sobre la piel, siempre con un paño o bolsa alrededor. Si duele mucho, dar un analgésico. Si con los días el moratón no disminuye ni cambia de color (de morado a verde-amarillo), acudir al médico.

Fecha de actualización: 16-11-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×