¿Cuándo debe sentarse un bebé?

¿Cuándo debe sentarse un bebé?
comparte

Para los papás es tan importante la salud de sus hijos como los hitos que alcanzan ya que estos pueden mostrar si existe algún problema de desarrollo o no. Sin embargo, en la mayoría de los casos que nuestro hijo consiga sentarse o gatear más tarde no significa que tenga ningún problema, simplemente que su ritmo es diferente.

Por eso, no conviene obsesionarse con la edad a la que tu bebé alcanza sus hitos de desarrollo ni hay que compararle constantemente con sus hermanos mayores, tus vecinos o sus compañeros de guardería.


Oirás esta frase muchas veces, pero es que es algo fundamental que debes grabar a fuego en tu mente: “Cada niño tiene un ritmo de desarrollo y hay que respetarlo”. Eso no significa que no puedas, y debas, estimular a tu bebé para favorecer su aprendizaje y potenciar vuestro vínculo, pero no debes obsesionarte con su desarrollo ni pasarte el día leyendo artículos sobre a qué edad debe empezar a sentarse o a andar.


Y es que si te fijas en las tablas de desarrollo que usan los pediatras los rangos de edad son bastante amplios. Por ejemplo, a la hora de sentarse, es normal que un bebé lo haga a los 5 meses, pero también que no consiga sentarse solo, sin apoyos y sin caerse hacia los lados hasta los 8 meses. Por lo tanto, tan normal es que tu bebé lo haga a los 5 meses como a los 7. Tiene que darte igual que el hijo de Fulanita ya se siente y el tuyo no, eso no significa que sea mejor ni más listo. Simplemente, tiene más motricidad gruesa, más fuerza en la parte superior del cuerpo o más interés ya que muchos bebés son más lentos en su desarrollo porque son felices tal y como están y no tienen prisa por seguir explorando sus capacidades.

No te puedes perder ...


Así que dale tiempo, apóyalo con divertidos ejercicios de estimulación y no te obsesiones. La clave del desarrollo motor es la libertad, es decir, dejar que sea el bebé el que alcance de forma natural cada hito sin forzarle. A los bebés no hay que “enseñarles” a sentarse, sino estar cerca, apoyarlos y darles la libertad para que lo consigan solos cuando estén preparados. Además, colocarlo antes de tiempo en posturas que no ha logrado él solo o mantenerle mucho tiempo sentado si aún no está preparado puede causarle ciertos daños como problemas en la musculatura dorsal que repercuta en futuros movimientos, posturas inadecuadas u obligarle a saltarse pasos previos en el desarrollo.


Por lo tanto, permite a tu bebé que siga su propio desarrollo, estimulándolo y apoyándolo, pero nunca forzándolo.


No obstante, si te preguntas cuándo debe empezar a sentarse un bebé, estas son las pautas medias de desarrollo:


 - Entre los cuatro y los seis meses ya tendrá fuerza suficiente para levantarse él solo pero le costará mantener el equilibrio, con lo que se echará hacia delante apoyando las manos en el suelo para sostenerse.


- Entre los cinco y ocho meses, la mayoría de bebés consigue sentarse solo durante unos minutos, sin apoyos ni ayuda, aunque enseguida se caerá hacia los lados.


- Pasados los siete u ocho meses perfeccionará la técnica y conseguirá sentarse cada vez durante más tiempo, hasta que no se caiga y pueda, desde esa postura, coger juguetes que estén a su alcance y jugar.


- Pasados los nueve meses aprenderá a moverse sentado con más agilidad e incluso a darse la vuelta y combinar ambos movimientos para empezar a gatear o a arrastrase.


Divertidos juegos estimulantes


Como decíamos, no tienes que llevar a cabo estos juegos para conseguir que tu hijo sea el primero en sentarse, sino para estimular su desarrollo pasando un rato juntos, lo que también ayudará a fortalecer vuestro vínculo. Debes ser siempre algo divertido para el niño, si le ves cansado o molesto, para. Elige además un momento en el que el niño no tenga ni hambre ni sueño.


- Colócalo de espaldas a ti, con su espalda apoyada en tu pecho y mirando hacia la calle para ver el mundo. Explícale lo que veis y lo que estáis haciendo o cántale una canción.


- Existen muchos juegos que puedes hacer con tu niño sentado en tus rodillas, mirando hacia delante o hacia detrás, que le encantarán, como el “aserrín, aserrán” o “al paso, al trote, al galope”.


- Tumbado boca arriba en el suelo, encima de una superficie acolchada pero firme, cógele de las manos y tira con cuidado hacia ti para levantar su cuerpo.


- Otra opción es tumbarle boca arriba sobre una mantita o tolla y, tirando de los extremos con cuidado, hacerle rodar hacia los lados.


- Colócale boca abajo con juguetes cerca para que intente alcanzarlos y fortalezca su musculatura.


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una calculadora de síntomas de altas capacidades que arroja como resultado qué porcentaje de ajuste muestra a los síntomas típicos que tienen los niños con altas capacidades según su edad.


Fecha de actualización: 02-03-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>