×
  • Buscar
Publicidad

¿A qué edad empiezan las rabietas?

¿A qué edad empiezan las rabietas?

Las rabietas son algo con lo que todos los papás deben lidiar alguna vez en su vida, pero debes saber que esto es parte natural del desarrollo de tu hijo desde los 12 meses, aproximádamente.

Publicidad

No te puedes perder ...

Y tambien:

Tal vez todavía no haya llegado el momento de que tengas que lidiar con una rabieta, pero eventualmente llegan y a veces en la situación que menos te esperas, por ello es necesario que sepas más sobre este tema para estar preparado.

 

 

El llanto del bebé

 

Cuando tu hijo llegó a este mundo sólo sabía comunicarse contigo por medio del llanto, por eso es normal que llorara a menudo para indicarte que algo le pasaba. El bebé puede tener hambre y comenzar a llorar para que su mamá le dé pecho, también es probable que el pequeño se sienta incómodo por haberse hecho del baño, incluso va a llorar cuando se siente mal o algo le lastime.

 

Durante esta etapa es normal que el bebé llore ya que lo que necesita lo tiene que pedir porque no lo puede obtener de manera independiente, y es la única manera que tiene de conseguirlo.

 

Es importante que tengas en mente lo anterior para que nunca pienses que el llanto del bebé es simplemente un berrinche, ya que todavía tiene que crecer mucho para que llegue a la época de las rabietas.

 

Te recomendamos que pongas atención a las necesidades básicas de tu hijo para que sepas identificar qué es lo que pide con su llanto. Verás cómo cada vez te resulta más sencillo.

 

 

¿Qué es una rabieta?

 

Antes de pensar en que tu hijo está teniendo una rabieta es necesario que sepas si realmente eso está pasando, aunque si se encuentra dentro de la primera infancia es probable que así sea.

 

Una rabieta es un comportamiento que puede tomar el niño ante alguna situación en la que se siente inconforme. Esto puede ser algo irritante para los papás en las primeras ocasiones o si no saben qué hacer ante una.

 

A las rabietas también se las llama berrinches, y suelen presentarse en personas que les cuesta tener control sobre sus emociones ante una situación de estrés, por lo que son habituales en niños que están desarrollando esa habilidad.

 

 

¿A qué edad comienzan las rabietas?

 

Los berrinches suelen comenzar cerca del primer año de vida, aunque recuerda que todos se desarrollan distinto y pueden presentarse un poco antes o después.

 

Esta etapa puede empeorar cuando el niño tiene 2 años cumplidos y más habilidades desarrolladas, puesto que ahora puede ser más insistente con el berrinche por la comprehensión que ha logrado desarrollar.

 

No te desesperes ya que, como dijimos anteriormente, esto es solo una etapa que debes aprovechar para educar a tu hijo, por lo que cerca de los 4 años de edad vas a notar que las rabietas disminuyen.

 

 

¿Cómo actuar ante un berrinche?

 

Cuando una rabieta se presenta es necesario que controles tus emociones, ya que con la cabeza fría puedes pensar mejor.

 

Evita enojarte con tu hijo cuando ocurra el berrinche, ya que puedes perder la capacidad racional lógica y no sabrás cómo controlar la situación.

 

Tienes que saber que los golpes no son la solución para ningún castigo o llamada de atención que apliques a tu hijo, esto sólo puede empeorar la situación y crear algún trauma en el pequeño.

 

Ante la primera rabieta es importante que además de distinguirla, no cedas ante la necesidad del niño, puesto que así el pequeño va a creer que cada vez que haga una rabieta puede obtener lo que quiera.

 

Un método para controlar la situación es hacer que tu hijo se distraiga, por lo que puedes cambiar su ambiente o robar su atención con algo que sepas que al niño lo puede distraer, como una actividad o un gesto chistoso.


Fecha de actualización: 16-04-2018

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.