×
  • Buscar
Publicidad

¿Qué biberón comprar?

¿Qué biberón comprar?

A la hora de comprar un biberón para tu bebé debes tener en cuenta muchas cosas: la edad del pequeño, el tamaño del biberón que necesitas, el material, si requieres que tenga alguna característica especial (anticólicos, antirreflujo, etc.).

Publicidad

Indice

 

¿Cuál biberón es el mejor?

¿Estás indeciso sobre cuál es el biberón más adecuado para tu hijo? Te damos las claves para acertar:

1- Edad del bebé: Cada biberón está pensado para una edad, no son iguales los biberones para recién nacidos que los que necesita un niño de 12 meses para tomar la papilla.

2- El material: ¿Vidrio o plástico? La gran pregunta que se hace la mayoría. La respuesta depende más bien de la edad del niño ya que cada uno tiene sus ventajas. Los biberones de vidrio son más higiénicos ya que no quedan restos de leche y son más resistentes a los cambios de temperatura, por lo que son más recomendables para lactantes.

No te puedes perder ...

¿Qué puedo darle a mi bebé con cólicos?

¿Qué puedo darle a mi bebé con cólicos?

Se considera como cólico cuando tu bebé lactante llora por mucho tiempo. Esto no es algo de lo que se encuentre enfermo tu pequeño, ni afectará la salud del mismo. Sin embargo, es una situación complicada tanto para el bebé, como para los padres. Es por ello que debes conocer sus causas y cómo ayudar a tu bebé con cólicos.

Y tambien:

Sin embargo, los de plástico son una mejor opción cuando el bebé es mayor y puede agarrar él solo el biberón ya que no se rompen si se caen. Su inconveniente es que con el uso se rayan, opacan y afean antes, además de que las bacterias pueden quedar alojadas en sus porosidades con lo que hay que cambiarlos cada 4 meses.

3- El tamaño: Hay biberones desde 90 hasta 340 ml. Compra aquel que se adecúa a la cantidad de leche que le das a tu bebé. Los más pequeños para las primeras semanas y, a medida que coma más, vas cambiando de biberón.

4- Para los lactantes menores de 6 meses se recomienda comprar biberones especiales anticólico o antirreflujo, que evitan los molestos cólicos y facilitan la digestión. El sistema anticólico se consigue por medio de válvulas que hacen que el aire penetre en el biberón en lugar de ser ingerido por el bebé, llenando así el vacío y permitiendo que el pequeño se alimente de manera cómoda y mantenga el ritmo de succión sin pausas.

5- El cuello del biberón es mejor que sea ancho, ya que permite que se limpie mejor y preparar la mezcla más fácilmente.

6- La tetina: Generalmente las tetinas y los biberones se compran juntos. Si no es así o quieres cambiar de tetina por el motivo que sea, compra mejor una de la misma marca y modelo para que ajuste perfectamente. Además, asegúrate de que su tamaño es adecuado para la edad de tu bebé. En cuanto a su material, las de caucho se reblandecen antes y se deben cambiar más a menudo, pero las de silicona pueden resultar incómodas, las de látex son suaves y elásticas, les ofrecen una sensación cómoda durante la succión y son perfectas para pasar del pecho al biberón y viceversa… Deja que sea tu hijo quien decida con cuál se siente más a gusto.

7- Otras características a tener en cuenta: que sea fácil de limpiar, resistente, sin materiales tóxicos, ergonómico, etc.
 

¿Cuántos biberones tengo que comprar?

Si tu bebé se alimenta exclusivamente con el biberón hará un mínimo de 7 o 10 tomas diarias (sin contar otros líquidos que no son leche para los que también utilizará el biberón). Sería interesante disponer de media docena de biberones.

Utiliza al menos dos biberones para las tomas de leche diarias, así evitarás tener que estar lavando y esterilizando los biberones constantemente. Mantén al menos un biberón de reserva, usa otro para el agua y los dos restantes para el agua, las infusiones o las medicinas.

Si piensas usar el biberón ocasionalmente, sólo necesitarás un par de ellos (que deberás tener siempre a mano) para la leche, las infusiones o las medicinas.
 

¿Cuándo se deben reemplazar los biberones?

Esto dependerá de la frecuencia con la que uses los biberones, pero en cualquier caso será necesario reemplazarlos cuando el plástico o el vidrio con el que están hechos se rayen, se desgasten o se agrieten.

También hay que estar vigilando el estado de las tetinas para sustituirlas por otras nuevas. Se recomienda cambiarlas cuando se vean deterioradas, deformadas o cuando el flujo de salida de la leche ya no sea suficiente para el bebé (la tetina debe adaptarse con el crecimiento del niño).

También habrá que estar atento a cuando sea necesario sustituir el tamaño del biberón por otro mayor. Los bebés suelen cambiar el tamaño de sus biberones y tetinas cada trimestre del crecimiento.
 

¿Hay algún tipo de recomendaciones de seguridad?

La preocupación de los padres sobre los contenidos químicos de los biberones de plástico (en especial el bisfenol A BPA) hizo aumentar el interés sobre los biberones de vidrio o materiales alternativo (silicona o acero inoxidable). Desde el año 2012 la Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos ha prohibido el uso de bisfenol A en la fabricación de biberones infantiles.

La Academia Estadounidense de Pediatría hace una serie de recomendaciones para reducir el contacto de los niños con las sustancias químicas de los plásticos:

- Lo mejor es evitar el uso de plásticos, en la medida de lo posible.

- Si tienes que usar productos de plástico, evita los que tengan los códigos de reciclaje 3 (ftatos), 6 (estireno) y 7 (bisfenoles) a no ser que en la etiqueta aclare que son de origen biológico.

- Si usas productos plásticos no los expongas al calor, los plásticos pueden liberar sustancias químicas. No hiervas biberones de plástico, tampoco los calientes en el microondas o laves en el lavavajillas.

- Inspecciona con frecuencia los biberones para asegurarte de que no tengan rajaduras ni grietas en las que se puedan albergar bacterias. Revisa también las tetinas, si están pegajosas o decoloradas indican la deterioración del material, mientras que las tetinas agrietadas pueden ser peligrosas ya que el bebé puede morderla y corre el riesgo de asfixiarse con los pedacitos.

- Es raro que un biberón se retire del mercado, pero a veces sí que ocurre. Verifica en la página de la Comisión de seguridad de productos de consumo para comprobar si los biberones de tu bebé se han tenido que retirar del mercado.


Te puede interesar:

No es recomendable fijar cantidad de leche para biberón para un bebé de 4 meses. En este sentido, es preferible que la alimentación sea a demanda lo que significa que se debe dejar al propio bebé que consuma la cantidad de leche precisa para satisfacer sus necesidades.

Fuente:

Guía de lactancia materna, Asociación Española de Pediatría. http://www.aeped.es/sites/default/files/7-guia_baleares_esp.pdf

Fecha de actualización: 11-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.