Las compras para el bebé

Las compras para el bebé
comparte

Llega la hora de ir de compras para adquirir los principales productos que necesitará tu bebé, y te vuelves loca ante las múltiples características de cada uno de ellos. ¿Chupetes de tetina fisiológica o anatómica? ¿Moisés o cuna directamente? ¿Qué silla de seguridad será la mejor? Intentaremos resolver tus dudas con una serie de consejos

Productos para el bebé que no debes reutilizar

Productos para el bebé que no debes reutilizar

Cuando vas a tener un niño, es normal que tus familiares o conocidos te presten ciertos productos para así no tener que gastar tanto dinero en lo necesario para el bebé; o que aproveches cosas de tu hijo mayor para el segundo. Sin embargo, hay ciertos objetos que no se deben reutilizar por diferentes motivos.

Cuna

 

- Es recomendable que en los primeros meses la cuna para el bebé sea pequeña para que se sienta cobijado. Hasta los 3-4 meses es mejor que duerma en un moisés.

 

- Ten en cuenta el espacio del que dispones en la habitación a la hora de elegir su tamaño.

 

- Lo primero es verificar que tenga suficiente estabilidad y firmeza, para no correr el riesgo de que se dé la vuelta.

 

- La seguridad es fundamental en una cuna. Ésta debe contar con barrotes altos, con un espacio entre ellos adecuado y de un material que no sea tóxico si lo chupa ni muy duro por si se golpea. La altura mínima debe ser, desde el somier hasta la parte alta de la cuna, de 60 centímetros, y la resistencia de éste debe ser mayor a la de un niño saltando sobre él. La distancia entre cada uno de los barrotes debe ser de 6 a 10 centímetros como máximo, para impedir que la cabeza del bebé quepa entre ellos.

 

- Los cantos han de ser redondeados y las superficies suaves. Si tiene ruedas, debe contar con frenos en las cuatro patas.

 

- También es importante elegir una cuna cuyos tornillos y piezas de ajuste estén en el exterior o revestidos, para que el niño no pueda manipularlos y llevárselos a la boca.

 

- El colchón debe ser fino y duro y exactamente adaptado a las medidas de la cuna, de modo que no quede espacio entre él y el armazón, porque una pierna o una mano del niño puede quedar atrapada.

 

Cambiador

 

- Debe ser lo suficientemente alto como para que no tengáis que agacharos al cambiar al niño (¡pensad en vuestra espalda!).

 

- Asimismo, la parte donde se deja al bebé debe contar con una elevación en los laterales para que al moverse, no se caiga.

 

- Atención con los materiales del colchón: debe ser lavable, no tóxico y resistente para que no se destroce con los continuos movimientos del niño (y no se lo pueda tragar).

 

- Si cuenta con varios cajones y apartados, podrás aprovecharlo de cómoda para guardar su ropita, sábanas, cremas, etc.

 

- El diseño y el tamaño también es importante, ya que ocupará bastante sitio en el cuarto del pequeño.

 

Biberón

 

- Ten en cuenta la edad, existen biberones adaptados según los meses del pequeño, sobre todo en lo que respecta a la tetina: prematuros, de recién nacido hasta los 6 meses, de los 6 meses al año, etc.

 

- Durante los primeros meses es recomendable usar un biberón con sistema anticólicos y anti-regurgitación.

 

- Los biberones tienen que ser prácticos y funcionales, que se puedan higienizar fácilmente y que sean resistentes a los golpes.

 

- Desecha aquellos biberones fabricados en policarbonato que contengan bisfenol A, el resto serán seguros y muy prácticos siempre que estén avalados por la Unión Europea.

 

- En cuanto a si es mejor vidrio o plástico, los primeros son más higiénicos ya que los residuos de la leche no se quedan adheridos, la limpieza resulta mucho más fácil y resisten los cambios de temperaturas. El único inconveniente que presentan es que se rompen si caen al suelo, por lo tanto son ideales para los primeros meses de lactancia del niño. En cuanto a los segundos, no se rompen y resisten altas temperaturas por lo que se pueden esterilizar con tranquilidad. El inconveniente que presentan es que con el uso y los lavados se rayan y opacan, lo que genera unas pequeñas porosidades que acumulan bacterias, por eso hay que cambiarlos cada 3 meses.

 

Chupete

 

- Tiene que tener el borde redondeado y una base grande para que el bebé no se lo pueda introducir entero en la boca.

 

- La forma debe ser similar a la del paladar del niño, ergonómica y flexible; asimismo, tiene que tener orificios de aireación para que el bebé respire mejor y que la saliva no se obstruya.

 

- A cada edad le corresponde un chupete diferente, las tetinas de éstos varían de tamaño adecuándose a cada etapa de la vida del bebé.

 

- Hay que optar por las tetinas que no le hagan abrir demasiado la boca, la longitud ideal es de 3,3 cm como máximo.

 

- La superficie de la tetina que está en contacto con el paladar del bebé debe ser lo más similar posible a la lengua y no debe ejercer mucha presión.

 

- El material tiene que ser resistente, no tóxico y antialérgico.

 

- Hay que controlar que la anilla del chupete esté siempre sujeta al escudo y que la cadenita que se sujeta a ella no sea tan larga como para que se puede asfixiar con ella.

 

Silla de paseo

 

En líneas generales se observan dos tendencias a la hora de escoger una silla de paseo. Hay padres que compran las tres piezas en una (trios): silla, capazo y sillita para el automóvil (grupo 0+). Unas sencillas comprobaciones nos permitirán conocer el nivel de seguridad que ofrece la silla que queremos comprar.

 

- Comprobar que el producto está marcado con la norma europea EN 1888: 2003.

 

- Observar que la silla posee un sistema de retención ajustable con una correa entrepiernas.

 

- Comprobar que los cierres y hebillas son resistentes y pueden abrocharse fácilmente.

 

- Activar el dispositivo de estacionamiento de la silla y verificar que el vehículo se mantiene en una posición inmóvil.

 

- Comprobar que la silla tiene al menos dos mecanismos de bloqueo para evitar su plegado mientras el niño está en la silla. Accionar los mecanismos.

 

- Desplegar la silla y comprobar que al menos uno de los mecanismos de bloqueo se engrana automáticamente para evitar los riesgos derivados de un despliegue incompleto. En ocasiones la silla da la impresión de estar lista para su uso y al colocar al niño ésta se pliega sobre él. Si uno de los mecanismos de bloqueo se engrana automáticamente al desplegar la silla se evitaría en parte estas posibles situaciones.

 

- En el caso de que las sillas o capazos se puedan colocar en el coche hay que tener en cuenta que debe cumplir obligatoriamente con el reglamento ECE R-44/03. Busca una etiqueta de color naranja, en la que se incluyen datos como el grupo de peso del niño, el número de identificación y el distintivo de la homologación.

 

Capazo o silla de auto

 

El capazo está destinado solamente a niños que no pueden sentarse o girarse solos o empujarse con sus manos y rodillas, y que tengan un peso máximo de 9 kg. Los capazos, a diferencia de los moisés, presentan asas para su transporte. Algunos de ellos pueden ser utilizados también sobre un soporte, que permiten elevarlo.

 

La silla de seguridad del grupo 0+I puede utilizarse hasta los cuatro años (concretamente hasta los 18 kg). Se instala de espaldas a la carretera hasta los 13 kg y de cara hasta los 18 kg.

 

Lo recomendable es un capazo de seguridad, a ser posible de cinemática inversa durante los dos/tres primeros meses, especialmente si el bebé es pequeño o prematuro, y si se utiliza el automóvil en trayectos largos.


 

1. Elige la sillita dependiendo del tamaño (edad) y peso del niño.

 

2. Comprueba que la sillita es compatible con tu coche y que está homologada de acuerdo con la normativa vigente.

 

3. Ten en cuenta que las sillas de segunda mano podrían tener pequeños desperfectos, restando seguridad y efectividad al producto.

 

4. Comprueba en el manual de tu vehículo qué sistemas de anclaje permite.


Fuente:

AIJU

Redacción: Lola García-Amado

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×