×
  • Buscar
Publicidad

¿Puedo congelar la leche materna? ¿Cómo?

¿Puedo congelar la leche materna? ¿Cómo?

Una vez extraída la leche puede mantenerse a temperatura ambiente, en el frigorífico o en el congelador, lo que determinará el tiempo de almacenamiento.

Publicidad

Indice

¿Cómo almacenar correctamente la leche materna extraída de manera óptima?

No se debe almacenar la leche en la puerta del frigorífico, ya que la temperatura es menos estable. La leche se conserva 8 horas a temperatura ambiente inferior a 26 ºC, aunque lo ideal es que no pasen más de 4 horas. En un refrigerador se mantiene sin problemas 3 días, y en el congelador dentro de la misma nevera, 2 semanas. En un congelador tipo combi se conserva 3-4 meses y en un congelador separado, tipo comercial con temperatura constante de -19 ºC, 6 meses o más.

La congelación, en recipientes de plástico duro o en bolsas especiales para este uso, precisa del etiquetando de cada envase con la hora y la fecha de recogida. Se debe llenar cada recipiente con unos 50 ml, para que puedas organizar las tomas de tal modo que descongeles 50 ml y si sigue con apetito, prepares los siguientes 50 y así desperdiciar el mínimo de leche posible. La leche que haya sobrado se puede refrigerar y consumir en las siguientes 24 horas. Si la saliva del bebé toma contacto con la leche no se podrá guardar para tomas posteriores.

Para descongelar la leche la puedes sacar la noche antes del congelador y dejarla en la nevera, o inmediatamente se puede poner bajo un chorro de agua caliente o dejarlo unos minutos dentro de otro recipiente con agua caliente.

Se debe calentar al baño María. No se debe hervir ni poner en el microondas, basta con llevarla a temperatura ambiente, que es como sale de nuestro cuerpo.

Como es difícil saber qué cantidad va a tomar el bebé y a fin de no desperdiciar la leche materna, es conveniente mantener ésta en un recipiente distinto del que se lleva a la boca el bebé. Se empieza por ofrecer al bebé pequeñas cantidades en el recipiente de elección (vaso, cuchara, jeringa, biberón) y si quiere más, se va rellenando del recipiente que se ha descongelado, de modo que la leche del recipiente principal no entre en contacto con la saliva del bebé. Así se podrán guardar las cantidades que el bebé no haya tomado para la próxima oportunidad ya que, siempre que no haya estado en contacto con la saliva del bebé, la leche descongelada puede mantenerse refrigerada durante 24 horas.

No te puedes perder ...

Y tambien:



Recomendaciones generales para congelar la leche materna 

- Lávate las manos de manera adecuada antes de extraer la leche.

- Usa recipientes bien lavados (lávalos con agua caliente y jabón) y aclarados, si no en el lavavajillas.

- Usa leche fresca (no congelada) siempre que sea posible

- Congela la leche lo antes posible si estás seguro de que no la vas a usar antes de 3 días

- Si no la puedes congelar inmediatamente después de ser extraída, guárdala en la nevera lo antes posible, hasta que la congeles o uses.

- Guarda la leche en pequeñas cantidades (50 ml) para descongelar lo que el niño vaya a tomar inmediatamente.

- Etiqueta los recipientes de leche congelada con la fecha.

- Intenta ir descongelando siempre la leche más antigua.

- Una vez descongelada la leche, remuévela bien. Puedes mezclar para una misma toma leche extraída en distintas fechas.

- No añadas leche caliente a un recipiente que contenga leche congelada.

- Guarda la leche en la parte posterior del congelador. Allí es donde la temperatura está más constante.

- Ten en cuenta que los líquidos al congelarse aumentan de tamaño, no llenes la bolsa o el recipiente del todo, como mucho ¾.

- No utilices recipientes de cristal o que no cierren herméticamente, así evitarás que puedan reventar o que se derrame el contenido.

- Utiliza recipientes o bolsas aptos para la conservación de la leche materna. Estos la mantendrán bien aislada y no contendrán sustancias nocivas para tu bebé (como BPA).

- Consulta siempre la tabla de conservación de la leche materna para evitar tener que tirar leche que ya no sirve.

 

Conservación de la leche materna para usar en casa


 

Tipo de leche materna

Temperatura ambiente

Nevera

Congelador

Recién extraída en un recipiente cerrado

6-8 horas (a 25°C o menos)

3-5 días  (4° o menos)

2 semanas en el congelador de la nevera

Previamente congelada, descongelada en la nevera pero sin calentar ni usar

 

4 horas o menos (hasta la próxima toma)

 

 

24 horas

 

 

No volver a congelar

Descongelada fuera de la nevera, en agua caliente

Sólo hasta que se termine la toma

4 horas o hasta la próxima toma

 

No volver a congelar

La que sobra de la toma

Sólo hasta que termine la toma, después hay que desecharla

 

Desechar

 

Desechar

 

¿Es normal que la leche almacenada se separe en dos capas?

Es algo totalmente normal. La separación de la leche materna en dos capas se debe a su gran proporción de lípidos (grasas). Los lípidos “no son muy amigos” del agua y, al congelarse, se separan en su propia capa. Esto es algo parecido a cuando mezclas agua con aceite.

Este cambio visual no significa que la leche haya perdido sus propiedades ni que no esté bien conservada. Es algo totalmente normal, tu bebé la puede tomar sin problema. Para que la leche vuelva a su estado original solo tendrás que agitar suavemente el recipiente antes de alimentar a tu bebé.
 

¿Es normal que la leche almacenada tenga un olor extraño?

Puede que notes que a veces la leche almacenada tiene un olor ligeramente distinto. Es algo de lo que no tienes que preocuparte, es normal. Si has seguido las pautas de extracción y conservación tu leche no tendría que tener ningún problema, estaría en buenas condiciones.

En cambio, si el olor que tiene la leche materna es muy fuerte, ha sufrido un cambio de color importante o presenta grumos, lo mejor es ser precavidos y tirarla. Lo más importante es cuidar el bebé. Si tienes alguna duda de este tema lo mejor es que consultes con tu médico o con un asesor de lactancia.


Te puede interesar:

La cantidad de leche de biberón para un bebé de 4 meses debe ser definida por el propio bebé tal y como se hace con la lactancia materna, que es a demanda. De esta manera, el bebé se regula en función de las necesidades de cada momento.

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.