La técnica Marmet para la extracción de leche

La técnica Marmet para la extracción de leche
comparte

Existen dos formas principalmente de extraerse la leche durante la lactancia materna: automática o manual. La mejor manera de hacerlo depende de cada mujer, de su destreza con cada una de las técnicas o de las circunstancias concretas en las que se encuentre.

Para realizarlo automáticamente tenemos a nuestra disposición máquinas extractoras que funcionan de forma mecánica o eléctrica. Muchas mujeres prefieren esta opción ya que gracias al fácil manejo de estos aparatos pueden sacarse leche sencillamente y sin apenas esfuerzo.

Otras por el contrario reconocen desenvolverse mejor si lo hacen solo con sus manos. De hecho hasta hace bien poco, era la única forma de llevarlo a cabo. Y es que, una vez aprendida la técnica, la extracción sin intermediación de aparatos tiene numerosas virtudes.

Como decimos, la extracción manual tiene una serie de ventajas sobre los sacaleches: es gratis, es accesible siempre, es natural, es ecológica, es más estimulante, más eficaz, etc. pero también hay que reconocer que al principio resulta difícil captar los movimientos exactos y una mala técnica puede acabar dañando el pecho o el pezón.

Por ello para sacar de forma manual cantidades suficientes de leche se precisa dominar la técnica y para esto es necesario tiempo y varias sesiones de ensayo.

Deberás intentarlo muchas veces hasta que lo logres, razón por la cual no se recomienda iniciarse el día antes de necesitar la leche. Si tienes previsto separarte de tu bebé y quieres almacenar la leche comienza a practicar cuanto antes. Las prisas son incompatibles con el aprendizaje de este método.

Guía europea para la seguridad de los niños

Guía europea para la seguridad de los niños

Según estudios de la Base de Datos de Lesiones de la UE (EU Injury Data Base), cada año “en los países de la Unión Europea (UE), aproximadamente 19.000 niños menores de 14 años, sufren lesiones”. Por eso, la Asociación Española de Pediatría (AEP) y la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) han colaborado con la Alianza Europea para la Seguridad Infantil en la preparación de la “Guía de Productos Seguros para Niños: productos potencialmente peligrosos”.

Lo más importante es lograr una secreción eficiente de leche, y esto puede conseguirse con la técnica Marmet.

¿En qué consiste?

Este método fue desarrollado por Chele Marmet, madre y asesora de lactancia que necesitó sacarse leche de forma rápida y eficaz durante un periodo largo de tiempo. Ante las dificultades que encontró, ideó una forma de favorecer el reflejo de eyección (la bajada de leche) y aumentar así la producción láctea. La técnica es una combinación de masajes y estimulación, imitando, en la medida de lo posible, los movimientos que realiza el bebé al succionar.

Técnica Marmet

En primer lugar prepara el ambiente. Este debe ser tranquilo, relajante y cómodo. Consigue un recipiente estéril donde recoger la leche y lávate las manos. Ya puedes empezar.

Para sacarte leche según Marmet deberás alternar masajes y extracción con cada pecho, hasta lograr una cantidad suficiente de leche.

Masajes. Esta fase consta de 3 partes: Masajear, acariciar y agitar.

Masaje: Realízate masajes presionando con las yemas de los dedos hacia la pared torácica, dibujando pequeños círculos por todas las zonas del pecho en dirección a la areola. De esta forma se estimulan las células que producen la leche y se prepara y se drenan los conductos y los depósitos lácteos.


Caricias: A continuación acaríciate el pecho con los dedos en dirección al pezón. Las caricias deben ser suaves, como cosquillas. Esto te relajará y estimulará el reflejo de eyección.


Agitación.Inclínate hacia delante y sacude ligeramente tus pechos. La gravedad favorecerá la bajada de la leche. Por último presiona suavemente el pezón para fomentar la salida de leche.

 

 

Extracción. La fase de extracción cuenta con varios pasos, que deberán repetirse de forma rítmica:

1. Coloca los dedos pulgar e índice formando una C, a una distancia de entre 2,5 y 4 cm de la areola. De esta manera el pulgar debe estar situado a las 12 en punto y el índice a las 6. El resto de la mano no debe formar una copa ni agarrar el pecho. Evita también presionar el pezón con los dedos.

2. Lleva el pulgar y el índice hacia ti, es decir, empujando hacia las paredes torácicas. Si el pecho es muy grande será preciso levantarlo previamente y luego presionar.

3. Después aprieta hacia la areola tirando ligeramente hacia delante, sin estrujar el pezón. Con este movimiento se comprimen  y se vacían los conductos y las reservas de leche sin dañar el pecho. Verás cómo empieza el primer goteo.

4. En ese momento libera la presión y rota los dedos pulgar e índice para vaciar otra zona. Comprobarás cómo ahora sale el flujo de leche con más presión.

 5. Repite desde el punto 2 hasta que el flujo disminuya y cambia de pecho.

Conociendo cómo llevar a cabo masajes y extracción, sigue esta secuencia propuesta por Marmet:

- Masajea, acaricia, agita.

- Extrae durante 5 o 7 minutos

- Masajea, acaricia, agita.

- Extrae durante 3 o 5 minutos

- Masajea, acaricia, agita.

- Extrae durante 2 o 3 minutos

Cambia de pecho y repite pasos anteriores.

No emplees más de 20 minutos en los dos pechos.

Este patrón sirve para favorecer la producción de leche, por lo que estos tiempos deben seguirse siempre que no salga leche o no domines la técnica. En los casos en los que el suministro está establecido o la mamá tiene la destreza suficiente para extraerse manualmente, debe guiarse por el flujo de leche y cambiar según este vaya disminuyendo.

Foto: Free Digital Photos.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×