• Buscar

¿Existen los antojos en la lactancia?

¿Existen los antojos en la lactancia?

Es mucho más típico (no cabe duda alguna) eso de los antojos en el embarazo, que si necesito una pizza, que si ahora me ha dado por una bolsa de patatas fritas o que si me puedes traer, por favor, un bote de pepinillos… Os suena ¿no? A vosotras sí, y a vuestras parejas seguro que también.

Publicidad

Índice

Articulo relacionado: Cuidados del pecho en el embarazo

 

¿Existen los antojos en la lactancia?

Décadas atrás, las mujeres en el embarazo y lactancia tenían una visión cultural de un momento de relajación en cuanto al terreno de la nutrición y los hábitos saludables se refiere. Algunos profesionales de la salud se aprovechaban de ello y consentían a las mujeres, afirmando que era el momento para sucumbir ante los antojos y darle rienda suelta al gusto.

Sin embargo, conforme la ciencia avanza en el conocimiento, se sabe que existen algunas condiciones maternas específicas, no favorables durante este periodo (particularmente la obesidad y el aumento de peso excesivo durante el embarazo y el periodo de lactancia), que se asocian con un alto peso al nacer, obesidad y alteraciones en el metabolismo de la glucosa en niños y más tarde, en adultos, con un mayor riesgo cardio-metabólico.

Hoy sabemos que la dieta y el estilo de vida de la mujer lactante son factores determinantes e importantes de la salud, tanto de ella como del bebé, comenzando incluso antes de que la mujer esté embarazada. La investigación actual apunta a que los primeros 1.000 días de vida son cruciales para la prevención de la enfermedad en la edad adulta de este nuevo ser humano. Y, aunque tradicionalmente los antojos se han atribuido a carencias nutricionales de la mujer embarazada, hoy en día esta idea se ha desechado casi por completo, pero es cierto que, en ocasiones, la madre nota que necesita comer algo dulce, y esas apetencias coinciden justamente con bajadas de glucosa.

No obstante, lo que afirman las actuales teorías tiene más que ver con los cambios hormonales que con otra cosa. Dichos cambios son los que provocan a su vez modificaciones en el gusto y en el olfato, y también la ansiedad que a menudo acarrea la gestación y, a pesar de no ser peligrosos, hay que tener cuidado y no abusar de determinados alimentos como el chocolate, los dulces o la bollería industrial, por ejemplo, porque pueden producir desequilibrios nutricionales.

La lactancia materna exclusiva, por su parte, lo que si puede, en muchas ocasiones, es dar mucha sed a las mujeres que han dado a luz hace poco tiempo porque se pierden muchos líquidos en la lactancia materna. Y lo que sí está claro es que la lactancia materna está directamente relacionada con la alimentación por lo que los antojos en la lactancia existen, aunque vengan por otras cuestiones que no sean carencias nutricionales como ya veíamos más arriba, e igual pasa en el embarazo o en la menstruación.
 

¿Dónde está muchas veces el problema?

En que todavía son hoy muchas las mujeres que creen que todos los nutrientes los necesitan “doble”, es decir, para el bebé y para ella misma, pero de eso nada… Además, este suele ser el principal motivo por el cual muchas engordan demasiado en esta etapa. Esa hambre, esa ansiedad que les entra de una manera tan repentina, y que en realidad no es hambre sino más bien un antojo por algo dulce, es el que hay que intentar frenar. Porque, recordemos, el mundo de los antojos es muy, pero que muy caprichoso así que procurad alejaros de muchas de las tentaciones más peligrosas como las golosinas, los refrescos o el dulce, e intentar mantener en la medida de lo posible un estilo de vida bueno y saludable, aunque muy de vez en cuando sucumbáis a estos antojitos por algo dulce…

Y recuerda, la leche materna es el único alimento que sí puede considerarse durante los primeros meses de vida del ser humano como el mejor alimento ya que esta provee todos los macro y micronutrientes, así como la hidratación exacta para el bebé recién nacido.  Además, han sido bien estudiados y documentados científicamente los múltiples beneficios que esta aporta tanto a la madre como al bebé (cubrir todas las necesidades nutricionales del bebé, fortalecer su sitema inmunitario, evitar el desarrollo de alergias, aumentar su inteligencia, ayudar a la madre a perder peso y recuperarse, etc.). 

 Así que, nada de abandonarla  sin razones contrastadas que hay mucho mito suelto…


Fuente:

Guía de lactancia materna, Asociación Española de Pediatría. http://www.aeped.es/sites/default/files/7-guia_baleares_esp.pdf

Fecha de actualización: 07-04-2021

Redacción: Ana Ruiz

Publicidad
Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamentepero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web nosustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a unaconsulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, yen ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×