×
Publicidad

El papel del padre en la lactancia materna

El papel del padre en la lactancia materna

Dar el pecho solo lo pueden hacer las madres, lo que puede hacer que el padre se sienta un poco alejado en estos primeros meses del bebé al no poder darle de comer, ni tener que despertarse por la noche… Pero hay muchas cosas que los papás pueden hacer.

Publicidad

Indice

 

La lactancia materna y el apego

La lactancia materna fortalece el vínculo de apego ya de por sí fuerte que existe entre la madre y su hijo. Y es que durante 9 meses ha sido ella la que le ha llevado dentro, le ha sentido cada vez que se movía y ha notado cómo crecía. Y, encima, ahora que ha nacido es ella la que le tiene en brazos durante muchas horas al día dándole de comer, lo que hace que las mamás sean absolutamente imprescindibles en la vida de sus pequeños.

No obstante, el padre no tiene por qué sentirse apartado. Es cierto que su papel será otro, pero también muy importante y esencial para el desarrollo del niño. 

 

¿Qué puede hacer el padre?

No te puedes perder ...

El rol del abuelo en la familia

El rol del abuelo en la familia

El abuelo es, sin duda, una persona muy importante para toda la familia; brinda un invaluable apoyo en el cuidado y la crianza de sus nietos. Sobre todo en estos tiempos en que ambos padres trabajan; son los abuelos quienes colaboran con sus hijos de forma significativa en la educación de sus nietos. 

Y tambien:

Lo primero, aparte de alimentar al bebé, hay muchas otras cosas que se pueden hacer: cambiarle el pañal, bañarle, jugar con él, dormirle… El baño, por ejemplo, es un momento muy especial que también puede reforzar vínculos, así como estimularle y jugar con él.

Asimismo, los primeros días de lactancia suelen ser más duros. A veces cuesta que el bebé se enganche, o los senos molestan… En todos esos momentos nadie mejor que el padre para ayudar a la mamá. O simplemente para darle su apoyo y cariño cuando se haga más difícil. Además, la madre puede necesitar una almohada o ayuda para apoyarse para alinear al bebé correctamente y, en ese momento, puede que no esté en la mejor condición para ir a por ella. El padre debe estar ahí para ayudar en cualquier cosa a que la lactancia materna se desarrolle con éxito.

También se puede ayudar haciendo tareas de la casa para que ella esté más descansada.

Ten en cuenta que, entre las cosas que hace la prolactina, puede hacer que la madre sienta una sed intensa debido a que su leche está empezando a fluir. El padre deberá velar por la correcta hidratación de la madre de su hijo.

La labor más importante, sin embargo, será la de estar a su lado siempre que ella le necesite. Y entender que esta es una etapa que pasará y llegarán otras nuevas en las que el padre podrá intervenir igual que la madre.

Recuerda que escuchar a la madre de tu hijo es una manera especialmente importante a la hora de ayudar. Puede que la lactancia sea algo natural, pero también puede ser algo muy frustrante e incómodo, especialmente al principio. Muchas veces lo más importante es escucharla y brindarle simpatía, el apoyo puede ser la diferencia a la hora de ayudar a la madre a superar los desafíos de la lactancia.
 

¿El padre debe ayudar desde antes del parto?

El papel de un padre es importante ya antes del parto. Los padres tienen el deber de informarse junto con las madres de las mejores opciones para que la llegada al mundo del bebé sea la mejor y que resulte con el menor daño posible tanto para la madre como para el hijo.

La labor del padre es acompañar a la madre y defender a ambos durante el proceso, evitando el exceso de medicalización que tanto daño puede causar.

El papel del padre es mucho más importante en un parto medicalizado que con un parto natural, donde la implicación debe ser máxima.

Después del parto, la madre está agotada y necesita el apoyo incondicional del padre durante las primeras tomas. Además, el padre debe ejercer un papel de “guardián” y filtrar las previsibles visitas para preservar el descanso, la intimidad y en vínculo de madre e hijo (esto es incluso más importante si el parto ha sido mediante cesárea u otra intervención),

Si la madre está tan mal que no pudiera tener a su hijo consigo después del parto, el mejor lugar donde puede estar el bebé es piel con piel con su padre, pero la madre siempre debe tener prioridad .
 

¿Qué hacer durante la tristeza posparto o baby-blues?

Después del parto, las mujeres pasan por un periodo de extrema sensibilidad emocional debido al desequilibrio hormonal. Todo se les hace una montaña y tienen los sentimientos a flor de piel, necesitan ser escuchadas y comprendidas.

En esos momentos el apoyo del padre es fundamental y la escucha y los abrazos ayudan mucho. La madre puede tener algún problema en la lactancia o grietas. Esto es muy doloroso y el fácil que intente tirar la toalla porque se venga abajo.

El labor del padre es cuidar a la madre para que ella pueda cuidar del bebé, que no se de por vencida con la lactancia. Para esto es importante disponer de tiempo, solicitando con anterioridad días libres, vacaciones, permiso o lo que fuese necesario para pasar tiempo con la familia y que en el primer mes (el más crítico) no esté sola. Si eso no fuese posible, tendrá que buscar (antes del parto)  a una persona de confianza que cuide de ella durante ese tiempo.



¿Qué cosas se deben tener en cuenta?

El papel que desempeña el padre en la crianza ayuda mucho a la madre. Se debe tener en cuenta:

- Ella decidirá si quiere dar el pecho abiertamente en público o si prefiere estar en un entorno más íntimo. Facilita que pueda tener esos momentos de intimidad para dar el pecho, interésate por saber sus deseos sobre este tema.

- Pon límites tanto a la familia como a los amigos, no la dejes sola ante las visitas.

- Estate cerca de ella por si necesita algo mientras está dando el pecho.

- Apoya y facilita que la madre de tu hijo esté en contacto con otras madres que estén lactando.

- Agradécele el esfuerzo que esta haciendo por toda la familia.

- Dale seguridad y confianza.

- Regálale momentos de desconexión.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.