×
  • Buscar
Publicidad

Dar el pecho en público

Dar el pecho en público

Amamantar es un acto natural y necesario para la alimentación de los bebés, especialmente en sus primeros meses. Haciendo una vida normal, no siempre es un acto que se pueda hacer desde casa. Vamos a ver cómo dar el pecho cómodamente en público y cómo reaccionar ante la posible discriminación a este acto.

Publicidad

Indice

 

Dar el pecho cuando el bebé lo necesita

Hay madres que prefieren espacios íntimos a la hora de dar pecho, otras a las que esto les importa …En cualquier caso, los bebés no entienden de horarios y en ciertas ocasiones toca ponerse a amamantar en algún espacio público.

Apoyar la lactancia materna, calificada como necesaria en los primeros meses del bebé, equivale a apoyar la lactancia en cualquier espacio, sea público o privado. Y es que, como recuerdan desde la Asociación Española de Pediatría (AEPED), durante el tiempo de lactancia “la madre puede y debe hacer una vida normal con su bebé, lo que incluye frecuentar lugares públicos: medios de transporte, piscinas, restaurantes, museos, centros comerciales, etc.”. Es, por tanto, responsabilidad de toda la sociedad el permitir que toda madre pueda llevar esto a cabo con libertad.

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

Consejos para amamantar a tu bebé fuera de casa

- Busca un sitio en el que puedas apoyar tu espalda: una silla o un banco, un árbol en el parque…para que tú puedas estar cómoda y asegurarte de que tu bebé está mamando correctamente

- Lleva ropa cómoda y flexible. Ir vestida con dos piezas (es decir, parte de arriba y de abajo separadas) te puede resultar más práctico que ir con un vestido o mono. Así, bastará con que te levantes un poco la parte de arriba para que tu bebé pueda acceder cómodamente al pecho. Las prendas sueltas son las más versátiles y cómodas para moverlas, apartarlas y colocar al bebé cómodamente bajo ellas.

- Si te sientes expuesta e incómoda, puedes cubriros al bebé y a ti con un chal o una chaqueta. Intenta haber practicado esto antes en casa, porque puede que tu bebé esté incómodo cubierto con alguna prenda.

- Busca espacios en los que podais estar cómodos. Si quieres un lugar íntimo, muchos espacios públicos ofrecen lugares tranquilos para que las madres puedan dar el pecho, solo tienes que preguntar (centros comerciales como La Vaguada, de Madrid, tienen salas de lactancia con sillones, microondas y un entorno tranquilo para dar pecho). Si no, también puedes ser creativa: algún banco a la sombra, una mesa tranquila en un restaurante, o incluso un probador en el que el bebé y tú podáis estar tranquilos. Puede que prefieras espacios íntimos y apartados. En cualquier caso, no te sientas en la obligación de esconderte, amamantar no es un acto que se tenga que ocultar.

- Conoce tus derechos. Lamentablemente, hay gente que se considera en el derecho de poner impedimentos a la alimentación de un bebé o incomodar a la madre por dar el pecho a su hijo en público. Más allá de que resulta ridículo ofenderse por algo tan natural, debes saber que no hay ninguna ley en España que prohíba dar el pecho en público. Por lo tanto, estás en tu derecho de alimentar a tu bebé donde consideres.

- Si en algún establecimiento argumentan que algún otro cliente está "molesto" o "incómodo", recuérdales que no estás haciendo nada ilegal y que quizá entonces deberían mirar para otro lado. Y si te sugieren que vayas al baño, simplemente respóndeles que “no gracias, no comemos en el baño”.

Si te preocupa amamantar en público por primera vez puedes practicar en casa delante de un espejo para poder ver cuál es tu aspecto mientras le das de comer a tu bebé, así te darás cuenta de que no tiene nada de malo. Además, probablemente verás que no muestras tanto pecho como creías ya que lo cubre la cabeza de tu bebé.

Es posible que te resulte más sencillo dar el pecho en público si lo haces en un entorno propicio las primeras veces, por ejemplo, puedes dar el pecho junto con un grupo de madres con sus bebés o cuando tomas un café con una amiga. Las primeras veces pueden resultarte difíciles y es mejor hacerlas (si es difícil para ti) con alguien que te dé confianza y no en un centro comercial abarrotado o en un autobús.

Si sigues sin verte o sintiéndote incómoda puedes pasarte a la opción de una manta de lactancia. Esta es una buena forma de mantener tu privacidad cuando amamantas a tu bebé en un espacio público. Estas mantas las hay de muchos estilos, desde discretos chales y ponchos hasta delantales y mantones especiales con un semicículo de alambre en la parte superior para poder ver a tu bebé comer. También tienes la opción de alimentar a tu bebé mientras lo llevas en un arnés o en un portabebés.

 

Discriminación a mujeres que dan el pecho en público

Desafortunadamente, en pleno siglo XXI, después de siglos de experiencia, aún se considera que las madres deben esconderse para llevar a cabo esta acción necesaria para el correcto desarrollo de su bebé.

Esto lleva a que salten noticias de impedimentos a madres en diferentes partes del mundo para dar el pecho a sus hijos en determinados lugares. Como el caso reciente de una madre en el museo Picasso de Málaga, o de otra reprendida por la policía por dar el pecho a su bebé en una plaza pública en la ciudad de San Isidro (Argentina), que provocó una ola de solidaridad de miles de madres dando el pecho en público en el movimiento conocido como ‘Pique-Tetazo’.

Colectivos como la Asociación Española de Pediatría (AEPED) se han pronunciado en contra de este tipo de discriminación, que ha definido como “un obstáculo innecesario para las madres lactantes y sus hijos y puede desanimar a futuras madres y hacerlas desistir de alimentar al pecho a sus hijos”. Y recuerdan que “la lactancia materna es la forma natural y más saludable de alimentar a los bebés”. 

También puedes consultar el colectivo Lactancia en Libertad, donde nos explican qué hacer en caso de vernos discriminadas por amamantar a nuestro bebé en público con la ley en la mano. 


Fuente:

Asociación Española de Pediatría (AEPED)

Fecha de actualización: 26-06-2020

Redacción: Irene Gómez

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.