Dolor de pecho en la lactancia

Dolor de pecho en la lactancia
comparte

Dar el pecho a un bebé no debería doler. Puede provocar ciertas molestias al principio, durante los primeros días, sobre todo en aquellas mujeres que lo hacen por primera vez, pero no tiene que doler. 

Cuando el pecho o el pezón duelen al dar de mamar es que se está haciendo mal o hay algún problema.


Con frecuencia una mala succión, provocada por la mala postura y un mal enganche del niño al pecho, están detrás de los dolores de pecho.


Que el niño mame ineficazmente tiene consecuencias que pueden afectar al pecho y a la salud de su madre, sin olvidar que, si el bebe no mama, no extrae leche y no se alimenta.


Por ello, ante los primeros dolores o molestias en el pecho es recomendable no esperar para poner solución, solo así se evitará que la situación se agrave y la lactancia peligre.


A continuación te mostramos los problemas más frecuentes durante la lactancia según el dolor que producen en el pecho.


Problemas más frecuentes que causan dolor en el pecho o pezón al dar de
mamar


Grietas en el pezón – Son pequeñas lesiones o heridas en la superficie del pezón, producidas por la una mala técnica del bebé al mamar, quien agarra y muerde el pezón en lugar de succionar toda la areola y parte del pecho.

Dolor de oídos en niños

Dolor de oídos en niños

En verano, son muchos los niños que se quejan de dolor de oído. En la mayoría de casos, se trata de una otitis externa (conocida como ‘oído de nadador’), una infección del conducto auditivo externo provocado por bacterias u hongos que se forman por un exceso de humedad en el oído y causan ototoxicidad. Y es que con este calor, los niños se pasan el día en el agua.


- Síntomas: Dolor agudo y/o escozor en la superficie del pezón al contacto con la boca del recién nacido al mamar. Pequeñas grietas, hendiduras o heridas en el pezón, que a veces pueden llegar a sangrar. Inflamación y enrojecimiento del pezón.


- Tratamiento: No se sabe cómo se producen exactamente las grietas en el pezón, pero lo que está claro es que una mala posición de la boca del niño al mamar aumentan la lesión y el dolor. Las grietas generalmente sanan por sí mismas en poco tiempo cuando se corrige la postura del bebé (cuando las encías de éste no presionan el pezón ni las grietas). Si no desaparece el dolor con un enganche correcto, posiblemente las grietas estén infectadas, lo que aumenta el riesgo de padecer una infección de pezón o una mastitis. En estos casos el ginecólogo puede estimar oportuno administrar un antibiótico. Las tomas (o al menos la extracción de leche) deben continuar para evitar obstrucciones y complicaciones mayores.


Aunque se recomienda el uso de cremas para prevenir las grietas, su eficacia será nula si la postura no es la adecuada. Y una vez éstas se hayan producido será difícil que una crema o una pomada las cure.


Ocurre lo mismo con las pezoneras. Éstas pueden resultar un alivio durante la toma mientras las grietas sanan, pero si no se cambia la mala posición, el problema persistirá a pesar de las pezoneras o incluso empeorará porque el niño no aprenderá a succionar correctamente del pezón. Algunas mujeres reconocen sentir más dolor con ellas. Como sólo sirven para proteger, si no te calman es inútil que las utilices.


Infección del pezón –Se trata de una infección de los conductos galactóforos, por donde fluye la leche hasta el pezón.


- Síntomas: Dolor agudo intenso del pezón, que se siente especialmente en la parte interna (a diferencia de las grietas cuyo dolor es más superficial). Suele doler repentinamente cuando el bebé se agarra y disminuir ligeramente durante la toma. Supuración.


- Tratamiento: Lo idóneo es hacer un estudio bacteriológico para identificar qué está causando exactamente la infección y aplicar el antibiótico específico.

 

MastitisInfección de la glándula mamaria.


- Sintomas: Dolor en el pezón cuando el niño mama. Dolor en una parte del pecho. Inflamación, enrojecimiento y endurecimiento de una zona de la mama. Fiebre y malestar general parecido a los de la gripe.


- Tratamiento: Masaje de la zona. Aumento de la frecuencia de las tomas o extracción y aplicación de calor o frío (según funcione) en el área perjudicada. La mayoría de las mastitis se curan sin tratamiento antibiótico. Si no fuera así, lo ideal sería llevar a cabo un cultivo bacteriano para descubrir el germen que lo está provocando. Algunos especialistas recetan antibiótico desde el primer momento, especialmente si la madre está muy grave. A los dos o tres días de administrar el antibiótico la mastitis y el dolor suelen remitir. No obstante, se debe continuar con el medicamento el tiempo indicado por el médico.

 

Obstrucción -Retención de leche y taponamiento de uno o varios conductos.


- Síntomas: Hinchazón en forma de bulto, enrojecimiento, calor y dolor de una zona del pecho, dando lugar a un galactocele.


- Tratamiento: Intentar destaponar el conducto, dando el pecho a menudo. Dar masajes en la zona para favorecer el flujo. Aplicar calor antes de la toma para facilitar la salida de la leche y frío después para aliviar el dolor.


Ingurgitación Acumulación de la leche, por la ausencia de amamantamiento (porque el niño no mama o lo hace mal). En los casos más extremos puede producirse derrame de la leche por el tejido mamario por la rotura de los conductos.


- Síntomas: Inflamación de todo el pecho (generalmente de los dos). Dolor de las mamas. Malestar general y fiebre.


- Tratamiento: Corregir la postura al dar de mamar. Poner al niño al pecho con frecuencia. Si el pecho está demasiado hinchado, extraer previamente un poco de leche para descongestionarlo. Después de que haya mamado conviene sacar un poco más manualmente o con un extractor, hasta que se calme la molestia. No insistir si no sale leche o no baja la inflamación, ya que podría resultar contraproducente, irritar la zona e inflamarla más aún. El frío y el calor (después y antes de la toma) son también tratamientos útiles que pueden mejorar el problema. También puede ayudar la toma de antiinflamatorios y analgésicos.


Perla blanca: Es un punto blanco en el pezón, liso, brillante y pequeño. Se cree que puede deberse a una obstrucción de conducto y una acumulación de leche.


- Síntomas: Aparición de pequeño punto blanco en el pezón que a veces puede hincharse. Dolor fuerte y agudo durante la toma.


- Tratamiento: Pinchazo con una aguja estéril. Masaje en la zona


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×