Como elegir la ropa de lactancia

Como elegir la ropa de lactancia
comparte

Aunque cada vez son más las mujeres que amamantan en público, muchas otras aún sienten pudor al hacerlo fuera de su casa o de su entorno más familiar. 

Sea como fuere es obvio que para poder lactar es necesario que las prendas de ropa de la madre sean de fácil acceso, pero a ser posible también que, bien por discreción, frio, etc. no haya que dejar al descubierto gran parte del cuerpo, como la tripa o todo el pecho.  

 

Actualmente ya no resulta tan complicado como antes encontrar ropa de embarazo. Cada vez son más las marcas que incluyen líneas de premamá en sus colecciones, sin embargo no se puede decir lo mismo de la ropa de lactancia. Un gran inconveniente para las aquellas mujeres que dan el pecho, teniendo en cuenta además que este periodo suele durar más que la gestación.

 

Pero no desesperes. Con poco presupuesto y unos consejos puedes hacerte un fondo de armario perfectamente compatible con la lactancia. Lo ideal es que prepares con antelación una lista de lo necesario para este periodo en el último mes de embarazo y vayas adquiriéndolo en las semanas previas al parto:

 

- No es necesaria mucha inversión, pero recuerda que la etapa de lactancia dura de 4 o 6 meses hasta 2 años o más. Así que lo ideal es comprar unas pocas prendas  básicas que puedas combinar con casi todo

Ropa de lactancia

Ropa de lactancia

Cuando estás dando de mamar a tu pequeño, necesitas ropa cómoda que se abra fácilmente por la parte del pecho para poder darle de mamar estés donde estés sin tener que quitarte la parte superior de la ropa.

 

- No tienen por qué ser específicas para lactar. Puedes buscar ropa normal siempre que permita dar el pecho. Para ello lo mejor son las camisetas, camisas, blusas, tops, vestidos con escotes pronunciados o botones, cremalleras o aberturas delanteras que puedas abrir con facilidad sin necesidad de tener que quitarte la ropa.

 

- Igualmente existen prendas diseñadas especialmente para este fin, que incorporan aberturas a la altura del pecho. Al principio tendrás alguna dificultad para encontrar una postura cómoda con la que dar de mamar al bebé sin tener que descubrirte por completo, pero con la práctica adquirirás más soltura y lo harás sin ninguna complicación.

 

Invierte en sujetadores de lactancia. De buena calidad, que sostengan y recojan el pecho totalmente, que no opriman ni te aprieten y que cuenten con aberturas que faciliten el amamantamiento. Úsalos al menos durante los primeros 6 meses, incluso te recomendamos hacerlo desde el octavo mes de embarazo, ya que la talla seguramente será la misma. Elígelos sin aros, ya que la presión de las varillas puede provocarte obstrucciones de conducto o mastitis. En cuanto a la talla que debes elegir, lo mejor es dejarte asesorar. Normalmente se necesita una copa más de la habitual y una o dos tallas más de contorno, si bien dependerá de cada mujer.

 

- Mejor camisones que pijamas. Considera hacerte con uno de ellos antes de dar a luz para poder llevarlo a la Maternidad el día del parto. Si tienes pensado hacerlo en una clínica privada tendrás que llevar tu propia ropa. En la sanidad pública te facilitan camisones pero seguro que te sientes más cómoda con el tuyo. Durante las primeras semanas se aconsejan los camisones con cierre frontal o camisolas de botones frente a los pijamas con pantalón, ya que son más cómodos para amamantar, no molestan en la tripa ni rozan suelo pélvico.

 

- Busca prendas de doble función. Mucha ropa de embarazo (partes de arriba y vestidos) incorpora también aberturas en el pecho para poder ser utilizadas durante el periodo de amamantamiento. Ten en cuenta también que, generalmente, se tarda unos meses y hasta un año en recuperar el peso y la talla anterior al embarazo, así que la ropa de premamá te seguirá siendo útil mucho tiempo después del parto.

 

- Por último, no te olvides de los discos o almohadillas absorbentes. Imprescindibles para evitar que los escapes inesperados de leche arruinen tu look. Se colocan dentro de la copa del sujetador, absorben el líquido y mantienen el pecho seco. También son muy útiles por la noche en caso de pérdida excesiva. Puedes encontrarlos desechables o lavables.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar