×
  • Buscar
Publicidad

Cómo elegir la ropa de lactancia

Cómo elegir la ropa de lactancia

Aunque cada vez son más las mujeres que amamantan en público, muchas otras aún sienten pudor al hacerlo fuera de su casa o de su entorno más familiar. 

Publicidad

Sea como fuere es obvio que para poder lactar es necesario que las prendas de ropa de la madre sean de fácil acceso, pero a ser posible también que, bien por discreción, frio, etc. no haya que dejar al descubierto gran parte del cuerpo, como la tripa o todo el pecho.  

 

Actualmente ya no resulta tan complicado como antes encontrar ropa de embarazo. Cada vez son más las marcas que incluyen líneas de premamá en sus colecciones, sin embargo no se puede decir lo mismo de la ropa de lactancia. Un gran inconveniente para las aquellas mujeres que dan el pecho, teniendo en cuenta además que este periodo suele durar más que la gestación.

 

Pero no desesperes. Con poco presupuesto y unos consejos puedes hacerte un fondo de armario perfectamente compatible con la lactancia. Lo ideal es que prepares con antelación una lista de lo necesario para este periodo en el último mes de embarazo y vayas adquiriéndolo en las semanas previas al parto:

 

- No es necesaria mucha inversión, pero recuerda que la etapa de lactancia dura de 4 o 6 meses hasta 2 años o más. Así que lo ideal es comprar unas pocas prendas  básicas que puedas combinar con casi todo

No te puedes perder ...

Decorando la habitación del bebé

Decorando la habitación del bebé

¿Te queda un mes para salir de cuentas y aún no tienes ni la más remota idea de cómo decorar la habitación del nuevo huésped que está a punto de llegar? Tener un bebé puede ser uno de los momentos más fascinantes de tu vida pero preparar su habitación puede convertirse en una de las tareas más desalentadoras, especialmente si lo dejas para el último momento. Hay mucho que hacer antes de la llegada del pequeño, pero con una buena predisposición, un poco de organización y estos consejos seguro que ahora lo ves con otros ojos

Y tambien:

 

- No tienen por qué ser específicas para lactar. Puedes buscar ropa normal siempre que permita dar el pecho. Para ello lo mejor son las camisetas, camisas, blusas, tops, vestidos con escotes pronunciados o botones, cremalleras o aberturas delanteras que puedas abrir con facilidad sin necesidad de tener que quitarte la ropa.

 

- Igualmente existen prendas diseñadas especialmente para este fin, que incorporan aberturas a la altura del pecho. Al principio tendrás alguna dificultad para encontrar una postura cómoda con la que dar de mamar al bebé sin tener que descubrirte por completo, pero con la práctica adquirirás más soltura y lo harás sin ninguna complicación.

 

Invierte en sujetadores de lactancia. De buena calidad, que sostengan y recojan el pecho totalmente, que no opriman ni te aprieten y que cuenten con aberturas que faciliten el amamantamiento. Úsalos al menos durante los primeros 6 meses, incluso te recomendamos hacerlo desde el octavo mes de embarazo, ya que la talla seguramente será la misma. Elígelos sin aros, ya que la presión de las varillas puede provocarte obstrucciones de conducto o mastitis. En cuanto a la talla que debes elegir, lo mejor es dejarte asesorar. Normalmente se necesita una copa más de la habitual y una o dos tallas más de contorno, si bien dependerá de cada mujer.

 

- Mejor camisones que pijamas. Considera hacerte con uno de ellos antes de dar a luz para poder llevarlo a la Maternidad el día del parto. Si tienes pensado hacerlo en una clínica privada tendrás que llevar tu propia ropa. En la sanidad pública te facilitan camisones pero seguro que te sientes más cómoda con el tuyo. Durante las primeras semanas se aconsejan los camisones con cierre frontal o camisolas de botones frente a los pijamas con pantalón, ya que son más cómodos para amamantar, no molestan en la tripa ni rozan suelo pélvico.

 

- Busca prendas de doble función. Mucha ropa de embarazo (partes de arriba y vestidos) incorpora también aberturas en el pecho para poder ser utilizadas durante el periodo de amamantamiento. Ten en cuenta también que, generalmente, se tarda unos meses y hasta un año en recuperar el peso y la talla anterior al embarazo, así que la ropa de premamá te seguirá siendo útil mucho tiempo después del parto.

-Toda la ropa que esté en contacto contigo (y por consiguiente con tu bebé) debe ser de tejidos orgánicos. Esto evitará que el bebé tenga reacciones alérgicas al estar en contacto contigo. Hay que destacar que también toda la ropa del bebé tiene que ser de este tejido (preferiblemente algodón).

- Si te da vergüenza enseñar el pecho en público, compra un pañuelo, esto permitirá taparte mientras le estés dando el pecho al pequeñín. En último caso también puede usarse para abrigar al bebé si no hubiese otra opción más acertada.

¿Qué otras cosas puedo necesitar para la lactancia?

- Sacaleches y biberón: puede que pienses que no vas a extraerte la leche con frecuencia, pero es bueno que tengas un sacaleches a mano por si acaso necesitas aliviar la congestión mamaria. Además, de esta manera podrás extraerte la leche y dejarla preparada para otra toma, dejando que el bebé tome la leche sin que tu estés presente. Hay que tener en cuenta que se debe seguir una buena limpieza de todos estos utensilios destinados a la lactancia. Puedes extraer la leche manualmente, pero conlleva mucho más tiempo.

- Cojín de lactancia: esto puede hacer la lactancia mucho más fácil, tanto para la madre como para el bebé. El cojín de lactancia es sobre todo útiles en los casos de nacimientos por cesárea ya que evita que el peso del bebé recaiga en el abdomen de la madre. Además, hay multitud de modelos, tendrás que encontrar el que más se adapte a tus necesidades.

 - Bolsas de frío y calor reutilizables: estas bolsas de frío y calor son muy útiles para aliviar el dolor de manera natural. Sobre todo están indicadas para la congestión mamaria y la mastitis. Estas bolsas ayudan a descongestionar el pecho y a estimular la producción de leche.

- Bolsas de congelación de leche materna: estas bolsas permiten conservar la leche materna de manera cómoda en la nevera o congelador. Recuerda que es necesario etiquetar la bolsa con el día y la hora cuando haya sido extraída.

- Por último, no te olvides de los discos o almohadillas absorbentes. Imprescindibles para evitar que los escapes inesperados de leche arruinen tu look. Se colocan dentro de la copa del sujetador, absorben el líquido y mantienen el pecho seco. También son muy útiles por la noche en caso de pérdida excesiva. Puedes encontrarlos desechables o lavables.


Te puede interesar:

La detección de altas capacidades en niños es importante que se haga lo antes posible ya que de esta manera se podrán tomar las medidas precisas para que puedan alcanzar todo su potencial.

Fuente:

Guía de lactancia materna, Asociación Española de Pediatría. http://www.aeped.es/sites/default/files/7-guia_baleares_esp.pdf

Fecha de actualización: 17-01-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad