Mi bebé nunca gatea

Mi bebé nunca gatea
comparte

¿Tu hijo tiene 11 meses, ya se pone de pie solo, pero no hay manera de que gatee? Aunque es conveniente que los bebés gateen ya que este movimiento favorece sus habilidades y destrezas, si has intentado por todos los medios que gatee, pero no ha habido forma, no debes preocuparte.

Gatear, generalmente, es un paso previo a empezar andar, que se consigue una vez el bebé es capaz de mantenerse sentado solo sin ayuda. Para gatear el bebé tiene que sujetar su cabeza y tener fuerza en el tronco y las extremidades, algo que normalmente ocurre hacia los 8 o 9 meses. No obstante, hay bebés que empiezan a gatear con 7 meses y otros que no lo consiguen hasta los 11. Igualmente, hay bebés que nunca gatean y pasan directamente de estar tumbados a andar. Esto puede deberse a diferentes razones:


- El propio proceso evolutivo del niño, que le hace saltarse ese paso.


- No dar al bebé la libertad o el espacio suficiente para que pueda probar, arrastrarse y aprender a gatear. Así, es común que bebés que se pasan el día sentados en la hamaca, el carro o el parque de juegos no aprendan a gatear ya que no tiene opción de intentarlo.


Si has intentado que tu bebé gateara por todos los medios, te has tumbado a gatear con él y has hecho todo tipo de ejercicios de estimulación con él pero no has logrado que gateara, no debes preocuparte ya que hay que respetar siempre el proceso de desarrollo y evolución de cada niño y, si no ha querido gatear, no hay nada más que puedas hacer.

¿Qué pasa si mi bebé no gatea?

¿Qué pasa si mi bebé no gatea?

Antes de que lleguen los primeros pasos de tu hijo pasa un hecho también muy importante para su desarrollo motriz. Hablamos del gateo, la primer forma de desplazamiento de tu hijo, aunque algunos no lo hacen y se saltan directamente a caminar.


Pero si le has tenido todo el día en lugares cerrados que no le permitían dar rienda suelta a su motricidad, es importante que lo tengas en cuenta e intentes que tenga espacio para moverse en libertad. Aunque tu casa sea pequeña, seguro que en el salón o el pasillo hay sitio para que se mueva a sus anchas.


Y es que realmente gatear es muy bueno para el desarrollo del bebé. Los expertos afirman que este movimiento aprender a captar mejor el espacio que los rodea; favorece una correcta formación de las caderas, lo que facilitará después comenzar a andar; mejora la coordinación ojo-mano; tonifica el cuerpo y fortalece los músculos, articulaciones y tendones; mejora el desarrollo de la musculatura intrínseca de la mano, lo que facilitará las destrezas manuales y al aprendizaje de la escritura; ayuda a la madurez del sistema nervioso; potencia el sentido del tacto.


Sin embargo, como hemos dicho, si has intentando que tu bebé gatee y no ha habido forma, eso no significa que vaya a andar o escribir peor. Además, es importante tener en cuenta qué es el gateo, ya que puede que tu hijo gatee, pero no como tú esperabas. Cualquier forma de moverse mediante el arrastre es considerado gateo y es bueno para su posterior desarrollo, aunque lo haga arrastrando el culete o hacia atrás. No importante la forma de gatear o que no lo haga de manera perfecta, sino el hecho en sí de que aprenda a moverse con autonomía.


Y si quieres que tu hijo gatee, puedes probar estos consejos y trucos:


1- Calienta primero sus músculos practicando con él el ejercicio de la bicicleta, que consiste en colocarlo tumbado boca arriba y mover sus piernas como si pedaleara.


2- Sitúa a tu bebé sentado o tumbado boca arriba a cierta distancia de ti y llama su atención con juguetes o sonidos para que intente llegar hasta ti.


3- Colócate a su lado a cuatro patas y gatea para que vea cómo lo haces e intente imitarte.


4- Pon obstáculos en su espacio de juegos para que tenga que sortearlos. Eso estimulará su agilidad.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×