×
  • Buscar
Publicidad

Mi bebé no habla

Mi bebé no habla

El desarrollo de los niños y niñas no va al mismo ritmo en todos. Aunque es cierto que suelen aprender algunas cosas alrededor de las mismas etapas de crecimiento unos pueden tardar varios meses en conseguir lo que otros. La cuestión no es la rapidez, la cuestión es que sean capaces de aprender bien las cosas y no tener problemas.

Publicidad

El lenguaje es un sistema estructurado de signos y sonidos con el que las personas se comunican. Surgió con el fin de transmitir mensajes entre humanos a través de diversos canales y códigos. Por otro lado, el habla es la manera de expresarse verbalmente de este lenguaje. Hay que tener presente que los bebés pueden comunicarse para pedir cosas o transmitir sus emociones, pero no hablan. Con el paso del tiempo aprenderán a comunicarse a través del habla, pero al principio lo harán por medio de signos y sonidos.

 

Durante la primera infancia el desarrollo del habla es uno de los aspectos que se supervisan en los exámenes que se le realizan a los pequeños y a los padres es unos de los aprendizajes que más interés le despiertan, todos quieren oír un “mamá” o un “papá” proveniente de sus bebés. En el aprendizaje del lenguaje de los más pequeños influyen todo tipo de factores, desde la familia, la herencia o el entorno en el que se desarrollan hasta la escolarización. Esto afectará a su mayor o menor rapidez a la hora de hablar, pero, por lo general, todos los niños y las niñas terminan hablando en algún momento.

No te puedes perder ...

Mi bebé no come

Mi bebé no come

Una de las mayores preocupaciones de los padres (y de las principales consultas al pediatra) es la falta de apetito de sus hijos. Muchas veces, desesperados por la negativa del niño a comer día tras día, recurren a suplementos para el hambre; sin embargo, la reeducación de los hábitos alimenticios del pequeño es la mejor solución: una rutina adecuada, variedad en la dieta, no sucumbir a sus rabietas…

Y tambien:

 

A lo largo de los primeros años de vida de los pequeños estos van desarrollando varios aprendizajes básicos, siendo uno de ellos el habla y el lenguaje. Aunque esta evolución no tiene por qué ser igual en todos los menores por lo general existen algunas habilidades que adquieren en los mismos periodos:

 

-Durante los primeros 12 meses los niños se inquietan y asustan por casi cualquier ruido, también buscan la fuente de los sonidos y pueden balbucear y emitir algunos sonidos propios. Alrededor de los 9 meses ya pueden decir algunas palabras, como las ansiadas “mamá” y “papá” pero no entienden lo que significa, ya que aprenden por imitación. Además, también son capaces de unir algunos sonidos.

 

-Entre los 12 y los 15 meses ya tienen una mayor soltura y suelen balbucear mucho haciendo uso de más sonidos. Pueden ser capaces de decir algunas palabras sencillas y de imitar una mayor cantidad de sonidos. Muchos de los vídeos virales de bebés manteniendo “conversaciones” entre ellos o con sus progenitores se producen en esta fase. Asimismo, empiezan a entender órdenes simples.

 

-Desde los 18 hasta los 24 meses su vocabulario se ha expandido entre 20 y 50 palabras. Pueden combinar palabras y señalar partes de su cuerpo u objetos habituales para ellos. También son capaces de seguir instrucciones de dos pasos, es decir, “coge el juguete y dáselo a papá”.

 

-A partir de los 2 años y hasta los 3 su aprendizaje y evolución del habla es notable. Ya pueden decir frases de entre 3 y 5 palabras y su vocabulario aumenta bastante. Su habla es entendible para los demás y es capaz de diferenciar y comprender conceptos de espacio como arriba o abajo y algunos verbos.

 

 

Como ya se ha mencionado el aprendizaje y el desarrollo no va al mismo ritmo en todos los niños y las niñas. Pero hay que ser observadores y analizar si los pequeños pueden tener algún tipo de retraso en el habla ya que este es el más habitual. En cualquier caso, siempre debe ser valorado por un especialista ya que es complicado diferenciar cuando se trata de inmadurez de su desarrollo a cuando se trata de un problema más grave.

 

Se hace referencia a un retraso en el habla cuando el menor habla bastante peor que el resto de los niños de su edad, cuando su desarrollo del habla se da de una manera más lenta y progresiva o, también, puede significar que existen otros problemas de desarrollo asociados a este retraso del habla.

 

Aunque por lo general este retraso es temporal y con el tiempo mejora su habla, hay ocasiones en las que los progenitores si debieran preocuparse.

 

-Si el menor de un año no es capaz de responder a los sonidos o no vocaliza ni hace el intento.

-Si entre en primer y el segundo año de vida no imita los sonidos que escucha, tiene dificultades para comprender peticiones sencillas, no señala con el dedo ni utiliza gestos o prefiere usar gestos antes que vocalizar para comunicarse. 

-Si a los dos años repite sonidos y palabras, pero no hace uso del habla para comunicarse, no entiende instrucciones fáciles, no es capaz de decir palabras o frases, cuesta mucho más entenderlo que a otros niños de su edad y su voz es extraña.

 

 


Te puede interesar:

Algunos padres se preguntan "¿qué cantidad de leche debe tomar un bebé?". Los últimos estudios científicos recomiendan que sea el propio bebé el que regule su alimentación según sus necesidades, de manera que se le deberá dar leche a demanda.

Fuentes:

Asociación Española de Pediatría

file:///home/eagustin/Descargas/enfamilia_-_lenguaje_en_el_nino_-_2014-03-13.pdf

KidsHealth from Nemours

https://kidshealth.org/es/parents/not-talk-esp.html

Fecha de actualización: 05-08-2019

Redacción: Andrea Rivero

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad