Mi bebé no gatea

Mi bebé no gatea
comparte

Los bebés entre los ocho y los doce meses ya son capaces de comenzar a sentarse sin apoyo y con la espalda bien recta tanto tiempo como deseen. Ello les da oportunidad para girarse mientras están sentados y también llegar a objetos colocados en diferentes sitios. Alrededor de los ocho meses podrán sostenerse sobre sus manos y sus rodillas. Será ahí cuando la gran mayoría de los peques comiencen el gateo.

¿Qué es el gateo? A pesar de que para la gran mayoría de los expertos el gateo es un momento evolutivo muy pero muy importante pues este supone una adquisición de autonomía frente a los padres y una oportunidad de descubrir y experimentar el entorno que el niño no había tenido hasta entonces, muchos niños no pasan por esta fase y comienzan a andar directamente. El gateo es, en definitiva, el resultado de una evolución en el control del cuerpo siendo esta una de las bases para el desarrollo cerebral y educativo del pequeño.

 

Por norma general, no obstante, este suele suceder en la mayoría de los niños que van a desarrollar el gateo al menos, alrededor de los siete hasta los nueve meses, cuando el bebé ya va a ser capaz de sostenerse por sí solo sentado y echando su peso hacia delante, y colocando las manos por delante de su cuerpo adquiriendo dicha posición de gateo. Pero esto son solamente edades aproximadas ya que, recordemos, no siempre se cumple con las edades establecidas. De hecho, puede haber bebés y niños que comiencen a gatear a los seis meses, y otros muchos, como ya veíamos, aprendan a caminar sin haber gateado durante todo su desarrollo anterior.

Mi bebé no me extraña cuando me voy

Mi bebé no me extraña cuando me voy

La mayoría de los bebés, desde los 3 meses hasta los 2 años, más o menos, lloran o se ponen sensibles cuando su madre se va. Sin embargo, hay niños que no actúan así y se quedan tan contentos aunque su madre se vaya por un tiempo. Esto, para sus mamás, puede ser muy triste ya que les puede hacer creer que no las quieren.

 

Porque está claro que es una etapa más en el desarrollo psicomotor de los bebés, un movimiento armónico, simétrico y coordinado que requiere además de una gran coordinación de brazos y piernas, y que tiene consecuencias a nivel motriz, intelectual y emocional. Pero tranquilos, porque en realidad no es una adquisición indispensable en el desarrollo del bebé y quizás tu hijo nunca llegue a hacerlo para desplazarse. Lo que si está claro es que el inicio del desplazamiento autónomo se da entre los primeros nueve y doce meses, pero se puede presentar de diferentes formas por lo que no sería necesario. ¿En qué formas? Arrastrándose, culeando, reptando, gateando o directamente caminando. ¿Tu hijo hace alguna? Entonces no hay de que preocuparse. Recuerda que lo importante realmente es que se produzca ese inicio del desplazamiento, y no tanto la manera cómo lo haga.

 

Eso sí, el gateo tiene beneficios. ¿Quieres saber cuáles? En primer lugar, hay que saber que el desplazamiento mediante el gateo aporta al bebé una mayor conciencia de su cuerpo y facilita la conexión entre los diferentes hemisferios cerebrales. También mejora la capacidad de relación entre la visión y los movimientos. Y, en segundo lugar, el gateo ofrece también la posibilidad de hacerlo a gran velocidad lo que aporta seguridad para saber que pueden llegar a sus objetivos y ello les divierte.

 

Por último, y si a pesar de haber descubierto que el gateo no es fundamental deseas que tu hijo antes de caminar gatee, aunque no se le debe obligar jamás, hay algunos consejos y recomendaciones que se pueden tener en cuenta para, al menos, intentar que comience a gatear o darse cuenta definitivamente que uno debe darse por vencido porque el bebé no quiere gatear. ¿Cuáles son las maneras de hacer que el bebé gatee?

 

-Cambia al bebé de postura. A partir del tercer o cuarto mes de vida conviene cambiar al bebé de postura en la cuna cuando esté despierto. Debemos ponerlo boca abajo haciéndole sentir su propio peso.

-No le fuerces jamás a ponerse de pie. Todavía no está preparado por lo que si le forzamos a ponerse de pie lo único que haremos será crearle inseguridad. Recuerda que lo ideal es que el bebé comience a andar por sí solo cuando llegue el momento justo. Su cerebro ha de estar bien organizado como para ser capaz de apoyarse solamente con sus pies. Además, su musculatura también ha de estar preparada para ser capaz de mantener el cuerpo erecto.

-Evita que pase demasiado tiempo en el parque. Los parques son buenos para un tiempo determinado, pero nada recomendable para tener metido ahí dentro al bebé durante demasiado tiempo ya que en el parque el bebé tiende a ponerse de pie por lo que no se desarrolla el gateo.

-Déjale su espacio. Intenta poner al bebé en un suelo limpio, liso y, sobre todo, libre de objetos peligrosos. Que pase ahí mucho tiempo. Será cuando comience a aprender.

-Utiliza una pelota para incentivarle a ello. Las pelotas o determinados juguetes que le gusten mucho al bebé suele ser bastante eficiente ya que el seguimiento de un objeto en movimiento resulta beneficioso, además, para desarrollar la convergencia de los ojos.


Fuentes:

Bebés de 8-12 meses https://enfamilia.aeped.es/edades-etapas/bebe-8-12-meses

¿Por qué es tan importante el gateo? https://www.clinicasilviamolins.com/por-que-es-tan-importante-el-gateo/

Redacción: Ana Ruiz

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×