La frecuencia con la que coges a tu bebé afecta a su ADN

La frecuencia con la que coges a tu bebé afecta a su ADN
comparte

La caricia de una madre es más que un simple consuelo para un bebé. Los científicos han sabido durante décadas que el contacto es de importancia vital para el desarrollo saludable de un niño. Pero, además, un nuevo estudio ha descubierto que la cantidad de veces que se toca o coge a un bebé puede tener efectos duraderos a nivel molecular. Es decir, afectar a su ADN. 

Lo más importante para estimular al bebé y potenciar su desarrollo y su felicidad es, sin duda, cogerlo, besarlo, acariciarlo y decirle “te quiero” todas las veces posibles. Esto ayuda no solo a crear un vínculo de apego, sino también a fomentar sus habilidades y capacidades.

Esto era algo que los expertos en educación infantil sabían desde hace tiempo, pero ahora, un nuevo estudio muestra que la cantidad de veces que se toca a un bebé puede dejar efectos duraderos y mensurables, no solo en el comportamiento o el crecimiento, sino a nivel molecular del ADN. Esos cambios, especulan los científicos, podrían tener efectos negativos en la forma en que el niño crece y se desarrolla.

Para el estudio, los científicos de la Universidad de Columbia Británica y el Instituto de Investigación del Hospital Infantil de BC dieron seguimiento a cerca de 100 bebés durante cuatro años. Les pidieron a los padres de bebés de cinco semanas que mantuvieran un diario del comportamiento de sus hijos, como llorar, dormir y alimentarse. También les pidieron a los padres que realizaran un seguimiento de la duración y la frecuencia con la que atendían a sus hijos que involucraban contacto físico.

Cuando los niños tenían aproximadamente cuatro años y medio, los científicos los frotaron el interior de las mejillas para tomar una muestra de ADN y luego verificaron si había diferencias entre los niños que fueron tocados a menudo como bebés y los que fueron tocados menos a menudo.

Los investigadores analizaron un proceso llamado metilación del ADN. En una célula del cuerpo, existen estructuras llamadas cromosomas que contienen el código genético de una persona. Así se puede determinar cosas como el sexo, la apariencia física y cómo el cuerpo funciona y crece.

En la metilación del ADN, algunas partes del cromosoma están "etiquetadas" con moléculas que pueden controlar cuán activa es esa porción. Los científicos generalmente pueden predecir cómo debería cambiar esto a medida que envejecemos.

Cuando compararon la metilación entre los niños, encontraron que había diferencias constantes entre los niños de bajo contacto físico y de alto contacto físico. En efecto, las células de los niños de bajo contacto eran menos maduras de lo que deberían haber sido para su edad biológica.

Eso podría resultar en que el niño experimente retrasos en el desarrollo y crecimiento, explica Michael Kobor, profesor en el Departamento de Genética Médica, uno de los autores del estudio.

"Planeamos hacer un seguimiento para saber si la "inmadurez biológica" que vimos en estos niños tiene amplias implicaciones para su salud, especialmente su desarrollo psicológico", dijo la autora principal Sarah Moore. "Si una investigación adicional confirma este hallazgo inicial, subrayará la importancia de proporcionar contacto físico, especialmente para los bebés con dificultades".

En el estudio, los investigadores explicaron que los hallazgos son los primeros que muestran que el tacto "tiene consecuencias profundamente enraizadas y potencialmente de por vida en el epigenoma: cambios bioquímicos que afectan la expresión génica".

Pero el concepto de que el tacto es vital para un desarrollo saludable está lejos de ser nuevo.

Uno de los estudios más conocidos sobre el tema del apego fue realizado por el psicólogo estadounidense Harry Harlow en monos rhesus en la década de 1950. Harlow separó a los monos de sus verdaderas madres y les pidió que bebieran leche de una madre fría y parecida al alambre o de otra madre similar cubierta con un paño suave. Los monos pasaron mucho más tiempo con la reconfortante madre de tela, y cuando Harlow no les dio otra opción, los monos que solo tenían la opción de la fría madre de alambre presentaron anormalidades de comportamiento graves, y permanecían así en el tiempo incluso si se les ayuda más a posteriori.

Otros estudios han encontrado resultados similares en humanos. Uno encontró que los niños que crecieron en orfanatos lejos de la crianza tradicional tenían niveles mucho más altos de la hormona del estrés cortisol, y otro encontró que los bebés que carecen de contacto tienen niveles anormales de hormonas que regulan el comportamiento social.

¿Conclusión? Los bebés necesitan ser sostenidos, tocados y queridos para prosperar. Pero no basta con quererlos interiormente, hay que demostrárselo.

"Este tipo de comportamiento les enseña a los bebés lecciones básicas de que tienen un papel importante en el mundo, lo que les permite explorar el mundo y sentir que pueden afectar a su entorno en lugar de ser impotentes ante lo que sea que les suceda". "Somos básicamente una especie social, y aprendemos esas cosas a través de la interacción con los demás".

Así que ya sabes, para mejorar el desarrollo de tu hijo, nada más sencillo, y reconfortante para todos, que cogerlo en brazos, besarlo y acariciarlo muy a menudo.

No te puedes perder ...

¿Es normal tener alergia en el embarazo?

¿Es normal tener alergia en el embarazo?

A lo largo de todo el embarazo, el cuerpo de la mujer cambia. Su piel está más sensible y algunas de las alergias más comunes pueden ser las alergias cutáneas. Alergias frecuentes y muy normales, ya que en la mayoría de los casos, estas no presentan ningún tipo de gravedad. Otras alergias que se conocen son las respiratorias. El asma, la alergia al polen o a los ácaros del polvo son algunos ejemplos de este tipo de alergias respiratorias.

 

 


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una calculadora de altas capacidades en niños con el fin de facilitar al máximo su identificación. Una vez se sabe que un niño tiene esta característica, la escuela y la familia deben trabajar en conjunto para que puedan alcanzar su potencial.


Fuente:

“Holding infants – or not – can leave traces on their genes”, UBC Faculty of Medicine.

Fecha de actualización: 17-01-2019

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>