×
  • Buscar
Publicidad

Enseñar a andar

Enseñar a andar

Ver a tu pequeño dar sus primeros pasos es uno de los momentos más emocionantes de tu vida (y de la suya), pero muchas veces los padres no saben cómo ayudar a su hijo. ¿Y tú? ¿Sabes cómo estimularle para que lo consiga?

Publicidad

Indice

 

En torno a los 11 meses tu niño ya está preparado para comenzar su aprendizaje. Su primer gran logro será ponerse de pie con tu ayuda o agarrado a algún mueble. Después, empezará a dar cortos pasitos cogido a tu mano; y en torno a los 15 meses por fin llegará un día en que ande solito.

 

Consejos para ayudar al bebé a caminar

- Nunca le fuerces; hasta que no veas que él muestra interés por levantarse y que intenta hacerlo, no hagas nada.

- Alaba cada logro que consiga con muestras de alegría y cariño.

- Siempre que practiquéis, debe ser en una sala espaciosa, mejor con alfombra para que si se cae se haga menos daño, y lejos de esquinas o muebles con los que pueda hacerse daño.

No te puedes perder ...

Cómo enseñar a los niños a ayudar en casa

Cómo enseñar a los niños a ayudar en casa

Hay padres que se encuentran con niños de 8, 9, 10, 11 años en adelante que no quieren ayudar en casa, que cuando se les demanda hacer tareas domésticas simplemente no quieren porque no creen que les corresponda hacerlo. Esto es a causa de la comodidad, son niños que no sienten la necesidad de colaborar en las tareas de casa porque desde muy pequeños se les ha hecho todo por ellos.

Y tambien:

- Una vez que logre levantarse solo apoyándose en los muebles, enséñale a dar un paso doblando una de sus rodillas y levantándole ese pie. Así le ayudas a realizar el movimiento y a conseguir más equilibrio.

- Para animarle a dar pasos hacia delante, sitúate detrás de él, sostenle de las manos y guíalo hacia delante.

- Es muy importante que camine sobre superficies irregulares para estimular la planta del pie.

- Ponte delante de él y anímale para que ande hacia ti llamándole o enseñándole algún juguete.

- Si se cae y no se ha hecho mucho daño, no montes un drama; es mejor que le cojas, le calmes y le digas que no ha pasado nada. No debe coger miedo a las caídas ni a caminar.

 

Juegos estimulantes para que el bebé aprenda a caminar sólo

- 11 meses: El patito, mi mejor amigo: Este juego es para niños que están aprendiendo a ponerse de pie. Coloca una banqueta firme y segura sobre una alfombra y encima de ella, un patito de goma o un juguete que pese poco y que tu bebé pueda sujetar fácilmente.

Sitúa la banqueta delante de él. El niño bien se impulsará con las piernas para levantarse y agarrar el juguete, bien se pondrá primero de rodillas y luego extenderá las piernas para levantarse, o bien se apoyará en una rodilla, poniendo la mano sobre la banqueta para coger impulso y así incorporarse. En cualquier caso, buscará el modo de ponerse de pie y coger el juguete.

- 13 meses: ¡Soy yo!: Para este juego es indispensable que el niño ya se pueda poner de pie por sí solo y dé sus primeros pasos apoyado en la pared. Con un espejo de mano en el que vea su carita, motívale para que se mueva lateralmente sujeto a la pared. Pon el espejo frente a él diciendo: “Este eres tú”, y luego señalas en el espejo: “Esta es tu imagen”. Haz lo mismo con tu cara. Con este juego conseguirás que se mueva lateralmente en ambas direcciones.

- 15 meses: Plas, plas, plas, caminando avanzarás: Una vez el niño da sus primeros pasitos, puedes utilizar dos bastones o dos palos de escoba. Dale los palos para que los agarre y tú, colocado por detrás, evitando que se caiga, agarras los palos con fuerza por encima de sus manos. Golpea lenta y suavemente los palos con un ritmo alterno, según los pasos del niño, cantando:

“Pasito a paso voy andando.

Por aquí y por allí me encontrarás.

Pasito a paso voy andando.

Por aquí y por allí voy a descansar.”

- 17 meses: Salvando obstáculos: Para este juego necesitas ladrillos y picas de psicomotricidad; como lo más normal es que en casa no tengas, puedes crear los obstáculos con cajas de cartón que puedes forrar de colores con papel charol. Hazles un agujero en el centro e introduce en ellos cilindros de madera de unos 30 cm de largo, de manera que quede una caja en un lado y otra del mismo color en el otro, unidas por el cilindro.

Este ejercicio busca que tu niño, una vez que ha aprendido la marcha autónoma, consiga salvar pequeños obstáculos. Para ello, enséñale a pasar entre las cajas, levantando los pies para salvar el cilindro. Hazlo primero dándole la mano y cuando lo controle, solo. A la vez, puedes ir nombrando los colores de las cajas. Cuando sea capaz de hacerlo perfectamente, puedes subir la dificultad colocando dos cajas unidas en vertical, para que así ese cilindro esté más alto y tenga que levantar más el pie.


Fuente:Fodor, Elizabeth; Morán, Montserrat (2009), Todo un mundo por descubrir, Madrid, Ed. Pirámide.

Fecha de actualización: 03-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.