¿Cuándo empezar la matronatación?

¿Cuándo empezar la matronatación?
comparte

La matronatación es el desarrollo de actividades acuáticas con bebés previas a la natación formal. Esta se practica desde los cero meses hasta los tres años, que es además la edad promedio cuando el aparato locomotor ya está lo suficientemente desarrollado como para lograr que el niño nade de forma autónoma.

Los bebés aprenden a nadar en el agua antes que a andar o a gatear. De hecho, todos ellos están perfectamente adaptados a ese medio, aunque en realidad la matronatación no debería confundirse con el aprender a nadar como tal sino más bien como una forma de reforzar y estimular el vínculo emocional y la confianza entre madre, padre e hijo, pero a través del agua. Además, el niño no tiene todavía como decíamos la suficiente autonomía a esa edad como para adquirir las técnicas de natación.

 

La matronatación, también conocida como natación para bebés se trata en realidad de una variante de la natación que va encaminada a los más pequeños y es, en definitiva, una actividad que van a realizar los bebés con la ayuda siempre de su papá o de su mamá y con un profesional de la matronatación para estimular al bebé. Dicha estimulación, además de ser acuática también será motora, sensorial, sensitiva y cognitiva.

 

¿Cómo debe ser la fase de iniciación?

 

No cabe duda de que la fase de preparación va a comenzar nada más salir del hospital y la recién estrenada mamá se vaya a casa con su bebé. De hecho, es fundamental lograr que este se familiarice con el baño cuanto antes. Esto hará que posteriormente, cuando se dé el caso, se familiarice con la piscina, que es fundamental ya que la matronatación va a aportar a los bebés multitud de beneficios como:

 

-fortalecimiento de una relación afectiva y cognitiva

-ayuda al bebé a relajarse

-ayuda a su desarrollo psicomotor

-mejora la movilidad y el rendimiento muscular

-estimula la capacidad de juego del niño, y a su vez la inteligencia

-ayuda a mejorar las relaciones sociales con otros niños en la piscina

 

En algunos países desarrollados incluso, los cursos de natación para bebés ya han dejado de ser una moda y se ofrecen a las familias a los pocos días después del nacimiento. Además, al sumergirse en el agua el niño va a recordar las agradables sensaciones vividas en el útero materno. Todavía hoy en nuestro país lo más habitual es empezar a los tres o a los seis meses, y no nada más nacer. No obstante, esto variará siempre en función de los gustos de los progenitores y de cómo lo lleve el niño.

 

También hay que tener en cuenta que algunos pediatras están a favor de ello, y otros, sin embargo, ven demasiadas contraindicaciones y mucho más al empezar desde tan temprano con la matronatación por riesgo de padecer, por ejemplo, otitis o atopía. Pero lo cierto es que además de todos los beneficios que la matronatación va a aportar se debe tener en cuenta también que, al iniciarla desde los primeros meses, además de favorecer ese vínculo con la mamá o el papá del que hablábamos también va a ayudar a la personalidad del bebé y a aumentar la capacidad pulmonar de este.

 

En el agua el niño va a depender siempre de la mano de sus progenitores. Es importante, por tanto, que los papás se muestren siempre seguros y confiados cuando estén en el agua con sus hijos, aunque a su vez también extremen las precauciones y la atención para transmitirle sensaciones beneficiosas. En el agua el bebé lo que va a hacer es aprender a escuchar y a observar. Asimismo, se le van a ir despertando también sus reflejos más innatos. Dentro de esta todos los ejercicios realizados por los progenitores le ayudarán también a relajarse y, por supuesto, a ganar confianza y seguridad con el medio acuático. Lo más recomendable es que en este proceso participen ambos progenitores para que aprendan.

 

Las clases de matronatación suelen durar unos cuarenta y cinco minutos aproximadamente y los niños (al menos en España) suelen comenzarlas, como decíamos, a los tres meses, pero lo cierto es que la tendencia hoy es adelantar el inicio de las sesiones por lo que es normal que las clases de matronatación se las ofrezcan muchas veces a los papás cuando apenas el bebé tiene tres o cuatro semanas de nacimiento. Y no, no pasa nada, pero si, por ejemplo, estamos en una época de epidemias por virus respiratorios no existe necesitad alguna de exponer a un lactante de dos o tres meses a situaciones en que pueda, por ejemplo, contagiarse de otros bebés y niños.

 

¿Conocéis los puntos básicos antes de llevar al bebé a la piscina y hacer matronatación?

 

El alimento, las horas de sueño y el cariño van a ser, sin duda, las tres necesidades que deberán estar cubiertas siempre antes de acudir a la piscina con el bebé. Por ello, es importante también que la hora que uno elija para hacer matronatación con el bebé no coincida con el horario de una toma, por ejemplo.

 

También suele ser bastante recomendable acudir a una hora en la que la piscina no esté demasiado concurrida para que estéis totalmente relajados. Y eso sí, no te olvides de que si le llevas con sueño protestará y no querrá jugar. Es lo normal, así que mejor deja que duerma lo suficiente y asegúrate siempre de cubrir estas tres necesidades básicas antes de entrar a la piscina con tu pequeño.

 


Fuentes:

https://www.lne.es/vida-y-estilo/salud/2015/06/12/matronatacion-conoce-beneficios/1771443.html

Francisco Sánchez, monitor de natación y matronatación, www.natacionparabebes.com

Redacción: Ana Ruiz

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×