×
  • Buscar
Publicidad

Beneficios de la matronatación

Beneficios de la matronatación

La natación de bebés o matronatación es una actividad muy beneficiosa para el desarrollo de los bebés que se aconseja realizar entre los 5 meses y los 3 años. Aporta tranquilidad, fomenta la motricidad, mejora la coordinación, fortalece el sistema cardiorrespiratorio, etc. 

Publicidad

La natación de bebés o matronatación busca la familiarización plena del bebé con el medio acuático sin marcar metas determinadas sobre la autonomía en el agua. El énfasis de esta actividad estña en darle importancia al descubrimiento de su cuerpo y sus habilidades a través de la investigación propia del bebé, para lo que se cuenta con la participación de los padres.

Está orientada a bebés de entre 5 meses y 3 años, quienes realizarán esta actividad acompañados de papá, mamá o algún familiar de confianza en el agua.


La importancia de los papis en la matronatación
 

La piscina, los juguetes, los compañeros, la piscina… son todos elementos desconocidos para nuestros bebés cuando llegan por primera vez a una piscina, por lo que hay que darles algo conocido a lo que agarrarse y que les proporcione seguridad y confianza.

 

Los padres son la pieza fundamental en estas edades para que esta actividad funcione como todos queremos. Y es que además de ser súper divertido, fomenta la relación afectiva padre/hijo.

No te puedes perder ...

Y tambien:


¿Qué beneficios aporta la matronatación a mi bebé?


1. Aporta tranquilidad, eliminando la tensión nerviosa y el estrés. El agua caliente y la flotación relaja a los bebés.


2. El bebé encuentra en el agua la posibilidad de moverse tridimensionalmente, lo que redundará en una mayor coordinación motriz. El dominio paulatino de este nuevo ámbito le va dando “seguridad e independencia”, por lo que favorece el desarrollo psicomotor.


3. La natación para bebés fortalece el sistema cardiorrespiratorio: el corazón y los pulmones se verán favorecidos al realizar esta actividad.


4. Ayuda al desarrollo de su aparato locomotor, mejorando el rendimiento muscular y favoreciendo la movilidad y la rapidez.


5. El agua estimula la capacidad de juego del niño y este hecho repercutirá muy positivamente en aprendizajes futuros.


6. Aumenta y favorece el vínculo entre padre y/o madre y el bebé, creando un vínculo de confianza.


7. Ayuda a fortalecer el sistema inmunológico.


8. Desarrolla las habilidades vitales de supervivencia. 


9. Mejora la movilidad intestinal e incrementa el apetito.


¿Cuándo hay que empezar a nadar?


En Chapoteos recomendamos empezar con la matronatación una vez pasado el primer periodo de vacunas, hacia los 4 o 5 meses aproximadamente, para que su sistema inmunitario esté más fuerte. 


Es importante elegir un centro especializado en matronatación ya que las piscinas deben están tratadas especialmente para ellos y disponer de cloración salina para minimizar al máximo el impacto de productos químicos en los bebés.

Además, se debe cumplir una serie de recomendaciones de seguridad como que el el entorno de la piscina debe ser cálido y confortable, alrededor de 30 grados, el agua estar a unos 32º C o que no haya corrientes de aire en la zona del vestuario.


Pero recordemos que no es necesario asistir a la pisci para comenzar esta andadura. Disfrutad desde el principio, convirtiendo el baño de cada día en un momento especial para todos. De esta forma, ya estaréis trabajando en dirección a la piscina y a la familiarización acuática, para lo cual será indispensable también la figura de los padres…


Redacción: Chapoteos. 


Fecha de actualización: 24-01-2018

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.