×
  • Buscar
Publicidad

¿Cómo saber si mi bebé es zurdo?

¿Cómo saber si mi bebé es zurdo?

La lateralidad de una persona, es decir, la inclinación sistematizada a utilizar más una de las dos partes simétricas del cuerpo y uno de los órganos pares, como las manos, los pies o los ojos, es algo innato, es decir, los niños ya nacen siendo diestros o zurdos, aunque la lateralidad no se fija en muchos casos hasta los 2 o los 3 años, por lo que es posible que, antes de esa edad, no sepas si tu hijo va a usar más un lado u otro del cuerpo. Para saberlo, existen diversas pruebas y test que puedes realizar.

Publicidad

¿Por qué somos diestros o zurdos?


En el mundo predominan los diestros ya que el 85% de las personas usa más este lado del cuerpo al escribir, ver, dar patadas, etc. Por lo tanto, tan solo un 15% de la población mundial es zurda.


El hecho de ser diestros, zurdos o ambidiestros (algo muy poco usual), depende de nuestra configuración cerebral. Así, en los niños diestros el hemisferio izquierdo es el dominante (ya que es este lado del cerebro el que dirige los movimientos del lado contrario), mientras que en los zurdos el dominante es el derecho. Se cree que el 80% de las personas tiene un gen dominante que las hace ser diestras, mientras que el 20% restante carece de ese gen, por lo que tienen una posibilidad al azar de ser diestro o zurdo.


Generalmente, los bebés son ambidiestros, es decir, usan indistintamente las dos manos para agarrar los objetos. A los dos meses empieza a hacerse un reparto de funciones entra la mano de trabajo y la mano creativa, pero solo a partir de los 2 años se puede saber con seguridad si un niño es diestro o zurdo ya que a esa edad se empieza a fijar la lateralidad. No obstante, hay bebés que claramente muestran ser una cosa u otra antes de este tiempo y niños que, de los 2 a los 7 años, experimentan un periodo de quirilancia, conocido como ambidiestrismo, durante el cual todavía puede inclinarse por cualquiera de los dos lados.

No te puedes perder ...

¿Cómo saber si mi bebé agarra bien el pezón?

¿Cómo saber si mi bebé agarra bien el pezón?

Muchas madres primerizas asumen que los lactantes nacen sabiendo instintivamente cómo aferrarse al pecho y que si presentan su pecho de la manera correcta el bebé sabrá qué hacer. Ciertamente algunos bebés son capaces de aferrarse por sí solos, con una buena técnica.

Y tambien:


Pero, aunque no podamos saber en muchos casos hasta los 4 o los 5 años la lateralidad de nuestro hijo, diversos estudios han demostrado que, ya desde el útero materno, los fetos muestran una preferencia espontánea por uno u otro lado del cuerpo.


Lo que sí sabemos actualmente y tenemos todos claro es que no se deben modificar las preferencias del niño. Aunque antes se pensaba que era malo ser zurdo, se ha demostrado que esto no implica ningún problema, pero obligar al niño a usar el lado que no es correspondiente a su lateralidad, sí. Esto hará al niño más torpe, lento y con problemas de aprendizaje.


Pruebas de lateralidad


Para saber si tu hijo es diestro o zurdo antes de que llegue la etapa de escribir puedes hacer diversas pruebas:


1- Test de Harris

Se realizan 10 acciones diferentes con el niño para comprobar qué mano o pie usa en cada caso.


Dominancia de la mano


Lanzar una pelota.

Dar cuerda a un reloj.

Golpear con un martillo.

Cepillarse los dientes.

Peinarse.

Hacer girar el pomo de la puerta.

Tensar una goma.

Cortar con tijeras.

Cortar con cuchillo.

Escribir.


Si tu hijo aún no sabe escribir puedes cambiar esa acción por dibujar o coloreas y, en el caso de objetos peligrosos como las tijeras, el cuchillo o el martillo, puedes cambiarlos por otros parecidos. El objetivo es fijarse en qué mano usa en cada momento.


Dominancia del pie


Dar una patada a un balón.

Escribir una letra con el pie.

Saltar a pata coja.

Subir un escalón.

Mantener el equilibrio sobre un pie.

Girar sobre un pie.

Elevar una pierna sobre una silla o una mesa.

Observar la pierna que adelanta al desequilibrarse hacia delante.

Sacar un balón de debajo de una silla o una mesa.


Dominancia del oído

Escuchar a través de la pared.

Coger el teléfono.

Escuchar en el suelo.    


Dominancia del ojo


Sighting (mirar a través de un cartón con un agujero en el centro).

Mirar por un telescopio.

Mirar por un caleidoscopio.       


Anota en un papel una “D” si hace todas las pruebas con la mano o el pie derecho o una “I” si las hace con la izquierda. Si solo realiza 7, 8 o 9, anota una “d” o una “i”. Y si usa ambas, una “A”.


En el caso de los ojos y los oídos, una “D” o una “I” si lo hace en todas y una “d” o una “i” si solo lo hace en dos de las tres. “A” para los demás casos.


Si el resultado es DDD, tu hijo es diestro. Si es III, es zurdo. Si es D.I.D.I tiene lateralidad cruzada y si tiene D.d.D.d, una lateralidad mal afirmada.


2- Test de Zazzo


Consiste en hacer una serie de juegos y actividades con los niños, que afectan a diversas partes del cuerpo, para comprobar qué lado usan. Por ejemplo, para analizar la mano predominante se puede jugar a las cartas o darle cromos. Para el ojo, se puede observar la puntería con acciones como colar una pelota por un agujero o encestar.


3- Test de Bergea


Se realizan determinados movimientos y pruebas para una mano, como golpear un tambor con unas baquetas, sacar objetos de una caja, peinarse, etc.


4- Prueba de punteado de Mira Stambak (de 6 a 10 años)


Esta prueba consiste en llenar lo más rápidamente una hoja cuadriculada, con ambas manos, determinándose para cada edad un puntaje. Mientras el niño lo hace hay que observar incoordinación, escrupulosidad, impulsividad, ansiedad.


5- Dinamométrica o medida de la fuerza


Se comprueba la fuerza que tiene un niño para realizar determinadas acciones con cada mano ya que la mano dominante suele tener más fuerza. Por ejemplo, enroscar y desenroscar un tapón, hacer polvo un terrón de azúcar, etc.


Además de estas pruebas, son muchas las comprobaciones que se pueden hacer con el niño para saber si es diestro o zurdo, como pedirle que se rasque la mano para ver con cuál lo hace; entrelazar los dedos de la mano para ver el pulgar de qué mano queda más arriba; ver qué ojo guiña; al ponerse las manos detrás de la espalda observar qué mano sostiene a la otra; ver con qué mano cuenta; qué mano usa al ojear un cuento; qué mano usa para comer; con qué mano usa una llave al abrir una puerta; con qué mano se suena la nariz, etc.


Fuentes:

Healey, Jean M (2006), El niño zurdo, Ed. Agapea. 

Fecha de actualización: 14-11-2018

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.