×
  • Buscar
Publicidad

¿Cómo aprenden los bebés?

¿Cómo aprenden los bebés?

¡Ay, nuestros pequeñines! Crecen muy rápido sí, pero a medida que crecen van aprendiendo más y más cada día, pero ¿cómo consiguen hacerlo tan rápido y tan bien?

Publicidad

Índice

 

¿Cómo es el proceso de aprendizaje de los bebés?


Los bebés aprenden desde el primer momento. Así es, y es que desde que nacen lo hacen con la capacidad de descubrir el mundo que los rodea y aprendiendo muy rápido porque son como esponjas que aprenden incluso durmiendo y es que el cerebro de los bebés está completamente preparado para el aprendizaje desde el mismo momento en que estos nacen. Y será este, el cerebro, el que madure con una gran rapidez.

Los bebés, de hecho, van a empezar a aprender acerca del mundo a partir de sus experiencias. De hecho, podrán ver y oír lo que ocurre a su alrededor y comunicar sus necesidades e intereses a los demás y vosotros, sus padres, podréis también ayudarles a aprender cuando juguéis con ellos. Sin embargo, antes de eso sí hay que tener en cuenta que los bebés nacen con algunas cosas aprendidas y unas cuantas habilidades como oler, trepar y succionar, y ya a partir de aquí va todo lo demás.

Además, hay que tener en cuenta que en todo este proceso tanto las familias como la escuela tienen que ponerse manos a la obra, al menos para intentar sacar el máximo partido de todas esas capacidades innatas.

Los bebés tienen la habilidad de ver caras y objetos también de diferentes formas, tamaños y colores y pueden diferenciar entre las voces de sus padres y de otras personas. Sin embargo, para que lo consigan y lo hagan adecuadamente es necesario que se sientan siempre lo suficientemente seguros y confiados, y que le encuentren sentido a las nuevas ideas e información.

El instinto innato de un niño es crecer y aprender, aunque lo mejor de todo eso sin duda sea el estar cerca de él y observar los cambios porque no hay nada comparable a observar una experiencia tan enriquecedora y única como esa. De hecho, cuando se observa a un bebé se descubren en él una serie de estrategias para alcanzar los siguientes movimientos o etapas. El problema viene cuando un adulto interviene y ayuda al bebé a cambiar de postura. En este caso lo más probable es que no os deis cuenta de los movimientos que hacen por sí solos perdiéndoos, además, gestos súper sencillos, pero muy, muy importantes y únicos.
 

La importancia de que aprendan actividades

No te puedes perder ...

El sueño del bebé por edades

El sueño del bebé por edades

El sueño es muy importante tanto en los adultos como en los bebés, el cuerpo humano necesita descansar para reponer la energía que ha gastado durante la jornada. Un buen descanso contribuye a que al día siguiente rindamos bien, estemos de mejor humor y menos estresados.

Y tambien:


Ten en cuenta que los bebés tienen muchísima curiosidad por descubrir el mundo donde han aterrizado hace bien poquito, de poner a su alcance objetos de diferentes materiales y texturas, algo que les va a permitir también desarrollar sus sentidos. Por todo ello también suele ser bastante recomendable colocar al bebé sobre una manta o bien un espacio de juego donde vaya a poder estar, ofrecer algún trozo de madera o algún objeto blando y proporcionarle también, por ejemplo, utensilios de distintas texturas, telas o colores y ¡muchas cosas más! ¿Quieres saber cuáles?

- Haz que utilice su cara y su voz. Ten en cuenta que a todos los bebés les fascina verse y también escuchar su voz, así que hay que intentar en la medida de lo posible pasar tiempo hablándole, cantándole y riéndose. Es esencial también jugar a juegos relacionados con el contacto físico y el tacto.

- Repite las cosas una y otra vez. Los bebés necesitan practicar algo hasta que estén seguros de cómo funciona, es decir, hacer lo mismo una y otra vez con su bebé y juega a repetir. Cuando se repiten una serie de rutinas los bebés aprenden qué acciones siguen a otras.

- Léele. También una de las buenas formas para que los bebés aprendan es hacerlo a través de la lectura y el relato de los cuentos. Los buenos hábitos de lectura, además, empiezan de una manera temprana y estimulan el lenguaje. 

- Haz que te imite. Pon caras, haz sonidos y consigue que tu pequeño se mueva y te imite. Además, después luego puedes imitar tú también lo que haga tu bebé. Esta es otra de las formas en que los bebés aprenden en general, y a comunicarse también.
 

La imitación, sin duda, su gran aliada

Resulta prácticamente increíble cómo un bebé se adapta tan rápidamente a su entorno. Nada más nacer, de hecho, este va a captar información por medio de todos sus sentidos, se va a mover y va a comenzar a situarse en el mundo. A medida que van creciendo los bebés van a aprender diversas habilidades y estrategias que ya hemos estado viendo, pero una de las más importantes y probablemente su gran aliada sea la técnica innata de la imitación. A medida que pasan los meses, los bebés van a ir descubriendo el sonido de las vocales y de las consonantes y empezarán a reproducir también los sonidos que escucha y oye. Y es por eso por lo que resulta tan importante hablarles y expresar los objetos que lo rodean.
 

Ahora ¡a curiosear!


La curiosidad de los más pequeños es infinita pues desde que nacen empiezan a sentir interés por todo lo que los rodea. Y sí, es el primer paso, sin duda, para su aprendizaje, aunque algunos progenitores pueden entender esa curiosidad como algo inoportuno y negativo, pero se equivocan, y creyendo eso, además, lo único que hacen es coartar la curiosidad natural del pequeño.

Los bebés son exploradores natos. A lo largo de todas sus indagaciones y descubrimientos estos van a ir adquiriendo la información de manera progresiva sobre sí mismos y también sobre el mundo que los rodea como bien son las sensaciones, su capacidad motriz, el peso y la textura de los objetos, los sabores, el reconocimiento de las personas, etc. Pues bien, para fortalecer el éxito de todas estas “exploraciones” vosotros, sus padres, deberéis alabar todas esas hazañas con gestos y palabras.

En definitiva, la curiosidad es algo fascinante que no se debe coartar jamás y que se define además como el comportamiento natural de querer saber algo mediante la investigación y el aprendizaje y esta tiene también el efecto de impulsar a buscar información sobre algo para después interactuar tanto con el ambiente como con otros. Este instinto lo que hace es estimular el crecimiento personal.
 

Pero ¿por qué es tan importante estimular la curiosidad?

Es de gran importancia que se estimule la curiosidad del bebé porque es el motor que le va a producir interés, muy necesario además para que quiera aprender y desarrollar su pensamiento. Los niños poco curiosos pueden ser:

- menos sociables

- difíciles de inspirar, motivar o entusiasmar

- poco interesados en aprender nuevas cosas en su vida

¿Y tú bebé? ¿Aprende cada día? ¿Le estimuláis lo suficiente?


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.