¿Un bebé puede tener ojeras?

¿Un bebé puede tener ojeras?
comparte

Las ojeras se asocian al cansancio y al estrés en los adultos, por eso puede sorprendernos ver a un bebé con ojeras, pero, si duerme mal, está malo o, simplemente, si sus padres tienen ojeras, puede presentarlas al igual que un adulto.

Las ojeras son unas manchas oscuras que salen alrededor del párpado, una especia de círculos marrones, morados o azulados que pueden notarse más en las personas de piel clara, pero que pueden aparecer por igual en niños con piel clara u oscura. Hay que tener en cuenta, además, que la piel que rodea nuestros ojos es 4 veces más delgada y muy sensible, por eso enseguida se marcan las venas de debajo, dando ese aspecto de manchas azuladas.

Cuando vemos a alguien con muchas ojeras, enseguida damos por supuesto que está cansado y ha dormido mal, pero ¿son los únicos motivos por los que aparecen las ojeras? ¿Y en los bebés? ¿Pueden tener ojeras?

Pues sí, también pueden presentarlas, y estas son algunas de las causas más frecuentes:

1- Genética. Al igual que otros rasgos faciales, las ojeras pueden heredarse, por lo que es posible que un bebé tenga siempre unas ligeras ojeras si sus padres son propensos a tenerlas.

2- Cansancio o problemas de sueño. En general, las ojeras aparecen cuando hemos dormido poco, hemos tenido un día muy ajetreado, tenemos problemas para conciliar el sueño o padecemos insomnio. Y con los bebés pasa igual. Al dormir poco o estar muy cansado, puede oscurecerse la zona de debajo de los ojos.

3- Ciertas enfermedades. Cuando sufrimos un resfriado, gripe, asma, sinusitis, alergia respiratoria o hipertrofia adenoidea (patología que reduce el espacio por donde pasa el aire), se produce una congestión nasal que provoca que las venas de los ojos que se comunican con las venas nasales tengan un menor flujo sanguíneo, lo que hace que enseguida se noten las venas de debajo de la piel de los ojos al ser más fina y sensible, es decir, que aparezcan las ojeras. La conjuntivitis también puede enrojecer la zona de debajo de los ojos y hacer que surgen estas manchas asociadas con las ojeras.

¿Qué hacer si mi hijo tiene ojeras?

Las ojeras en sí no son un problema médico, aunque es cierto que, como veíamos, pueden indicar congestión o cansancio en algunos casos, pero realmente es solo un problema estético. Por eso, los primero que hay que hacer si vemos que nuestro bebé tiene muchas ojeras es averiguar la causa para poder tratar esta y que así desaparezcan como consecuencia las ojeras.

- Observa a tu hijo y piensa en cómo han sido sus últimas noches para saber si tiene ojeras por haber dormido poco y mal, por estar enfermo o, simplemente, por herencia genética.

- Si le notas alicaído, apático, con poca hambre o tiene síntomas que indiquen una congestión nasal, debes acudir al médico. Si piensas que es por cansancio, intenta que duerma mejor. Acuéstale antes y procura seguir una serie de pautas que favorezcan su sueño.

- No debes usar cosméticos para tapar las ojeras de tu hijo y hay que tener cuidado con algunos trucos y consejos que aparecen en Internet ya que la piel de los bebés es mucho más sensible que la de los adultos y puedes causarle heridas o reacciones alérgicas que, al estar cerca del ojo, pueden ser peligrosas.

- Si las ojeras están causadas por alergias, evita cerca del niño cualquier posible alérgeno (nada de fumar en casa, cuidado con el polen y el polvo, si tiene alergia al pelo de los animales, no debéis tener mascota…) y acude al pediatra para que te recete el tratamiento adecuado.

- En caso de congestión nasal, puedes elevar el cabecero de la cama o poner una almohada debajo para ayudar a la circulación sanguínea de la zona de los ojos.

- Además, cuando tu hijo tenga ojeras puedes mojarle la cara con agua fría para reactivar la circulación de la zona, ofrecerle alimentos ricos en potasio, darle líquidos a menudo para que no esté deshidratado y, en definitiva, cuidarlo para que duerma y descanse lo suficiente.

En cualquier caso, como veíamos, las ojeras en sí no son malas y solo sirven para indicar, en la mayoría de los casos, que el organismo no está descansado o que sufre algún trastorno médico, por lo que hay que estar atentos a los síntomas que las acompañen para tratar el origen del problema y, si así desparecen las ojeras, pues mejor que mejor. 


Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×