¿Un bebé puede dormir con aire acondicionado?

¿Un bebé puede dormir con aire acondicionado?
comparte

La normativa española lo define como el proceso o procesos de tratamiento de aire que modifica sus condiciones para adecuarlas a unas necesidades determinadas. Con esta definición en realidad se la estamos aplicando a cualquier individuo, pero ¿cómo de beneficioso y/o perjudicial es el aire acondicionado para los bebés?

Lo primero que se ha de saber es que los aires acondicionados son unos de los factores de riesgo que hace aumentar los problemas respiratorios porque al cambiar de temperatura se generan irritaciones de las vías aéreas. Tal y como aseguran algunos pediatras lo cierto es que los pacientes que más se ven afectados por el aire acondicionado y sus riesgos son en realidad las personas alérgicas, aunque si resulta imposible evitar el uso habrá que balancear cuál es el beneficio del aire con respecto al riesgo, que viene dado en realidad por la creación de moho y hongos, ocasionados por la humedad lo que se convierte en un factor que acaba por crear problemas respiratorios.


Lo más importante en ese caso será vigilar que el aire acondicionado que uno tenga en su hogar no huela a moho. No obstante, el mantenimiento regular del aire acondicionado, e incluso el cambio de este a lo largo de los años, también es fundamental pues recordemos que esto lo único que hacen es acumular cada vez más polvo multiplicándose las bacterias. Si se lleva a cabo una revisión y un mantenimiento del equipo de aire acondicionado con frecuencia será ideal para poder eliminar cuanto antes moho, polvo y otros factores de riesgo.

No te puedes perder ...


Lo ideal es colocar el aire acondicionado en la salita o el salón, pero evitar situarlo en la cocina y en las habitaciones. En caso de ser indispensable en las habitaciones será totalmente necesario realizar una limpieza general antes de los colchones y las almohadas. También se recomienda utilizar protectores diseñados contra ácaros. Con todo ello deducimos, por tanto, que es necesario cuidar el aire que respiramos, protegerlo y tratar en la medida de lo posible utilizar algunos productos que no dañen la capa de ozono y que tampoco contaminen el aire.


Con el paso de los años el aire acondicionado ha mejorado muchísimo y eso es algo que todos los padres y madres deben tener presente, ya que antes un aire acondicionado era un recurso que aliviaba el calor, pero a costa de suponer muchos riesgos para la salud porque no reducían la ionización del aire y ahora sí, porque contaminaban muchísimo y había en ellos cantidades ingentes de gérmenes, polvo y contaminación, y porque se producían cambios muy bruscos de temperatura.


Hoy en día, lo bueno que tenemos es que los aires acondicionados modernos sí reducen la ionización del aire, tienen filtros por lo que la cantidad de gérmenes, polvo y contaminación es mucho menor, aunque sigue siendo fundamental, como ya veíamos antes, cambiar dichos filtros y ahora además tienen también unos sistemas capaces de mantener la temperatura mucho más estable, todo lo contrario a los aires acondicionados antiguos que se trataba sencillamente de unos aparatos que disparaban un chorro de aire frío siempre con la misma potencia y regulaban su funcionamiento con un termostato que le hacía apagarse cuando la temperatura bajaba al límite que marcabas en el mando y volvía a funcionar cuando se subía de nuevo. Esto lo único que provocaba es que se pasara de 40 grados a 20 varias veces y en tan solo una hora.


Y sí, nadie podrá decir nunca que el aire que sale de un aparato de aire acondicionado es mejor que el que entra por la ventana de nuestro hogar, pero lo que sí podemos afirmar es que un buen aire acondicionado bien usado no tiene por qué afectar a la salud del bebé. De hecho, en determinadas circunstancias podría incluso llegar a ser necesario para evitar algunos problemas ya que algunas casas tienen temperaturas tan altas que podrían favorecer la deshidratación de los bebés y especialmente cuanto más pequeñitos sean estos.


Es aquí cuando siempre será preferible un aire acondicionado a un golpe de calor. Eso sí, como con todo, es necesario seguir algunos pasos para utilizar bien un aire acondicionado con un bebé.


- Temperatura no muy baja. Entre los 23 y los 24 grados centígrados será la temperatura más aceptable, pero no más baja y, sobre todo, si el bebé es muy pequeño.


- Temperatura estable. No encender ni apagar constantemente el aire. Simplemente poner una temperatura cómoda y dejar el aire acondicionado conectado durante las horas de más calor en el día.


- Mantenimiento del aire acondicionado en muy buenas condiciones. Tanto la limpieza general como la limpieza y el cuidado de los filtros resulta totalmente necesaria con el objetivo de poder utilizarlos sin riesgos añadidos.


Pero, en el caso de tener bebés en casa, evitad mejor el aire acondicionado en su habitación, e intentad no exponer al niño directamente en las partes de la casa en las que sí esté puesto el aire acondicionado, y si resulta totalmente necesario, siempre teniendo en cuenta que las condiciones en las que lo tratamos y lo protegemos son las correctas.


Te puede interesar:
Los niños con altas capacidades precisan que la escuela y la familia trabajen en coordinación para asegurarles el entorno preciso donde poder desarrollar al máximo su potencial.


Fuentes:

Aire acondicionado y bebés. ¿Qué debes hacer? http://www.airzone.es/blog/consejos/aire-acondicionado-bebes-que-debes-saber/

Aire Acondicionado y Salud en Bebés y Niños https://www.mipediatraonline.com/aire-acondicionado-salud-bebes/

Fecha de actualización: 08-04-2019

Redacción: Ana Ruiz

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>