×
  • Buscar
Publicidad

¿Qué se debe hacer cuando se cae un bebé de la cuna?

¿Qué se debe hacer cuando se cae un bebé de la cuna?

Suele ser bastante común que los bebés se caigan de la cama o de la cuna. Por eso es importante en primer lugar que estos estén vigilados siempre por un adulto para evitar golpes, caídas o daños mayores en la medida de lo posible.

Publicidad

Son bebés y no conocen el peligro por lo que es normal que puedan caerse, aunque en la gran mayoría de los casos se deba a un despiste por parte del adulto. Lo primero que uno debe hacer después de que su bebé se caiga de la cuna es asegurarse de que este no tiene ninguna herida grave ni ninguna fractura en algún hueso, que suele ser menos frecuente porque, recordemos, los bebés menores de tres años no se fracturan los huesos tan fácilmente como los niños más mayores.

 

¿Dónde se ha golpeado?

 

Otra de las cosas más fundamentales es ver donde se ha golpeado el bebé porque depende de la parte donde se haya golpeado de su cuerpo la caída puede tener peores o mejores consecuencias. Las caídas que más preocupan son las que se dan en la cabeza, en el abdomen o en la espalda.

 

Si el pequeño está bien y además este actúa de forma completamente natural no tienes el porqué de preocuparte, aunque lo que si deberás hacer es observar a tu pequeño especialmente si se ha golpeado en la cabeza tras caerse de la cuna y al menos en las 24 horas siguientes a su caída. No obstante, si por lo que sea tienes dudas sobre la gravedad de la caída o sobre el estado de tu bebé lo mejor será que le lleves al médico, al menos para quedarte más tranquila.

No te puedes perder ...

¿Cómo se riñe a un bebé?

¿Cómo se riñe a un bebé?

Cuando un bebé es recién nacido no se le debe reñir jamás porque además de que no lo entiende está desarrollándose a pasos agigantados cada día y lo que hay que hacer es disfrutar de su presencia y de todo el amor que nos ofrece con su simple mirada.

Y tambien:

 

Eso sí, recuerda que acudir al médico sí será totalmente obligatorio en algunos casos como estos:

 

-el bebé pierde el conocimiento: en el caso de que, por ejemplo, el bebé responda, pero haya perdido el conocimiento recuerda que lo mejor será practicarle la reanimación cardiopulmonar (RCP) mientras se le pide a alguien que llame a emergencias.

-tiene un sangrado y este no se detiene tampoco aplicando presión.

-está respirando, pero no responde: cuando el bebé está inconsciente después de la caída.

-tiene convulsiones.

 

Pero ¿y si al caerse se ha golpeado en la cabeza?

 

Golpearse en la cabeza podría resultar algo grave en algunas ocasiones porque en algunas ocasiones es causa de una lesión en el cráneo o en el cerebro. En ese momento se deben hacer dos cosas principalmente:

 

-acostarlo sobre nuestro propio pecho y poner un poco de hielo sobre la lesión

-si existe herida taparla con una venda para detener la hemorragia

-y, por último, controlar los cambios en su grado de conciencia

 

¿Qué deben hacer los padres?

 

Muchas veces no se tienen los conocimientos necesarios ante algunas caídas por parte de algunos padres, y aunque se tengan lo mejor será siempre acudir a emergencias para que allí le pueda atender un equipo de profesionales de la salud infantil, y no perder la calma. Recordemos que los bebés no tienen la capacidad de protegerse con los brazos y que si, además estos son muy pequeños tampoco podrán controlar el cuello.

 

Será allí, por tanto, donde se determinará si hay lesión cerebral que necesite tratamiento inmediato. Será un pediatra quien observará al niño, aunque probablemente te pida todos los detalles de la caída, y aunque no siempre es necesaria una radiografía o una tomografía, si se necesita el papá o la mamá no debería dudar de si permitir su realización o no. Siempre será por el bien del bebé. Las tomografías, por ejemplo, se suelen realizar si hay sangrado dentro o alrededor del cerebro.

 

Algunos consejos para que los papás y las mamás afronten las caídas de sus hijos

 

1- Mantener la calma ante lo inesperado. Cuando un padre o una madre se deja llevar por el terror lo único que puede conseguir así es hacer el problema mucho más grande de lo que en realidad es. Es importante, por tanto, mantener la calma. Además, si uno se detiene a pensar por un momento veremos también como el niño se tranquiliza. De lo contrario este lo único que hará será entrar en pánico aumentando así además su angustia.

2- Alentar al niño a intentarlo otra vez. El miedo a caerse de nuevo de la cuna podría aparecer y de hecho es completamente normal que lo haga. Además, esto forma parte de instinto de supervivencia. Por ello es importante, no obstante, que los progenitores no les dejen que se den por vencidos, y hacerles ver que las caídas son normales, e intentar sobre todo quitarles el miedo a dormir de nuevo en su cuna por si volviera a caerse porque es donde deberá dormir, al menos hasta que se le pase a la cama.

3- Enseñarle a levantarse después de los tropiezos. Hay que tener en cuenta que todo el apoyo que brinden los padres a sus bebés desde que nacen, lo que contribuirá además a que tengan un desarrollo completamente sano y feliz. Hay que animar, por tanto, a ponerse nuevamente de pie y también a continuar con la diversión de cada día, aunque sin olvidarnos de brindarles una lección de resiliencia. La resiliencia es la capacidad de los seres humanos para adaptarse a diferentes situaciones adversas.

 


Fuentes:

VV.AA. (2011), Guía práctica de primeros auxilios para niños, S.A. Bainet Media.

Dr. J. Mateu Sancho (2007). Guía completa de seguridad para padres. Gyersa.

Fecha de actualización: 19-07-2019

Redacción: Ana Ruiz

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.