×
  • Buscar
Publicidad

Qué hacer si tu bebé no deja de llorar en un avión

Qué hacer si tu bebé no deja de llorar en un avión

Una de las cosas que más teme una persona al viajar en avión es pasarse todo el trayecto escuchando llorar a un bebé. Y, lamentablemente, también es uno de los mayores temores de un padre cuando se decide a viajar en avión con su bebé. ¿Qué hacer en estos casos?

Publicidad

Un viaje en avión de 6 horas oyendo sin parar llorar a un bebé puede ser bastante molesto. No obstante, todos aquellos que se quejan deberían de pensar en los pobres padres, que lo están pasando peor, y en el bebé, que no llora por gusto.


De hecho, una encuesta realizada recientemente revelaba que el mayor "miedo" de una persona, con un 35%, al viajar en avión es tener de compañero de viaje a un bebé llorón, por delante del mal tiempo, el overbooking o la escasa calidad de los alimentos.


Y es que es bastante habitual que los bebés lloran en los viajes en avión. ¿Por qué? Pues por diferentes motivos, como incomodidad, dolor de oídos por los cambios de presión, miedo o nervios. Según los expertos, no hay ningún motivo (además de los cambios de presión que pueden causarles dolor de oídos o sensación rara en el estómago) para que un bebé llore más en un avión. El problema es que los padres suelen ponerse nerviosos en cuanto ven que su bebé se pone a llorar dentro del avión, nervios que transmiten al pequeño, lo cual hará que llore más, etc.

No te puedes perder ...

Y tambien:


Por lo tanto, lo primero que hay que hacer antes de coger un vuelo con un bebé es ir preparado y tener paciencia. Lo único que debe importante en ese momento es tu bebé, y no el resto de pasajeros. Tienes que tranquilizarle por él mismo y para que no se pille un sofocón, no por no molestar. El que esté molesto, que se ponga unos cascos.


¿Qué hacer?


Es cierto que puede resultar bastante molesto escuchar mucho rato a un bebé llorar ya que el llanto de los bebés es bastante agudo y potente. No obstante, no hay que llegar a decisiones como la que ha tomado la compañía Malaysia Airlines, que prohíbe a los bebés viajar en primera clase. Hay que ser más pacientes y tolerantes.


En cuanto a los papás, es conveniente que se aprendan estos trucos antes de viajar en avión para que el vuelo sea lo más gratificante para todos:


- No debes volar si el niño tiene un resfriado fuerte o mucha congestión ya que el dolor y la molestia serían peor e incluso puede romperse el tímpano.


- Ofrécele su biberón con agua o leche para que beba durante el despegue y el aterrizaje, así evitarás que note el cambio de presión. Algunas compañías incluso permiten que le des el pecho durante el aterrizaje y el despegue para evitar este dolor.


- Si tiene más de 2 años, puedes darle chicle para que lo masque.


- Si se pone a llorar, no te pongas nervioso. Cógele en brazos, cántale una canción en voz baja o cuéntale un cuento. Lo que hagas normalmente. Cuando el avión esté en pleno vuelo puedes incluso levantarte y pasear con él en brazos meciéndole para tranquilizarle.


- No te olvides de llevar contigo su peluche o juguete favorito.


- Si ya ve algún dibujo o serie de animación, llévala grabada en tu móvil para poder ponérsela.


- Vístele con ropa cómoda, incluso el pijama, para que esté a gusto y se duerma el mayor tiempo posible.


- Sobre todo, no te pongas nervioso ni te preocupes por los demás pasajeros, recuerda que hay adultos más molestos que se pasan el rato hablando a gritos, comiendo, levantándose, etc. 


Te puede interesar:

Muchos padres se preguntan "¿cómo saber qué altura tendrá mi hijo?". De manera orientativa se puede calcular la estatura final tomando en consideración la altura de los progenitores. Pero si se desea un resultado más preciso, es necesario realizar una serie de pruebas prescritas por un médico tales como radiografías, análisis de hormonas, etc.


Fecha de actualización: 10-05-2017

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad