×
  • Buscar
Publicidad

¿Por qué los bebés huelen tan bien?

¿Por qué los bebés huelen tan bien?

Uno de los mejores olores que hay en este mundo es el de los bebés, sobre todo su cabecita. ¿Por qué huelen tan bien? ¿Hay alguna explicación científica detrás de ese aroma que nos vuelve locas y locos?

Publicidad

No hay nada como el olor de un recién nacido, el olor natural de su piel, un aroma dulce que provoca amor y una sonrisa en todo aquel que lo huele. Ni colonias, ni cremas… nada huele mejor que este aroma natural que tienen todos los bebés hasta el año de vida, aunque se nota sobre todo en los primeros meses. Y es curioso que es un olor universal ya que es prácticamente igual en todos los niños del mundo, sean de donde sean. ¡Qué pena que no se pueda embotellar!


Esta peculiaridad ha sido estudiada por numerosos investigadores que explican que el olor de los bebés puede tener una función evolutiva y de supervivencia ya que no se puede explicar porque sean nuestros hijos y todo de ellos nos parezca maravilloso ya que este aroma resulta delicioso en cualquier bebé, aunque sea un perfecto desconocido.


De acuerdo con SciShow, un canal de investigación de YouTube, este olor tan maravilloso y único que dura al menos 6 semanas tras el parto se debe a los restos de líquido amniótico en los que nadó el bebé 9 meses y a la vérnix caseosa que recubría su piel para evitar que esta se viera dañada por permanecer inmersa en una sustancia líquida.

No te puedes perder ...

Y tambien:


Además, otros expertos añaden que hay que tener en cuenta que las glándulas sudoríparas apocrinas aún no funcionan -y no lo harán hasta la pubertad- por lo que a los bebés no les sudan las axilas ni la zona genital ni presentan mal olor en ambas zonas. Y, como no saben regular bien la temperatura, apenas sudan por el resto del cuerpo, evitando así el mal olor.


Otro estudio publicado en el año 2013 en la revista Frontiers in Psychology afirma que este olor afecta a ciertas áreas del cerebro de las mujeres avivando su instinto maternal. Para realizar el estudio midieron las reacciones cerebrales de 30 mujeres (15 que acababan de dar a luz y 15 que nunca habían tenido hijos) y al oler un pijama de un recién nacido de menos de 2 días de vida. Así, pudieron comprobar que aspirar este aroma ponía en marcha los mismos mecanismos que se activan cuando una persona adicta consume droga o tabaco o cuando come al tener mucha hambre. Es decir, proporcionaba un subidón de placer y no parecía importar si las participantes habían dado a luz o no, los cerebros de todas ellas reaccionaban igual.


Esta reacción podría ser una forma de establecer una relación química con la madre para fomentar el vínculo entre ambos y asegurarse el alimento y la protección de la mamá para sobrevivir. Es decir, formaría parte de nuestro instinto de supervivencia. Todos los bebés desprenden este olor para asegurarse de que alguien les cuida. No obstante, el hecho de que esta investigación no hable de los padres no significa que esto no les ocurra también a ellos, solo que, por el momento, no se han llevado a cabo estudios que lo confirmen. Sin embargo, uno de los investigadores del estudio, Johan Lundstrom del Centro Químico Monell, cree que un proceso similar podría tener lugar en los hombres.


Además, los investigadores descubrieron que no solo este, sino todos los olores provocan una serie de señales olfativas complejas que hacen reaccionar a nuestros cerebros. Por ejemplo, se ha demostrado que los bebés pueden diferenciar entre la leche de su madre y la leche de otras mujeres solo por el olor, e incluso que prefieren la ropa usada por su madre ya que mantiene el olor de esta. En el sentido contrario, las madres reconocen el olor de la caca de sus hijos e incluso les parece menos desagradable que el de otros niños.


En conclusión, el olor de un recién nacido es capaz de provocar un aumento de las respuestas en las áreas neostáticas del cerebro dentro de las mujeres que en estudios anteriores se han relacionado estrechamente con los mecanismos de aprendizaje de) recompensa. Estos hallazgos sugieren tentativamente un mecanismo de recompensa potencial mediante el cual la unión sirve para obtener respuestas motivacionales y emocionales maternas. Estos hallazgos se suman a la creciente literatura que sugiere que las señales integradas en la compleja mezcla de olores corporales pueden ser responsables de provocar y / o apoyar procesos psicobiológicos.

Foto: Freepik.com


Te puede interesar:

Muchas personas aún en crecimiento se preguntan "¿cómo saber qué estatura voy a tener?". De manera orientativa se puede calcular la estatura final tomando en consideración la altura de los progenitores. Pero si se desea un resultado más preciso, es necesario realizar una serie de pruebas prescritas por un médico.


Fuente:

“Maternal status regulates cortical responses to the body odor of newborns”, Johan N. Lundström, Annegret Mathe, Benoist Schaal, Johannes Frasnelli, Katharina Nitzsche, Johannes Gerber and Thomas Hummel. Front. Psychol., 05 September 2013 | https://doi.org/10.3389/fpsyg.2013.00597

Fecha de actualización: 02-12-2019

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad