×
  • Buscar
Publicidad

Mi bebé nunca llora

Mi bebé nunca llora

Si llora mucho, mal. Si llora poco, también. Los padres tenemos una serie de ideas preconcebidas sobre cómo debe comportarse un bebé, y si su comportamiento no se corresponde con esas ideas, nos preocupamos. Por ejemplo, se da por hecho que los recién nacidos y bebés pequeños lloran mucho, pero eso no tiene por qué ser así. Así que si tu bebé llora poco, no te preocupes, al contrario ¡disfrútalo!

Publicidad

Los recién nacidos tienen un repertorio limitado de posibilidades para comunicarse con sus padres. Llorar, gesticular con la cara, patalear, gruñir… son las formas principales que tiene un bebé de indicar a sus padres que tiene hambre, sueño, miedo, frío… Por eso, es normal esperar que los bebés lloren mucho en sus primeros meses de vida, hasta que empiezan a balbucear o decir sus primeras palabras y pueden comunicar sus necesidades por otros medios.

 
Sin embargo, no todos los bebés son igual de llorones, ni lloran de la misma manera. Así, hay bebés que se pasan el día llorando, tanto, que desesperan a sus padres, que ya no saben qué más hacer para calmarlos. Mientras que otros apenas lloran. Igualmente, algunos lloran de una manera muy aguda y penetrante, mientras que a otros apenas se les escucha y sus llantos parecen más bien gemidos. Estas diferencias forman parte de la forma de ser de cada niño, por lo que no hay más que hacer que conocerlo, entenderlo y saber cómo actuar de acuerdo a su personalidad.

No te puedes perder ...

¿Por qué mi bebé se mueve mucho?

¿Por qué mi bebé se mueve mucho?

Cuando el bebé se mueve dentro de nosotras nos emociona como nunca, pero si este lo hace demasiado nos puede llegar a preocupar. Es por ello que te recomendamos informate sobre por qué tu bebé se mueve mucho, puesto que es una señal totalmente normal.

Y tambien:


Por lo tanto, el hecho de que tu bebé nunca, o casi nunca, llore no implica que tenga ningún problema de salud ni mental. No debes pensar que le pasa nada malo, simplemente, es más tranquilo o sus necesidades están muy bien cubiertas y no necesita llorar para pedir nada. Pero el llorar más o menos, cuando es un comportamiento habitual, no implica ninguna enfermedad ni problema. Eso sí, debes estar atento si tu bebé suele llorar mucho o a determinadas horas para pedir algo y, de repente, deja de hacerlo ya que la apatía, la somnolencia o dejar de llorar pueden indicar infecciones u otras enfermedades, por lo que deberás observarle en busca de otras señales que confirmen si está enfermo o no, como fiebre, erupciones cutáneas, fontanelas hundidas, palidez, cianosis, problemas para respirar, etc.

 

De igual modo, si tu bebé nunca llora y, de repente, empieza  a llorar como un loco y no hay manera de calmarle, es probable que también le ocurra algo. Mira a ver si tiene hambre, sueño, se ha hecho daño o está malo para conseguir calmarle de la mejor manera.

 

Además, ten en cuenta que no todos los bebés lloran para pedir algo. Algunos, para indicar que tienen hambre, buscan el pecho, giran la cabeza, se comen sus puños… Así que no debes obsesionarte con si llora o no, o si lo hace mucho o poco, sino aprender a conocer a tu hijo y las señales que emite para indicarte que algo le pasa. De esta manera, podrás cubrir sus necesidades, tanto físicas como emocionales, al momento y conseguir que tu bebé crezca sano, feliz y se establezca un vínculo de apego seguro entre vosotros.


Te puede interesar:

TodoPapás ha desarrollado una calculadora de estatura de los hijos arroja como resultado una previsión orientativa de cuánto puede llegar a crecer tomando como base la altura de los padres. Para un resultado más preciso es necesario acudir al pediatra y realizar algunas pruebas médicas, incluyendo radiografías y análisis hormonales.


Fecha de actualización: 06-07-2018

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad