¿Cuándo un bebé debe usar andador?

¿Cuándo un bebé debe usar andador?
comparte

Los andadores para bebés permiten al niño que todavía no camina desplazarse sin ningún tipo de esfuerzo y sin caerse. Pero ¿son realmente buenos para nuestros hijos? La realidad es que no. De hecho, los pediatras y traumatólogos no los recomiendan.

Hay muchos accesorios que incitan y motivan al niño a andar y los andadores o tacatacas no son precisamente los más adecuados. A pesar de que el andador (o tacataca) es un medio que muchos padres utilizan para enseñar a su hijo a andar, no está recomendado en absoluto.


Los andadores son unas estructuras rígidas circulares dentro de las cuales se introduce al bebé, pero que le obligan a permanecer sobre las puntas de los pies, en una postura anómala que suele llegar a extenderse durante algunos meses; retrasan la adquisición natural del gateo, gracias al cual el bebé empieza a tomar contacto con el ambiente que le rodea; impiden al niño tener alguna caída y desarrollar el sentido del equilibrio; y además, hacen que sus primeros pasos sean fruto de un proceso mecánico y no de la capacidad y ganas que tenga de conocer y explorar lo que hay a su alrededor.


Cierto es que muchos padres se preocupan si su hijo todavía no gatea o camina y recurren a estos accesorios para incitar a su bebé a hacerlo. Antes de eso debemos ser conscientes de que cada niño tiene un ritmo de crecimiento propio por lo que debemos esperar a que llegue su momento. De hecho, es fundamental que primero empiece a mantener su equilibrio, a coordinar manos y pies y a fortalecer poco a poco los músculos de sus piernas para dar sus primeros pasitos.

¿Cómo se riñe a un bebé?

¿Cómo se riñe a un bebé?

Cuando un bebé es recién nacido no se le debe reñir jamás porque además de que no lo entiende está desarrollándose a pasos agigantados cada día y lo que hay que hacer es disfrutar de su presencia y de todo el amor que nos ofrece con su simple mirada.


Sin embargo, como decíamos, es posible que muchos padres prefieran comprar un accesorio para motivar a su hijo, bien sea por comodidad o por precaución. Si se da este caso, la mejor opción sería el correpasillos. Este accesorio es un juguete para bebés que sirve para desplazarse cuando el bebé apoya sus pies en el suelo. Los correpasillos son pequeños cochecitos o motos sin pedales que se mueven gracias al impulso del bebé. Además, estos son adecuados para ellos cuando tienen entre nueve y doce meses. Los correpasillos sirven para fortalecer las piernas de nuestro bebé, fomentar la motricidad o movimiento para que anden de forma autónoma, reforzar su zona lumbar y mejorar la coordinación.


Este accesorio puede ser su primer vehículo, pues nuestro bebé va sentado, pero avanza con facilidad impulsándose con los pies y además se divierte mientras hace ejercicio. Los correpasillos pueden agruparse en tres grupos distintos:  


De dos ruedas. Pueden ser bicicletas o motos. En ellos, nuestro bebé solamente consigue la estabilidad gracias a sus pequeños pies colocados a ambos lados.

 -De tres ruedas. Estos adquieren la forma de un triciclo sin pedales. Aquí nuestro pequeño se sienta en el sillín y fomenta el movimiento con sus pies.

De cuatro ruedas. Este último tiene forma de coche y dispone de un volante para mover las ruedas delanteras. Posee una gran estabilidad.


Ventajas del correpasillos

Para utilizar este accesorio es necesario que nuestro hijo ya sea capaz de estar de pie por sí mismo, aunque lo puede utilizar cuando todavía no es capaz de mantener el equilibrio sin estar agarrado para dar algún paso.


Es cierto que se debe tener cuidado al usarlo y, sobre todo, utilizarlo bajo la supervisión de algún adulto, ya que puede llegar a empujarlo con mucha fuerza, soltándolo cuando menos lo esperemos o incluso caerse.


Finalmente, lo más importante a tener en cuenta es que debemos intentar que nuestro hijo empiece a gatear y a caminar sin accesorios que le inciten a ello, pues hay miles de formas para motivarles, y si se desea, una vez mantenga el equilibrio, pueda permanecer de pie y dar algunos pasitos, utilizar otro accesorio distinto al andador, como el correpasillos, que además de presentarse con colores vivos y estar decorados normalmente con pegatinas de dibujos originales y divertidos, le ayudarán gratamente en su desarrollo tanto físico como emocional.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×