Cuándo no llevar al niño a la guardería por enfermedad

Cuándo no llevar al niño a la guardería por enfermedad
comparte

Los niños que van a la guardería tienen más contacto con virus, por lo que tienen mayor propensión a contraer determinadas enfermedades infecciosas. Para evitar esto los niños enfermos no deberían acudir a la guardería cuando presentan ciertos síntomas, el problema es que no es fácil para los padres poder faltar al trabajo, por lo que los acabamos llevando aunque están malitos.

Cuando un niño se pone malo, se debería quedar en casa con sus papás u otro familiar para restablecerse lo más rápidamente posible y descansar. Pero, en muchas ocasiones, si el niño no está muy grave, lo llevamos a la guardería después de haberle dado la medicina porque no nos es posible quedarnos con él en casa.


Y es que en España aún estamos muy lejos de la conciliación ya que en otros países se permite a los padres teletrabajar o cogerse el día si sus hijos están malos. Eso hace que, por evitar problemas en el trabajo o tener que cogerse días de vacaciones, acabemos llevando a los niños enfermos al colegio, con lo que contagian a otros niños. Así, al final, los niños se pasan malos de octubre a marzo porque, cuando no es uno, es otro.


Además hay otro problema, y es que muchas enfermedades son contagiosas los dos días previos a manifestar síntomas, con lo que el niño ya es contagioso y ayuda a propagar la enfermedad aunque aún esté sano. En estos casos sí que no hay nada que se pueda hacer.


Pero siempre que podamos, es mejor no llevar al niño a la guardería en los siguientes casos, es mejor para él y para sus compañeros:

No te puedes perder ...

Tu bebé con 11 meses

Tu bebé con 11 meses

El bebé empieza a dar sus primeros pasos y a ponerse de pie, con tu ayuda o agarrándose a algo. Aún no anda solo, pero ya le falta poco para empezar a hacerlo. También su lenguaje se ha desarrollado bastante y dice sus primeras palabras, además de entender perfectamente lo que le dices y seguir una conversación. Cada vez adquiere más independencia, ya es capaz de comer solo y ayuda a vestirse


- Fiebre alta por encima de 38,5 ºC


- Gripe


- Irritabilidad, adormecimiento o llanto constante


- Bronquiolitis


- Diarrea


- Heces con sangre o moco, posibles síntomas de infección bacteriana


- Vómitos


- Sarampión, varicela u otras enfermedades de este estilo hasta que las costras se hayan secado y dejen de ser contagiosas


- Un sarpullido que no vaya acompañado de fiebre u otros síntomas ya que suele ser una reacción alérgica a un alimento, el calor, el sol, etc.


- Piojos. Los piojos dejan de propagarse en cuanto se haya recibido el tratamiento, aunque aún queden liendres, ya que estas no son capaces de saltar de una cabeza a la otra. Además, deberás avisar a su profesor para que se lo diga a los demás padres y estos estén atentos a los síntomas ya que las infestaciones de piojos se tratan mejor cuanto antes se cojan.


- Impétigo: deja de ser contagioso 24 horas después de que el niño se haya tomado el antibiótico.


- Conjuntivitis: también deja de ser contagiosa 24 horas después de que se haya comenzado el tratamiento con antibióticos. Hay que saber distinguir la conjuntivitis infecciosa de la alérgica ya que esta última no es contagiosa, por lo que el niño podría ir a la guarde.


- Sarna: deja de ser contagiosa una vez se empieza a usar el insecticida tópico, por lo que el niño ya podría volver a ir.


- Infecciones de garganta: también dejan de ser contagiosas 24 horas después de empezar con el antibiótico.

 

En la mayoría de guarderías no se deja llevar a los niños cuando tienen conjuntivitis o gastroenteritis, enfermedades muy, muy contagiosas, aunque en la práctica real suelen aceptar a los niños si ven que los padres no tienen a nadie con quién dejarle o si el niño ha pasado los peores síntomas y no se le nota muy enfermo. En el caso de los ojos, mientras se noten rojos y supuren, no suelen aceptar al niño.


En el resto de casos no suelen poner problemas, incluso le dan al niño la medicina prescrita por el pediatra si hace falta dársela en las horas que pasa en la guardería. 


Te puede interesar:
Las medidas de biberón para recién nacidos deben ser definida por el propio bebé tal y como se hace con la lactancia materna, que es a demanda. De esta manera, el bebé se regula en función de las necesidades de cada momento.


Fecha de actualización: 15-03-2017

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>