×
  • Buscar
Publicidad

Impétigo en niños

Impétigo en niños

El impétigo es una de las infecciones cutáneas más habituales entre los niños. Se caracteriza por la aparición de una serie de ampollas o úlceras en cara, cuello, manos y área del pañal. Unos buenos hábitos higiénicos ayudan a evitarlo ya que es muy contagioso, aunque no grave.

Publicidad

Indice

 

¿Qué es el impétigo?

El impétigo es una enfermedad cutánea superficial y contagiosa causada normalmente por una bacteria (estreptococos o estafilococos) que puede afectar a cualquier parte del cuerpo, aunque es más frecuente que aparezca en nariz y boca, manos, antebrazos y, en los niños más pequeños, en el área del pañal.

Esta enfermedad infecciosa es muy común en la población infantil ya que los niños son más propensos a padecer otras enfermedades cutáneas o heridas como dermatitis, eccema, urticaria, etc. por donde pueden entrar las bacterias, causando la infección.

Existen dos tipos de impétigo: bulloso y no bulloso. El más habitual es el segundo, que suele desarrollarse a causa de una infección de Staphylococcus aureus y que se manifiesta por la aparición de pequeñas ampollas que al reventar dejan la piel enrojecida y húmeda, pudiendo supurar. Una vez se va curando, el área afectada se cubre de una costa color marrón amarillento.

No te puedes perder ...

Y tambien:

El tipo bulloso forma ampollas de mayor tamaño llenas de líquido. Generalmente, estas ampollas no revientan. Los síntomas principales son:

- Ampollas

- Erupción que se disemina con el rascado

- Picor

- Ganglios linfáticos inflamados cerca de la infección

 

Prevención y tratamiento del impétigo

El impétigo es una enfermedad muy contagiosa por lo que si un miembro de la familia está infectado, es necesario tomar una serie de medidas de precaución:

- Intentar que el niño no se rasque ni se toque las ampollas o la zona afectada.

- Lavar con agua muy caliente toda la ropa, ropa de cama y otros objetos que puedan haber estado en contacto con el pequeño.

- Lavarse las manos con regularidad, en especial después de estar en contacto con el enfermo.

- Cubrir las úlceras con gasas.

- Cortar a menudo las uñas de los niños.

- Si el pequeño se hace una herida, lavarla inmediatamente con agua y jabón y aplicarle un antiséptico como Cristalmina para evitar que se produzca una infección.

- Mantener la casa limpia.

El impétigo suele tratarse con una pomada antibacteriana. Si la infección fuera grave, sería necesaria también la ingesta de antibióticos orales. Antes de medicar a tu niño, consulta siempre a un pediatra o farmacéutico.

Además, hay que cuidar las lesiones producidas. Se recomienda lavar varias veces al día las úlceras con agua tibia jabonosa para eliminar las capas de costra y, antes de ponerle una cremita calmante, aplicar un antiséptico levuricida como Cristalmina, que es activo contra las cándidas, principales causantes de muchas dermatitis.

Después, tapa las ampollas con una gasa para evitar el contagio.

En una semana las heridas deben desaparecer.


Fecha de actualización: 11-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.