×
  • Buscar
Publicidad

¿Cómo cuidar a un bebé con varicela?

¿Cómo cuidar a un bebé con varicela?

Si notas que tu bebé tiene una erupción de color rojiza en su piel puede tratarse de varicela, una enfermedad que puede causar diversas complicaciones si no se trata correctamente.

Publicidad

No te puedes perder ...

Y tambien:

Es raro que los bebés enfermen de varicela, especialmente en el primer año de vida, pues reciben anticuerpos para evitar esta enfermedad cuando se encuentran dentro de tu vientre. Sin embargo, estos anticuerpos transplacentarios descienden a partir del primer año de vida, por eso se recomienda vacunar al niño a esta edad.

 

 

¿Qué es la varicela?

 

El virus que causa la varicela se llama varicela zoster, el cual suele afectar en mayoría a niños menores de 15 años, pero no descarta que también le pueda dar a gente con mayor edad.

 

La varicela suele contagiarse de manera muy fácil, por lo que se debe tener mucho cuidado de exponer a tu bebé con otras personas cuando la tenga, o en el caso contrario evitar que alguien con varicela tenga contacto con tu familia y el bebé.

 

El síntoma que todos conocen de esta enfermedad es una erupción que sale en la piel de la persona enferma, además de provocar una picazón bastante molesta y continua.

 

La erupción se va a transformar en ampollas, las cuales si se rascan pueden resultar en costras y dejar cicatrices sobre la piel afectada. Las zonas más comunes donde sale la erupción son la cara, el pecho y la espalda, así extendiéndose a lo largo del cuerpo pero con menor intensidad.

 

El bebé también puede presentar algo de fiebre cuando tenga varicela, tener falta de apetito y parecer cansado todo el tiempo, además de llorar por la incomodidad de los síntomas tan molestos.

 

 

¿Por qué mi bebé se contagió de varicela?

 

Esta enfermedad suele durar entre 5 a 10 días, por lo que debes tener ciertos cuidados durante este intervalo para que no exista ninguna complicación.

 

La manera en que se puede contagiar esta enfermedad es a través del contacto después de tocar las ampollas, incluso si estornuda o tose en su mano y después toca a otra persona, además si una persona tiene contacto con el líquido dentro de las ampollas también puede contagiarse.

 

Estas ampollas suelen salir tiempo después de que una persona ya esté enferma, por lo que alguien que se ve normal puede tocar a tu bebé y así enfermar al pequeño.

 

Si tu bebé se encuentra sano no va a tener ningún problema con la varicela, claro que esta va a provocar muchas molestias, pero no pasa de ahí. En el peor de los casos la varicela puede provocar una infección en la piel, encefalitis o pulmonía.

 

 

¿Cómo cuidar a mi bebé con varicela?

 

Es muy importante que le quites las molestias a tu hijo como la picazón provocada por las ampollas, es por ello que te recomendamos que le apliques un baño con agua tibia, además de agregar avena y un poco de bicarbonato, así alivias el síntoma y puedes prever una infección cutánea.

 

La aplicación de lociones en el cuerpo del bebé también son buena idea, pues se encargan de eliminar la picazón que puede estar experimentando. La loción de calamina es muy recomendable.

 

Un antihistamínico también puede aliviar este síntoma en los enfermos de varicela. El paracetamol suele usarse cuando el bebé tiene una fiebre elevada por encima de 38.5º C, pero siempre debes evitar antibióticos para esta enfermedad ya que es un virus y no sirven de nada.

 

Los bebés suelen rascarse de manera inconsciente, pero ahora que va a tener picazón es recomendable que le pongas el doble de atención para que no lo haga, así evitas que se reviente las ampollas y se le hagan cicatrices.

 

Recuerda que tu pequeño no va a tener apetito, pero no por ello debes evitar que coma, sino al contrario. Puedes intentar darle porciones pequeñas pero frecuentes a lo largo del día.


Fecha de actualización: 16-02-2018

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.