×
  • Buscar
Publicidad

¿A partir de qué edad los bebés se cepillan los dientes?

¿A partir de qué edad los bebés se cepillan los dientes?

Los dientes deben cepillarse y cuidarse desde que nacen, aunque al principio serán los papás los encargados de esta tarea. A medida que el pequeño adquiera habilidad y destreza con sus manitas, podrá ir cepillándose solo los dientes.

Publicidad

Los dientes de leche salen a partir de los 6 meses, aunque esto depende de cada niño. No obstante, por lo general hacia los 2 años los bebés tienen la mayoría de sus dientes de leche, que se completan cumplidos los 3 años.


Muchos padres creen que no es necesario lavar los dientes de leche o hacerlo igual de a menudo que los dientes permanentes ya que, al fin y al cabo, se van a caer en unos años. Pero esto es un gran error ya que el cuidado de los dientes de leche es fundamental para evitar problemas como las caries, la gingivitis o un mal desarrollo bucal que puede afectar al lenguaje, la alimentación y la posterior salida de los dientes definitivos. De hecho, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre un 60 y un 90% de los escolares tiene caries dental causada, la mayoría de las veces, por una alimentación rica en azúcares y unos hábitos de higiene deficientes.


Por lo tanto, desde que la sale el primer diente hay que limpiarlos, incluso algunos dentistas recomiendan lavar sus encías de manera regular con una gasita limpia y agua. Por supuesto, al principio deberás ser tú el encargado de cepillar sus dientes. ¿Cómo? Siguiendo estos pasos:

No te puedes perder ...

¿A partir de qué edad los niños pueden hacer kárate?

¿A partir de qué edad los niños pueden hacer kárate?

El kárate forma parte de las artes marciales, deportes en los que se enseña a defenderse mediante diversas técnicas. En concreto, el kárate tiene su origen en el siglo XVI en Okinawa y, aunque es una técnica de lucha, se basa en la armonía espiritual y los principios del budismo y el sintoísmo, por lo que es un deporte muy aconsejable para los niños desde los 4 o 5 años.

Y tambien:


1- Durante los primeros meses, hasta que su dentadura esté casi completa, debes usar un paño limpio humedecido con agua o suero. En torno a los 12 meses puede empezar a usar un cepillo especial, más blando, para no dañar sus encías. El cepillo debe ser pequeño (1,5 cm) y de nylon.


2- La pasta dentífrica: De 0 a 2 años debes utilizar pastas dentales con contenido menor a 1.000 ppm de flúor. De 3 a 6 años de 1.000-1.450 ppm de flúor. A partir de esta edad podrán usarse pastas con contenido en flúor> 1.450 ppm, como las de los adultos.


3- Lávale después de cada comida siempre que sea posible y, si no, al menos por la mañana y por la noche. Cepilla horizontalmente, con movimientos muy cortos, todas las superficies dentales (caras internas y externas) de atrás hacia delante. Echa su cabeza hacia atrás para que te sea más sencillo. Para la superficie exterior de los dientes, coloca el cepillo en un ángulo de 45º en dirección con la línea de las encías. Para limpiar las superficies frontales interiores, mantén el cepillo hacia arriba y haz movimientos suaves de arriba abajo con la punta del cepillo.


¿Cuándo debe empezar a hacerlo solo?


Desde los 2 años puede empezar a probar él solo a lavarse los dientes, aunque la edad de inicio puede retrasarse un poco dependiendo de su capacidad y su desarrollo. No obstante, deberás estar tú a su lado y ayudarle ya que es probable que no consiga hacerlo él solo todo. Gradualmente irá adquiriendo destreza y pericia para que, con unos 5 años, sea capaz de hacerlo perfectamente, aunque sigas supervisándolo un par de años para asegurarte de que lo hace bien y no se despista ni se deja ninguna zona.


Explícale cómo debe hacerlo, cómo se cepilla cada parte de los dientes y que no debe dejarse ninguno sin lavar, cepillando por dentro y por fuera. Cómprale un cepillo especial para niños pequeños que sea fácil de agarrar por él y enséñale cuánta cantidad de pasta debe echarse y cómo hacerlo. El cepillado debe durar al menos 2 minutos.


Para que aprenda a cepillarse sin dejarse ninguna pieza es recomendable que establezcas un orden metódico. Existen algunas canciones que pueden ayudarte, sobre todo al principio. Los expertos recomiendan que primero se cepillen las muelas de arriba, después las de abajo y finalmente las piezas delanteras, siempre con movimientos de abajo hacia arriba.


A partir de los 5-6 años también puede usar un cepillo eléctrico, más fáciles de usar y más eficaces. Elige uno de cabeza redondeado para que llegue a más zonas de la boca.


Es importante que los padres seáis un buen ejemplo, incluso podéis lavaros los dientes juntos para motivarle a hacerlo y enseñarle correctamente (aunque para ello, antes debes saber tú cómo cepillarse adecuadamente los dientes). Si ves que le cuesta o se hace el remolón a la hora de lavarse los dientes, puedes motivarle haciendo de ese momento un juego divertido entre todos.


No olvides cambiar el cepillo de dientes cada 3 meses o antes si ves que los filamentos están desgastados.


Para que no se le olvide lavarse los dientes después de comer o antes de irse a la cama es conveniente que creéis una rutina para que lo interiorice y le salga igual de natural que lavarse las manos o ponerse el pijama.


Y, por último, no olvides visitar al pediatra al menos una vez al año o siempre que te parezca que puede haber algún problema para evitar enfermedades como la caries.

 

 


Te puede interesar:

La cantidad de leche un bebé de 5 meses debe ser definida por el propio bebé tal y como se hace con la lactancia materna, que es a demanda. De esta manera, el bebé se regula en función de las necesidades de cada momento.

Fuente:

Ajram, Dr. Jamil, Tarés, Dra. Rosa María (2005), El primer año de tu hijo, Barcelona, Ed. Planeta.

Crissey, Pat (2006), Higiene personal, cómo enseñar normas de aseo a los niños, Barcelona, Ed. Paidós.

Fecha de actualización: 26-10-2018

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.