×
  • Buscar
Publicidad

¿Qué puede comer un bebé de 6 meses?

¿Qué puede comer un bebé de 6 meses?

A esta edad es cuando se comienza a combinar la leche artificial o materna con alimentos sólidos complementarios. Los que no deben faltar son cereales, fruta, verdura, carne y pescado y, sobre todo, que no se te olvide pedirle al médico unas pautas.

Publicidad

Indice

 

Leche materna en exclusiva hasta al menos los 6 meses

Muchos estudios han demostrado que la leche materna posee un elevado número de nutrientes –justo los que el bebé necesita– y, a su vez, también protege al pequeño de muchas infecciones, como diarreas, catarros, otitis y alergias. Asimismo, la madre resulta beneficiada porque contribuye a que su útero recupere rápidamente su forma original. Si dar leche materna al niño no es posible, existe la leche de fórmula –similar a la leche materna–.

Este alimento es el único que necesita el bebé durante los primeros seis meses si su crecimiento y peso son los adecuados.

No te puedes perder ...

Cómo cuidar a un bebé de 8 meses

Cómo cuidar a un bebé de 8 meses

Los bebés de 8 meses comienzan a moverse de manera independiente gracias al gateo, que suele empezar a esta edad. Esto amplía su mundo, haciendo que cada día que pase descubran nuevas posibilidades, por lo que su desarrollo en los meses siguientes es mucho mayor que los precedentes. Saber cómo cuidarlo y estimularlo ayudará a explotar al máximo sus habilidades y capacidades.

Y tambien:

 

Introducción de la alimentación complementaria

A partir de los seis meses el bebé puede empezar a ingerir otros alimentos. Esta etapa se le denomina como mixta o complementaria, pero hay que tener presente que la leche seguirá siendo la base de su dieta.

Por otra parte, hay que saber que a esta edad no todos los bebés están preparados para tomar alimentos sólidos. Por esta razón, si a tu hijo no le ves capaz de ingerir este tipo de alimentos es mejor no obligarle. En cambio, si muestra las siguientes señales, es que ya está preparado:

- Tiene interés por los alimentos que ve a su alrededor

- Está capacitado para mantenerse sentado sin ayuda

- No escupe los alimentos en el momento de ingerirlos

Los alimentos necesarios son las frutas, verduras, cereales, carne y pescado. Los pediatras lo recomiendan el siguiente orden:

1. En esta primera etapa se encuentran los cereales que están siempre enriquecidos en hierro para evitar anemias. Además, le aportan calorías adicionales, vitaminas, minerales e hidratos de carbono. Para un primer acercamiento se recomienda que no contengan ni frutas ni cereales. La mejor opción es que el cereal sea de arroz y sin gluten para reducir el riesgo de alergia. Si observas que acepta el cereal de arroz, poco a poco puedes introducir los de avena y cebada. Puedes hacer papilla con los cereales mezclándolos con la leche materna o de fórmula.

2. En la segunda, se aconseja introducir los vegetales y las frutas días después de la primera ingesta del cereal porque brindan a los más peques de nuevos sabores, vitaminas, minerales y fibra. Lo más recomendable es introducir la fruta y el vegetal uno por uno para que se acostumbre al sabor y para comprobar si sufre alguna intolerancia a ese alimento y dejar pasar un par de días entre la introducción de cada nuevo alimento. Las frutas que puedes darle a esta edad son manzana, plátano, pera y naranja. En cuanto a las verduras y hortalizas, empieza por patatas, calabacín, cebolla, calabaza, puerro y zanahoria.

3. En la última etapa está la carne que le provee de vitaminas y minerales -hierro y zinc- pero hay que proporcionárselo en pequeñas porciones. Las mejores carnes al principio son pavo y pollo y un poco más adelante, ternera. Respecto al pescado no debe introducirse hasta los 9 o 10 meses, y siempre será primero pescado blanco. Presta atención a que no consuma carne y pescado en el mismo día porque puede provocarle un exceso de proteínas y su hígado aún no está preparado.

Por último, ten en cuenta que no debes agregar sal ni azúcar a la comida del bebé. Igualmente, el mejor momento para incluirle un nuevo alimento a su dieta es por la mañana y a la hora de comer por si presenta algún síntoma de alergia o intolerancia.


¿Baby Led Weaning o puré?

La manera más común de introducir los alimentos antes señalados en la dieta de un bebé es mediante purés o papillas. Es decir, se trocean, se cuecen y se hace una papilla con ellos.

No obstante, desde hace unos años está muy de moda el Baby Led Weaning o la alimentación dirigida por el bebé, que consiste en dejar que sea el niño el que decida qué comer y cuánto de los nuevos alimentos, dándoselos en trocitos muy pequeños y siempre alimentos aptos para su edad, en lugar de dárselos en forma de puré.

El Baby Led Weaning se basa en que introducir alimentos nuevos a partir de esta edad no es una necesidad alimentaria, ya que la base de su dieta sigue siendo la leche, sino educacional: enseñarle a comer como un adulto, por lo que no se puede hacer a través de purés únicamente.

Por lo tanto, hay que ofrecerla el niño diferentes alimentos (trozos de fruta, de carne cocida, etc.) y ponérselos delante para que el niño juegue con ellos, experimente, los pruebe, los chupe… Es más bien un juego, no es todavía su alimentación. Así, poco a poco, irá probando alimentos y aprendiendo a comerlos.

Sobre si es mejor un método que otro, cada uno de ellos tiene sus pros y sus contras. A la hora de decidirse por el Baby Led Weaning o la alimentación mediante papillas deberás tener en cuenta las características de tu bebé, su crecimiento y su peso, si está preparado o no para comer trocitos, etc.

Lo más importante es que tanto vosotros como él estéis cómodos con la alimentación elegida para que comer sea divertido, y nunca un castigo.

 

 

 


Fecha de actualización: 04-08-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.